Tuesday, October 28, 2014

Presunta nueva maniobra del ala conservadora curial: Echar manto de duda sobre la salud de Francisco

Italia Oggi refiere que desde que terminó el sínodo aumentan la voces que preguntan sobre la salud del Papa. Al propósito menciona que Francisco estaría yendo de manera discreta a un acupunturista para que le trate la espalda de una dolencia no especificada. La discreción se guardaría mediante el uso de un vehículo de la Gendarmería, del cual describen la marca y la matrícula, y la utilización por parte del Pontífice de un “clergyman oscuro”.

El diario pone de manifiesto aquello de que cuando el Papa quiere evitar de forma diplomática algún compromiso, entonces se dice oficialmente que es por motivos de salud. Pero, aquí la parte que encontramos neural y siempre según el diario, en esta ocasión se trata de maniobras en contra del Pontífice de “algunos sectores conservadores de la Curia que no gustan de un pontificado de la línea, a su modo de ver, incierta y vacilante”. Ello a propósito de que el sínodo finalizó con la publicación de una Relatio supuestamente complaciendo tanto a los conservadores como a los progresistas.

La tal preguntadera por la salud del Papa sería para echar un manto de duda sobre su accionar, porque un Pontífice teóricamente enfermo termina por perder la incisividad de acción en situaciones corrientes. El diario lamenta que la transparencia respecto a la salud del Papa que reinaba en tiempos de Juan Pablo II hubiera desaparecido.