Thursday, November 13, 2014

Arquidiócesis colombiana: “Recomendamos a los sacerdotes que tienen el cuidado de fieles, rezar el exorcismo del Papa León XIII, en las misas más concurridas del Domingo”


El titular obviamente no corresponde al contenido, pero la culpa no es nuestra. Ante el incremento de suicidios en la ciudad de Ibagué, departamento de Tolima, Colombia, la Arquidiócesis de Ibagué invitó a los sacerdotes —no solamete a los párrocos— a que el Domingo pasado rezaran el exorcismo del Papa León XIII en las Misas dominicales. El comunicado que se lee en el sitio de internet de esa Arquidiócesis confunde la oración a San Miguél Arcángel, que es la que en realidad recomiendan, con el exorcismo del Papa León XIII (“Exorcismus in satanam et angelos apostaticos”. Jussu Leonis Pp. XIII editus. Acta Sanctae Sedis vol. XXIII), que es el que en principio pensamos se invitaba a orar.

Este es el comunicado completo de la Arquidiócesis de Ibagué, Nov-07-2014.

NO MAS MUERTE, NO MAS SUICIDIOS

7 de noviembre de 2014. No mas muerte, no mas suicidios, es el comunicado de los señores Obispos de Ibagué, Monseñor Flavio Calle Zapata y Monseñor Orlando Roa Barbosa. Con motivo del impacto que ha tenido el suicidio en nuestro departamento del Tolima. Los prelados hacen una llamado a la vida, al amor por eso don precioso y regalo de Dios, nos invitan a la oración y a combatir el mal que tanto daño está causando en nuestros jóvenes y adolescentes.

También proponen Una Ecuaristía en todas las parroquias de la Arquidiócesis, el próximo domingo 9 de noviembre, para orar por la vida y pedir al buen Arcángel San Miguel, la protección de los jóvenes y familias. A continuación el comunicado oficial de la Arquidiócesis de Ibagué.

Muy apreciados Sacerdotes, Religiosas, Religiosos, Seminaristas y Fieles Laicos: Ante el doloroso hecho de suicidios en el Tolima en los últimos meses, se hace necesario desarrollar programas y acciones que enseñen la belleza y el valor de la vida y frenen la continuación de este flagelo. Partimos de una verdad fundamental: “La vida humana es sagrada, porque desde el inicio es fruto de la acción creadora de Dios…Sólo Dios es Señor de la vida desde su comienzo hasta su término; nadie, en ninguna circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente…” (CIC 2258), ni de atentar contra su propia vida.

La luz de la razón nos dice que la vida es un bien que debemos agradecer y defender. “Somos administradores y no propietarios de la vida que Dios nos ha confiado. No disponemos de ella. El suicidio contradice la inclinación natural del ser humano a conservar y perpetuar la vida. Es gravemente contrario al justo amor de sí mismo. Ofende también al amor del prójimo…” (2281-2282) pues nuestra vida es una red de relaciones con los demás, especialmente con los miembros de nuestra propia familia. Trastornos psíquicos graves y otras circunstancias que impulsan hacia el suicidio, disminuyen la culpabilidad del acto suicida.

Es indispensable que se unan todos los esfuerzos posibles para atacar este mal social del suicidio. Ofrezcamos soluciones de unidad familiar, de educación con humanismo cristiano, de justicia y salud social, de equidad, de paz interior, de obras de solidaridad y caridad cristiana, de buen uso de las redes sociales. De esta manera no se da espacio a las obras del Maligno que pretende infiltrar los espacios existenciales que ocupamos, las relaciones humanas, los medios de comunicación de que nos servimos y la misma cultura que creamos.

En muchos casos de suicidio se constata una relación con causas de origen satánico. El Demonio siembra división, envidia, odio, hastío, guerra, muerte. Por eso exhortamos a los fieles a alejarse de lugares, ritos, música y signos satánicos para no dar entrada en sus vidas a tales influencias.

La mejor forma de cerrar la puerta al Demonio es vivir en gracia de Dios y equiparse con las armas de Dios que menciona el apóstol San Pablo en la Carta a los Efesios 6,10-20: La verdad, la justicia, el celo por el Evangelio de la paz, el escudo de la fe, el yelmo de la salvación, la espada del Espíritu, la Palabra de Dios, la oración.

