Wednesday, November 05, 2014

Mujer obispo aceptada por clero austriaco


Su nombre es Christine Mayr-Lumetzberger, una mujer excomulgada después de haber sido supuestamente consagrada obispo, quien ha afirmado a The Daily Telegraph, sustentándolo con fotos, que campea habitualmente en ceremonias litúrgicas en la abadía benedictina más antigua de Austria y en otros sitios de Austria. Los sacerdotes que lo permiten jamás han sido disciplinados por ello. Se lee:

“La mayoría de los sacerdotes católicos en Austria”, dice, “son muy amables conmigo. Me llaman 'señora Obispo'. Y me muestran respeto”.

Y esta vez no tenemos que confiar para ello sólo en su palabra. En su ordenador portátil —decorado con una rosa roja— la 'señora Obispo' tiene archivo tras archivo de fotos de ella misma en completos ornamentos episcopales, realizando bautizos, matrimonios y funerales en iglesias católicas a lo largo y ancho de Austria y más allá. Ella ha hecho uno cada dos semanas durante la última década, estima. En lo más destacado, ella está ahí en el altar en Kremsmünster, el monasterio benedictino más antiguo de Austria, con la congregación desplegada delante de ella. O guiando un largo cortejo fúnebre en otra iglesia hombro a hombro con un sacerdote masculino.

¿Así que la aceptan como uno de ellos? “Sí”. ¿Y sin sufrir de sus obispos las consecuencias por compartir sus púlpitos con una mujer excomulgada? “No, ni una sola vez”.

Ahora supongan que un católico austriaco del común quiera huir de estas aberraciones y encuentre refugio en un oratorio de la FSSPX/SSPX. Tal fiel podría encontrarse, como está ocurriendo en otros sitios del globo, con que su obispo lo excomulgue, en tanto que los transgresores quedan indemnes.

!Ah!, ¿qué sería de esta Iglesia contemporánea sin la dulce medicina de la misericordina?