Tuesday, February 25, 2014

Mons. Gänswein: Presencia de Benedicto XVI en el consistorio no significa su regreso a la vida pública

¿Recuerdan la presencia sorpresiva de Benedicto XVI en el reciente consistorio en el que fueron creados 19 cardenales?



Al día siguiente, Feb-23-2014, el vaticanista del periódico Libero, Antonio Socci, y refiriéndose a dicha circunstancia, tituló:



“El retorno de Ratzinger contra los progresistas. Debería permanecer «ausente». Así cubre la espalda a Bergoglio de frente a la avanzada del ala modernista”. Socci relaciona, o mejor, contrapone directamente la presencia del Papa emérito en el consistorio con la de su contradictor teológico, el Card. Walter Kasper quien, escogido por Francisco, dos días antes y durante el consistorio extraordinario sobre la familia, presentó a los cardenales una relación introductoria en la cual, sobre el caso específico de la comunión para los divorciados vueltos a casar, insinuó un sí “en casos concretos” (al respecto se puede consultar una entrevista concedida por el card. Kasper a Il Messaggero, Feb-21-2014, pág. 12). Posteriormente, Francisco ponderó la relación del card. Kasper: “La idea es que esto se llama: “Hacer teología de rodillas”.

Bueno, al parecer el secretario personal de Benedicto XVI, Mons. Georg Gänswein, ha respondido con discreción la insinuación de Antonio Socci. La respuesta aparece en un artículo de The Washington Post, Feb-25-2014, el cual está basado en una entrevista concedida por Mons. Gänswein a ese medio. Se lee en el artículo

Además, Gänswein dijo, la aparición sorpresa de Benedicto en una ceremonia de juramentación de 19 nuevos cardenales el pasado fin de semana no debería ser tomada como un signo de su reaparición en la vida pública.

En lugar de ello, dijo Gänswein, Benedicto estaba allí por invitación de Francisco y no está esperado que se vuelva un hábito el asistir a grandes eventos del Vaticano.

“El Papa Benedicto reflexionó mucho y luego aceptó”, dijo Gänswein. “Pero esto no significa en modo alguno que él está, por decirlo así, regresando al juego”.

El nuevo superministro de economía: “Administrar mejor los recursos, pensando en los pobres”


El Card. George Pell, Prefecto de la recientemente creada Secretaría de Economía (ver aquí), ha concedido una entrevista al periódico Il Sole 24 Ore, Feb-25-2014, pág. 33. Esta es una síntesis en español proporcionada por Vatican Insider.

02/25/2014
Pell: «Administrar mejor los recursos, pensando en los pobres»

El neo-ministro de la Economía vaticano en entrevista con "Il Sole 24 Ore": «La nueva Secretaría tendrá competencia sobre los flujos financieros de todos los dicasterios. Cada tres meses habrá una revisión de ingresos y gastos»

ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO


«El Santo Padre me encomendó una tarea muy importante, el objetivo es administrar mejor los recursos de la Iglesia y poder destinarlos también a los pobres». Lo dijo el cardenal australiano George Pell en una entrevista con el periódico italiano "Sole 24 Ore", el día de su nombramiento como Secretario de Economí de la Santa Sede. Un ente recién creado por Papa Francisco en tiempo récord, siguiendo las sugerencias de los ocho cardenales consejeros (Pell es uno de ellos), debido a la preocupación por el estado de las finanzas vaticansa y por la gestión economico-administrativa de los diferentes entes de la Santa Sede y de la Ciudad del Vaticano.

Ayer se dio a conocer el "motu proprio" «Fidelis dispensator et prudens» con el que Bergoglio instituye la Secretaría de Economía, que contará con autoridad sobre todas las actividades económicas y administrativas dentro de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano. Será responsable, entre otras cosas, de la preparación de un presupuesto anual, además de la planificación financiera, de las diferentes actividades de apoyo (como el sector de recursos humanos y el aprovisionamiento) y de la redacción de un balance detallado. En el contexto del anuncio, se dio a conocer también el nombramiento de Pell. El purpurado de 73 años, y que desde hace 12 guía la diócesis de Sídney, dejará sus servicios en Australia para transferirse al Vaticano. Y contará con la ayuda del español Lucio Vallejo Balda como secretario (que fue secretario de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede, además de principal "motor" de la comisión instituida por el Papa en 2013 para estudiar la situación económico-administrativa de la Santa Sede).

"La Secretaría tendrá competencia sobre los flujos financieros de cada uno de los dicasterios -explicó Pell en la entrevista del vaticanista Carlo Marroni-, a partir, naturalmente, de la 'spending review'. Cada tres meses habrá una revisión de ingresos y gastos". Con base en las directivas del Consejo, el dicasterio de Pell redactará entre septiembre y octubre un balance tras el análisis de la situación: «Será un grupo de trabajo constante», explicó el purpurado australiano. La Secretaría de Economía además indicará las cifras correspondientes a las necesidades de cada uno de los dicasterios y entes vaticanos, se ocupará de la programación del personal y del presupuesto de los centros financieros, que podrían incluso ser centralizados.

«El criterio del balance cambiará -indicó Pell a "Il Sole 24 Ore". Hoy es demasiado disperso y peca, a veces, de poca transparencia. Activar en todos los niveles 'checks and balances' es la idea principal, para dar, al mismo tiempo, unidad al balance y prever una mayor autonomía de gastos a cada uno de los dicasterios, que hoy, para comprar un paquete de papel deben compilar diferentes módulos. Es necesario desburocratizar». El cardenal también añadió que se publicará un balance final detallado de la Santa Sede.