La vida cristiana es un crecimiento gozoso en la fe, la esperanza y el amor, pero a la vez una lucha contra el pecado y las tendencias del mal. San Pablo nos dice: “No te dejes vencer por el mal; antes bien, vence al mal con el bien” Romanos 12, 21. Es indispensable cultivar las poderosas defensas que nos vienen de la Penitencia y la

Eucaristía, la confianza en Dios, la intercesión de la Virgen María, San José, los Santos y los Ángeles de Dios.

La Iglesia en sus oraciones litúrgicas propone dos momentos: la renuncia al Maligno y la renovación de nuestra fe. Ante el desastre de tan numerosos suicidios en nuestra región tolimense recomendamos a los sacerdotes que tienen el cuidado de fieles, rezar el exorcismo del Papa León XIII, en las misas más concurridas del Domingo 9, o bien, en otro Domingo cercano a éste. El llamado exorcismo de León XIII es oración y acción contra el Demonio, de carácter amplio y busca defender las personas, las comunidades, las regiones y las costumbres de la presencia del Maligno.

Saludamos de corazón a todos nuestros fieles. Los invitamos a permanecer firmes en la fe, en la oración, en la defensa del bien común, en la cooperación a la paz verdadera. Les impartimos nuestra bendición y pedimos a Dios que les conceda salud y prosperidad. Ibagué, Tolima, octubre 31 de 2014

Fdo: Flavio Calle Zapata
Arzobispo de Ibagué

Fdo: Orlando Roa Barbosa
Obispo Auxiliar

 
 

Inmediatamente después de este comunicado se insertan las oraciones propuestas, la primera de ellas es la oración a San Miguél Arcángel (esa que comienza “Sancte Michael Archangele, defende nos in proelio...”).

Los obispos de EE.UU., inquietos por el Papa

Esta es la traducción al español de un artículo de agencia AP, Nov-10-2014, originalmente aparecido en inglés, la cual se lee hoy en La Nación de Buenos Aires.



Asamblea
Los obispos de EE.UU., inquietos por el Papa

Tras la polémica en el sínodo de la familia por cuestiones como la homosexualidad o los divorciados, la Iglesia norteamericana busca dar una imagen de unión y desmiente que hayan existido internas entre los religiosos

Por Rachel Zoll | Agencia AP

BALTIMORE.- Después de que el sínodo vaticano sobre la familia desató la controversia sobre el rumbo de la Iglesia, los obispos católicos de Estados Unidos se reunieron, el lunes pasado, para calmar su ansiedad ante los cambios y dar una imagen de unidad.

El sínodo del mes pasado en Roma sobre un ministerio de carácter más compasivo en todos los temas de familia incluyó un debate particularmente abierto, lo que generó alarma entre los sectores conservadores de la jerarquía católica, que argumentaban que semejante apertura confundiría a la opinión pública sobre el magisterio de la Iglesia.

Durante la asamblea, el papa Francisco alentó el libre intercambio de ideas, en contraste con otros sínodos, en los que esas discusiones se daban estrictamente a puertas cerradas.

Pero en la reunión del lunes en Baltimore, el arzobispo Joseph Kurtz, presidente de la Conferencia Episcopal de la Iglesia Católica de Estados Unidos, señaló que no hay contradicciones entre un enfoque más compasivo y el sostenimiento de la ortodoxia.

Kurtz habló en particular de sus propias visitas a los hogares de sus parroquianos, a quienes no les daba "una lista de reglas que cumplir de antemano", sino que pasaba tiempo con ellos, "para intentar apreciar lo que hay de bueno en sus corazones", antes de invitarlos a seguir a Jesucristo. "Ese enfoque no se opone a la doctrina de la Iglesia, sino que es su reafirmación", dijo Kurtz, quien fue uno de los asistentes al sínodo vaticano.

El cardenal Donald Wuerl, de Washington, y también partícipe del sínodo, recalcó que la asamblea del mes pasado en Roma fue sólo el puntapié inicial de los debates que culminarán el año próximo en un gran encuentro sobre la familia, donde los obispos aconsejarán al Papa más concretamente sobre la conveniencia de aplicar nuevas prácticas en la Iglesia.

CULPA DE LOS MEDIOS

El cardenal neoyorquino Timothy Dolan dijo que el divisionismo que transmitieron los medios no reflejaba el espíritu colegiado de las discusiones que se dieron durante el comienzo del sínodo.

"Fue el sínodo del consenso", dijo Dolan, y agregó que el papa Francisco tiene el don divino de "la escucha atenta".

