Wednesday, May 21, 2014

Dos entrevistas con Mons. José Luis Mollaghan, promovido Arzobispo de Rosario, Argentina

Sobre el curioso caso de Mons. José Luis Mollaghan, Arzobispo de Rosario, Argentina, promovido a un cargo curial que no existe todavía, presentamos estas dos entrevistas concedidas por él.

La primera de ellas fue concedida el mismo día que se supo de la medida (May-19-2014), a la estación de radio perteneciente a la Arquidiócesis de Rosario, FM Del Rosario. Para una síntesis de lo dicho en esta entrevista, consultar el sitio de internet del periódico La Capital.




La segunda fue concedida a LT3, May-21-2014. Para una síntesis de lo dicho en esta entrevista, consultar el sitio de internet del periódico La Capital.


Misericordia sin verdad no funciona, Mons. Georg Gänswein

Información de Korazym.org, May-20-2014. Traducción provista por la usuaria “Katia” de Georg Gänswein Website Forum.

Gänswein: La Europa Silenciosa Ante Los Ataques Contra Los Cristianos

El Prefecto de la Casa Pontificia, Monseñor Georg Gänswein, ha denunciado este domingo en Einsiedeln, (Suiza), la falta de respuesta de los gobiernos a los ataques que se producen en todo el continente contra los cristianos, actos que se multiplican de Norte a Sur por toda Europa.

En una conferencia organizada por la “Ayuda a la Iglesia Necesitada”, (Kirch im Not), en el monasterio de Einsiedeln, Monseñor Gänswein recordó los actos de vandalismo contra iglesias y símbolos cristianos en Roma, Alemania, Austria y Hungría, o la discriminación en los puestos de trabajo en Reino Unido y Noruega. Según el informe de 2012 del Observatorio Contra la Intolerancia y la Discriminación Contra los Cristianos de Europa (OCIDE), citado por el Prefecto, “sólo en Suecia hubo 285 delitos contra la religión, 250 contra cristianos”.

Frente a estos actos de vandalismo, las instituciones políticas y sociales permanecen en silencio. Los actos y discursos antisemitas o islamófobos “están justamente denunciados por los medios de comunicación y por los políticos”, dijo, mientras que los símbolos cristianos son objeto de burla y sátira blasfema “en el mundo de la cultura, los medios de comunicación, o incluso Internet” de una manera pública, algo “impensable” cuando se trata de otros grupos sociales.

Gänswein citó el informe reciente de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) sobre los “crímenes del odio” en los que está claro que los cristianos son a menudo un objetivo. A pesar de este informe “pocos de los Estados miembros del OSCE muestran los casos en contra de los cristianos dentro de sus fronteras mientras que a la discriminación contra otros grupos sociales se refieren regularmente”. Frente a este silencio por parte de las instituciones gubernamentales, “los actos de vandalismo, violencia o discriminación aumentan”.

Por otra parte, las políticas son muy agresivas cuando se trata de temas relacionados con la bioética, la eutanasia, el aborto y la biotecnología. Los políticos, incluso los cristianos, no están muy interesados por este tipo de problemas, sobre todo, problemas del derecho natural, distorsionando con estas políticas los intereses de pequeños grupos.
En Europa, dijo Monseñor Gänswein, se está difundiendo un laicismo radical que es cada vez más agresivo. Mientras que en Estados Unidos hay una separación sana entre Iglesia y Estado pero con un respeto mutuo, Europa ha desarrollado un “laicismo militante” que busca “imponer a los cristianos el silencio” y “marginar a la religión y a la familia como fundamento de la sociedad, que es una de las preocupaciones fundamentales de la Iglesia”.

Europa, recuerda Monseñor Gänswein, debe cambiar la forma de pensar y el concepto de tolerancia, ser “más sensible y agradecida con las diferentes religiones”, recordó. “Un continente como Europa no puede sobrevivir si cortamos sus raíces cristianos, que son su alma”, concluyó.

80% Francisco 20% Benedicto

Durante la entrevista pública concedida en la sala de conferencia, Monseñor Gänswein, también habló de los dos Papas, con quienes tiene un trato diario. “Digamos que mi papel principal es ser Prefecto de la Casa Pontificia a tiempo completo. Con el Papa Francisco el doble”. “Vivo con el Papa Benedicto, celebramos la Misa y rezamos el Rosario juntos a primera hora de la tarde, una tradición desde que era Pontífice”. “Además, dijo Monseñor Gänswein, organizo su correo y las solicitudes de visitas que siguen siendo abundantes”. “Se podría decir que mi tiempo es de 80% Papa Francisco y 20% Papa Benedicto”, ha subrayado.
Con el Papa Francisco “cada semana es una sorpresa” y “tiene energía para 30 horas” pero rechaza “el culto a la personalidad”. Su principal objetivo “es ganar los corazones de la gente para Cristo y acercar a la gente a Cristo”.

