Thursday, November 13, 2014

Arquidiócesis colombiana: “Recomendamos a los sacerdotes que tienen el cuidado de fieles, rezar el exorcismo del Papa León XIII, en las misas más concurridas del Domingo”


El titular obviamente no corresponde al contenido, pero la culpa no es nuestra. Ante el incremento de suicidios en la ciudad de Ibagué, departamento de Tolima, Colombia, la Arquidiócesis de Ibagué invitó a los sacerdotes —no solamete a los párrocos— a que el Domingo pasado rezaran el exorcismo del Papa León XIII en las Misas dominicales. El comunicado que se lee en el sitio de internet de esa Arquidiócesis confunde la oración a San Miguél Arcángel, que es la que en realidad recomiendan, con el exorcismo del Papa León XIII (“Exorcismus in satanam et angelos apostaticos”. Jussu Leonis Pp. XIII editus. Acta Sanctae Sedis vol. XXIII), que es el que en principio pensamos se invitaba a orar.

Este es el comunicado completo de la Arquidiócesis de Ibagué, Nov-07-2014.

NO MAS MUERTE, NO MAS SUICIDIOS

7 de noviembre de 2014. No mas muerte, no mas suicidios, es el comunicado de los señores Obispos de Ibagué, Monseñor Flavio Calle Zapata y Monseñor Orlando Roa Barbosa. Con motivo del impacto que ha tenido el suicidio en nuestro departamento del Tolima. Los prelados hacen una llamado a la vida, al amor por eso don precioso y regalo de Dios, nos invitan a la oración y a combatir el mal que tanto daño está causando en nuestros jóvenes y adolescentes.

También proponen Una Ecuaristía en todas las parroquias de la Arquidiócesis, el próximo domingo 9 de noviembre, para orar por la vida y pedir al buen Arcángel San Miguel, la protección de los jóvenes y familias. A continuación el comunicado oficial de la Arquidiócesis de Ibagué.

Muy apreciados Sacerdotes, Religiosas, Religiosos, Seminaristas y Fieles Laicos: Ante el doloroso hecho de suicidios en el Tolima en los últimos meses, se hace necesario desarrollar programas y acciones que enseñen la belleza y el valor de la vida y frenen la continuación de este flagelo. Partimos de una verdad fundamental: “La vida humana es sagrada, porque desde el inicio es fruto de la acción creadora de Dios…Sólo Dios es Señor de la vida desde su comienzo hasta su término; nadie, en ninguna circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente…” (CIC 2258), ni de atentar contra su propia vida.

La luz de la razón nos dice que la vida es un bien que debemos agradecer y defender. “Somos administradores y no propietarios de la vida que Dios nos ha confiado. No disponemos de ella. El suicidio contradice la inclinación natural del ser humano a conservar y perpetuar la vida. Es gravemente contrario al justo amor de sí mismo. Ofende también al amor del prójimo…” (2281-2282) pues nuestra vida es una red de relaciones con los demás, especialmente con los miembros de nuestra propia familia. Trastornos psíquicos graves y otras circunstancias que impulsan hacia el suicidio, disminuyen la culpabilidad del acto suicida.

Es indispensable que se unan todos los esfuerzos posibles para atacar este mal social del suicidio. Ofrezcamos soluciones de unidad familiar, de educación con humanismo cristiano, de justicia y salud social, de equidad, de paz interior, de obras de solidaridad y caridad cristiana, de buen uso de las redes sociales. De esta manera no se da espacio a las obras del Maligno que pretende infiltrar los espacios existenciales que ocupamos, las relaciones humanas, los medios de comunicación de que nos servimos y la misma cultura que creamos.

En muchos casos de suicidio se constata una relación con causas de origen satánico. El Demonio siembra división, envidia, odio, hastío, guerra, muerte. Por eso exhortamos a los fieles a alejarse de lugares, ritos, música y signos satánicos para no dar entrada en sus vidas a tales influencias.

La mejor forma de cerrar la puerta al Demonio es vivir en gracia de Dios y equiparse con las armas de Dios que menciona el apóstol San Pablo en la Carta a los Efesios 6,10-20: La verdad, la justicia, el celo por el Evangelio de la paz, el escudo de la fe, el yelmo de la salvación, la espada del Espíritu, la Palabra de Dios, la oración.

La vida cristiana es un crecimiento gozoso en la fe, la esperanza y el amor, pero a la vez una lucha contra el pecado y las tendencias del mal. San Pablo nos dice: “No te dejes vencer por el mal; antes bien, vence al mal con el bien” Romanos 12, 21. Es indispensable cultivar las poderosas defensas que nos vienen de la Penitencia y la

Eucaristía, la confianza en Dios, la intercesión de la Virgen María, San José, los Santos y los Ángeles de Dios.

La Iglesia en sus oraciones litúrgicas propone dos momentos: la renuncia al Maligno y la renovación de nuestra fe. Ante el desastre de tan numerosos suicidios en nuestra región tolimense recomendamos a los sacerdotes que tienen el cuidado de fieles, rezar el exorcismo del Papa León XIII, en las misas más concurridas del Domingo 9, o bien, en otro Domingo cercano a éste. El llamado exorcismo de León XIII es oración y acción contra el Demonio, de carácter amplio y busca defender las personas, las comunidades, las regiones y las costumbres de la presencia del Maligno.

Saludamos de corazón a todos nuestros fieles. Los invitamos a permanecer firmes en la fe, en la oración, en la defensa del bien común, en la cooperación a la paz verdadera. Les impartimos nuestra bendición y pedimos a Dios que les conceda salud y prosperidad. Ibagué, Tolima, octubre 31 de 2014

Fdo: Flavio Calle Zapata
Arzobispo de Ibagué

Fdo: Orlando Roa Barbosa
Obispo Auxiliar

 
 

Inmediatamente después de este comunicado se insertan las oraciones propuestas, la primera de ellas es la oración a San Miguél Arcángel (esa que comienza “Sancte Michael Archangele, defende nos in proelio...”).