Los obispos hicieron estos comentarios durante su cuarta reunión nacional desde que Francisco fue elegido. Mientras muchos católicos elogiaron el nuevo impulso que le imprimió el Pontífice a la cultura de la misericordia por sobre la cultura de la guerra, muchos conservadores teológicos le reprochan no cumplir con su deber de defensor de la fe.

Y algunos obispos norteamericanos, en particular, se resisten a apartar su atención de temas como el matrimonio homosexual, el aborto y otras controvertidas cuestiones sociales para adoptar el enfoque de Francisco y abocarse a los pobres, los inmigrantes y aquellos que sienten que no son bienvenidos en la Iglesia.

El embajador vaticano ante Washington, el arzobispo Carlo Vigano, dijo en un discurso de temario muy variado que los obispos "no deben tener miedo de trabajar junto a nuestro Santo Padre".

Las sesiones públicas de la conferencia de obispos norteamericanos hicieron foco en las libertades religiosas, la defensa del matrimonio como institución heterosexual, y las cuestiones morales del cuidado de la salud.

En su discurso, Kurtz dijo que los obispos seguirían combatiendo al gobierno de Barack Obama en cuanto al requisito de cobertura de control de natalidad de la ley de salud conocida como Obamacare.

El gobierno introdujo varias modificaciones en respuesta a las inquietudes presentadas por los obispos, pero los líderes eclesiásticos creen que la Casa Blanca se ha quedado corta, y decenas de diócesis y ONG católicas reclamaron judicialmente la inconstitucionalidad de la ley.

Latinoamérica, “tierra de la esperanza”...¡para los protestantes!


Con el concepto aquel de que Latinoamérica es la “tierra de la esperanza”, la que va a reevangelizar al mundo, ocurre cosa parecida como con el concepto ese de que la Iglesia —después del Concilio Vaticano II— vive una “nueva primavera”. Por lo que podemos pensar provisionalmente la llamada “tierra de la esperanza” lo es, pero para los protestantes. Lo constatamos de una investigación del instituto PEW Research, publicada hoy bajo el nombre “Religión en América Latina. Cambio generalizado en una región históricamente católica” (PDF).

Este es un reporte de agencia AFP.

Washington, 13 Nov (AFP).- El papa Francisco goza de una imagen francamente positiva en América Latina pero ello ni impide la continuada reducción en el número de adultos que se declaran católicos, de acuerdo con un estudio realizado en 18 países y divulgado este jueves.

Según la investigación del instituto PEW Research, el sostenido declinar en el número de católicos en toda la región hace que en la actualidad apenas el 69% se identifiquen con esa denominación religiosa.

América Latina posee más de 425 millones de católicos que representan casi el 40% de la población católica en todo el mundo, pero el número de fieles que busca otra denominación aumenta sostenidamente, en su mayoría en denominaciones protestantes.

El estudio de PEW reveló que en la actualidad 84% de los latinoamericanos adultos dijo haber sido criado dentro del catolicismo. Como el 69% de ellos se declaraban católicos en la edad adulta, se deduce que un 15% buscó practicar su fe en otras iglesias.

En sentido contrario, apunta el estudio de PEW, el 9% de los latinoamericanos dice haber sido criado como protestante, pero en la edad adulta el 19% de ellos se reconoce en una de sus denominaciones, dejando al descubierto la transición de una iglesia a otra.

“En cada país sondeado, la iglesia Católica ha experimentado pérdidas netas a causa del cambio religioso ya que muchos latinoamericanos se han unido a iglesias protestas evangélicas o simplemente rechazado una religión organizada”, apunta el estudio.

En ese cuadro, “aproximadamente uno de cada cuatro nicaragüenses, uno de cada cinco brasileños y uno de cada siete venezolanos se declaran como excatólicos”.

Esas personas dejan el catolicismo en dirección de un enmarañado de denominaciones e iglesias independientes que en general se consideran protestantes.

El estudio considera protestantes a baptistas, adventistas, metodistas, luteranos y presbiterianos, así como de iglesias pentecostales. Estas últimas nuclean aproximadamente la mitad del contingente de fieles, con la iglesia Asamblea de Dios como la más comúnmente citada.

En Colombia, por ejemplo, nada menos que el 74% de los declarados protestantes afirman haber sido criados como católicos (el 84% fue bautizado según el rito católico).