El nuevo Revisro general, una especie de Corte de Cuentas con amplios poderes, se superpondrá a la actual Prefectura de Asuntos Económicos, cuyo futuro destino Pell no reveló en la entrevista. El Revisor, figura completamente nueva en el Vaticano, «tendrá su progmrama de revisión, pero se le encomendarán también algunas investigaciones especiales, por voluntad del Papa o del Consejo de Economía». Otra novedad anunciada ayer es la conversión de la Apsa (Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, en donde radica buena parte del patrimonio inmobiliario de la Santa Sede y una notable cartera financiera) en "banco central" vaticano. Deberá, indicó Pell, «dialogar con las demás bancas centrales como la Fed o la Bce, y tendrá todos los poderes necesarios, que aumentarán, pero naturalmente deberá cambiar su actual equipo de gobernanza».

En cambio, todavía no se ha decidido qué sucederá con el Instituto para las Obras de Religión. «Sobre el IOR -afirmó el cardenal australiano- todavía hay análisis en curso por parte de la Comisión especial referente, que debe completar sus trabajos. El "C8" hablará de ello más adelante, tal vez en nuestra reunión de abril». Para concluir, se prevé otra novedad en el terreno de lo puramente financiero: el nacimiento dentro del dicasterio de Pell de una Secretaría de asesoría para guiar las inversiones financieras que hasta ahora los diferentes dicasterios financieros (Apsa, el Gobernatorado y Propaganda Fide) decidían por su cuenta. «Este organismo, que será dirigido por laicos que todavía deben ser identificados, no tendrá títulos de propiedad, pues seguirán perteneciendo a cada uno de los dicasterios -aclaró Pell-, sino que dirigirá las compras y las ventas con una política común, necesaria para optimizar los recursos».

Es decir, cambiará todo en la administración económico-administrativa del Vaticano. Por el momento ha nacido solo un nuevo dicasterio, pero es probable que otros desaparezcan o se fusionen entre sí. Hay todavía muchas decisiones pendientes, empezando por los mismos estatutos de la Secretaría para la Economía, que serán redactados en los próximos días. El nuevo dicasterio dependerá completamente del Papa y no de la Secretaría de Estado.

Carta de Francisco a la familias


CARTA DEL PAPA FRANCISCO
A LAS FAMILIAS

[Árabe, Español, Italiano, Francés, Inglés, Alemán, Portugués, Polaco]

Queridas familias:

Me presento a la puerta de su casa para hablarles de un acontecimiento que, como ya saben, tendrá lugar el próximo mes de octubre en el Vaticano. Se trata de la Asamblea general extraordinaria del Sínodo de los Obispos, convocada para tratar el tema “Los retos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización”. Pues la Iglesia hoy está llamada a anunciar el Evangelio afrontando también las nuevas emergencias pastorales relacionadas con la familia.

Este señalado encuentro es importante para todo el Pueblo de Dios, Obispos, sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos de las Iglesias particulares del mundo entero, que participan activamente en su preparación con propuestas concretas y con la ayuda indispensable de la oración. El apoyo de la oración es necesario e importante especialmente de parte de ustedes, queridas familias. Esta Asamblea sinodal está dedicada de modo especial a ustedes, a su vocación y misión en la Iglesia y en la sociedad, a los problemas de los matrimonios, de la vida familiar, de la educación de los hijos, y a la tarea de las familias en la misión de la Iglesia. Por tanto, les pido que invoquen con insistencia al Espíritu Santo, para que ilumine a los Padres sinodales y los guíe en su grave responsabilidad. Como saben, a esta Asamblea sinodal extraordinaria seguirá un año después la Asamblea ordinaria, que tratará el mismo tema de la familia. Y, en ese contexto, en septiembre de 2015, tendrá lugar el Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia. Así pues, oremos todos juntos para que, mediante estas iniciativas, la Iglesia realice un auténtico camino de discernimiento y adopte los medios pastorales adecuados para ayudar a las familias a afrontar los retos actuales con la luz y la fuerza que vienen del Evangelio.

Les escribo esta carta el día en que se celebra la fiesta de la Presentación de Jesús en el templo. En el Evangelio de Lucas vemos que la Virgen y San José, según la Ley de Moisés, llevaron al Niño al templo para ofrecérselo al Señor, y dos ancianos, Simeón y Ana, impulsados por el Espíritu Santo, fueron a su encuentro y reconocieron en Jesús al Mesías (cf. Lc 2,22-38). Simeón lo tomó en brazos y dio gracias a Dios porque finalmente había “visto” la salvación; Ana, a pesar de su avanzada edad, cobró nuevas fuerzas y se puso a hablar a todos del Niño. Es una hermosa estampa: dos jóvenes padres y dos personas ancianas, reunidas por Jesús. ¡Realmente Jesús hace que generaciones diferentes se encuentren y se unan! Él es la fuente inagotable de ese amor que vence todo egoísmo, toda soledad, toda tristeza. En su camino familiar, ustedes comparten tantos momentos inolvidables: las comidas, el descanso, las tareas de la casa, la diversión, la oración, las excursiones y peregrinaciones, la solidaridad con los necesitados… Sin embargo, si falta el amor, falta la alegría, y el amor auténtico nos lo da Jesús: Él nos ofrece su Palabra, que ilumina nuestro camino; nos da el Pan de vida, que nos sostiene en las fatigas de cada día.

Queridas familias, su oración por el Sínodo de los Obispos será un precioso tesoro que enriquecerá a la Iglesia. Se lo agradezco, y les pido que recen también por mí, para que pueda servir al Pueblo de Dios en la verdad y en la caridad. Que la protección de la Bienaventurada Virgen María y de San José les acompañe siempre y les ayude a caminar unidos en el amor y en el servicio mutuo. Invoco de corazón sobre cada familia la bendición del Señor.

Vaticano, 2 de febrero de 2014
Fiesta de la Presentación del Señor

FRANCISCO