La misericordia sin la verdad no funciona

A la pregunta sobre lo qué significa para él la Misericordia, Monseñor Gänswein señaló que, esta palabra “no es nueva ni existe de ahora, recordemos la hermosa encíclica de Juan Pablo II sobre la misericordia. Misericordia, ha explicado el prelado, “no es la clave para todo”.

“La Misericordia sin la Verdad y la Verdad sin la Misericordia no funcionan. Si no vivo como persona conforme a la verdad, conforme a la verdad del Evangelio no puedo ser misericordioso. De hecho, explicó no hay una “misericordia cómoda” porque tiene que ver “con el corazón de nuestra fe”. “Es necesario, dijo, una complementariedad entre Misericordia y Verdad”.

Y en referencia a su lema episcopal, Monseñor Gänswein recordó que su camino sacerdotal “siempre se guió por la verdad” y que “si Cristo y el Evangelio no son la verdad, entonces lo que hago no tiene ningún fundamento”. Así, con esta forma de pensar que, “me ha guiado durante mi sacerdocio, quisiera que me guíe en mi camino como Obispo”.

La visita de Monseñor Gänswein en Suiza es la primera desde que es Prefecto de la Casa Pontificia. Nacido cerca de la frontera con la ciudad de Basilea, Monseñor Gänswein es muy cercano a Suiza donde ha recordado especialmente “las peregrinaciones a Einsiedeln desde mi pueblo, a dos horas en coche sin tráfico” y en la que también podía ejercer el Ministerio. “Para mí, ha recordado, estos lugares de peregrinación son un ejemplo de fe viva”.

El presunto minigolpe que se planea para que la propuesta del card. Kasper pase en el Sínodo

Escrito por Marco Tosatti en su blog, May-21-2014. Traducción de Secretum Meum Mihi.

Sinodo. ¿Se piensa en un minigolpe?

Parece que el “teorema Kasper” sobre la comunión para los divorciados vueltos a casar, de la cual se discutirá en el Sínodo de los Obispos en el próximo otoño podría encontrar grandes dificultades. Y para superarlos —según algunas voces de óptima fuente— se estaría pensando en una modificación del reglamento del Sínodo mismo, a fin de reducir la cantidad y la calidad de la oposición.

En el Consistorio que precedió a la nominación de los primeros cardenales del papa Bergoglio el cardenal Walter Kasper había hablado largo, primero exponiendo sus consideraciones para permitir a los divorciados vueltos a casar acceder a la Eucaristía, a pesar de la doctrina de la Iglesia sobre la situación en la cual se encuentran y las palabras del Evangelio sobre el divorcio. Después que muchos otros cardenales se habían expresado, mayormente en manera contraria, tuvo el privilegio de replicar. Pero mientras la relación del card. Kasper ha sido dada a conocer, no lo son las consideraciones de los opositores. Sería oportuno en lugar que se hicieran públicas; muchas, al haber sido registradas, se consignaron a la secretaria del Consistorio.

Y es precisamente después del Consistorio que se piensa modificar el reglamento del Sínodo. En modo de no permitir participar a un gran número de “jefes de dicasterio” [lit. “capidicastero”. N. de T.] de la Curia de Roma. Ahora, en base al reglamento vigente, los responsables de los dicasterios romanos entran por derecho en el Sínodo de los Obispos. Pero aparte de los grandes cardenales diocesanos de todas partes del mundo (Filipinas, Estados Unidos, África, Europa) es de parte de ellos que se espera se expresen las mayores y más fundadas dificultades de carácter teológico y doctrinal hacia el “teorema Kasper”.

Y así ha comenzado a surgir la idea de resolver el problema en la raíz, limitando la presencia de los jefes de dicasterio. Queda la incógnita de los delegados de nombramiento pontificio. Se verá si el papa Francisco se atendrá, al igual que sus predecesores, a una línea de equilibrio, invitando personalidades de posiciones diferentes, o si cederá a la tentación de convocar pelotones de entusiastas “kasperistas”...