Al investigar las razones del abandono de la iglesia Católica hacia una denominación protestante o evangélica, la mayoría citó la “búsqueda de una conexión personal con Dios” (81%), o la preferencia por un tipo de rito en su nueva iglesia (69%).

PEW destacó que en general “América Latina ha abrazado” al papa Francisco (el cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, un jesuita), quien disfruta de una imagen claramente favorable que en su país natal llega al 91% de los encuestados.

“Sin embargo, Francisco no ha impresionado a todos por igual”, apunta el estudio. Entre el contingente de los declarados ex católicos, aproximadamente la mitad expresa apoyo al pontífice o considera su papado un cambio para la iglesia católica.

En Argentina, por ejemplo, el 91% de los adultos expresa opinión favorable de Francisco, contra 3% que tiene una visión negativa. En Guatemala, en cambio, el Papa recoge un 54% de opiniones favorables y notables 17% en contra, con 28% que no tiene una opinión formada.



Sobre la misma materia reporta agencia Notimex.

Washington, 13 Nov (Notimex).- América Latina alberga a 425 millones de católicos, pero la identificación de los latinoamericanos con esa religión cayó en toda la región a favor de iglesias protestantes, concluyó una encuesta del Centro de Investigación Pew.

Los latinoamericanos representan 40 por ciento de la población católica mundial, pero la proporción de ciudadanos que se identifican con esa religión pasó de niveles de más de 90 por ciento en algunos países a apenas poco más de 40 por ciento en Honduras o Uruguay.

“En casi todos los países encuestados, la Iglesia Católica ha sufrido pérdidas netas, debido al cambio religioso de muchos latinoamericanos que se unieron a iglesias evangélicas protestantes o que rechazaron en general la religión organizada”, apuntó el estudio dado a conocer la noche de este miércoles.

El Centro Pew realizó el sondeo sobre el fervor religioso entre 30 mil latinoamericanos de 18 países de la región y Puerto Rico entre octubre de 2013 y febrero pasado, en momentos que el catolicismo tiene a su primer Papa latinoamericano, Francisco.

El único país exceptuado del sondeo fue Cuba por las “susceptibilidades” con el tema religioso, indicó el Pew.

La encuesta muestra que entre 1910 y 1970 la identificación de los latinoamericanos con el catolicismo cayó en la mayoría de países de la región, salvo Colombia, donde aumentó 15 puntos porcentuales y Uruguay donde se incrementó en dos puntos porcentuales.

Entre 1970 y 2014 la caída fue incluso más pronunciada, toda vez que se redujo en 47 puntos porcentuales en Honduras, 43 en Nicaragua y el Salvador, 41 en Guatemala, 37 en la República Dominicana, 31 en Brasil, 20 en Argentina y 15 en México.

Paraguay es el país con el mayor porcentaje de adultos que se identifica como católicos con 90 por ciento, seguido de México con 81 por ciento, Colombia con 79 por ciento, Perú con 76 por ciento y Argentina con 71 por ciento.

En contraste, el país menos católico de la región es Uruguay con apenas 42 por ciento de la población identificándose con la religión.

La principal razón de los católicos por convertirse a otra religión, en especial protestante o evangélica, fue buscar “una relación más personal con Dios”.

“Muchos excatólicos también dijeron que se hicieron protestantes porque querían un estilo de culto diferente o una iglesia que ayudara más a sus miembros”, señaló el sondeo.

Otras personas convertidas al protestantismo mencionaron otros factores como los problemas familiares o de salud, el matrimonio con alguien no católico.

Algunos excatólicos buscaban también un estilo de culto distinto, un mayor énfasis en la moralidad o dijeron haber encontrado una iglesia que se preocupaba más por sus miembros.

El Centro Pew hizo notar que algunas iglesias protestantes, a diferencia de las católicas, hacen más énfasis en temas de movilidad económica o social.

El estudio encontró que el Papa Francisco goza de amplia popularidad en la región, pero el Pew dejó en claro que es prematuro saber si su figura será capaz de revertir la salida de católicos latinoamericanos hacia otras religiones.

El Papa goza de un índice favorable de 98 por ciento en su natal Argentina, 93 por ciento en Colombia y Costa Rica, 92 por ciento en Brasil y Panamá, y de rangos de más de 80 por ciento en países como México y la mayoría de los centroamericanos.

Con un índice de 78 por ciento, Bolivia es el país latinoamericano donde el jerarca católico goza de la menor popularidad, de acuerdo con el sondeo.