Sunday, October 19, 2014

FSSP en Ciudad de México, reseña de periódico de la Arquidiócesis


El semanal ECO, órgano comunicativo de la Arquidiócesis de México (Ciudad de México, se sobreentiende), en su edición de Oct-12-2014, pág 5 (copia facsimiar en la imágen), dedica un artículo referente al reciente establecimiento de la FSSP en esa jurisdicción, concretamente en la capilla de la Inmaculada Concepción (Salto del Agua).

Este el artículo.

Destina Arquidiócesis capilla para Misas en latín

Cada vez más jóvenes se interesan por mantener viva esta forma de adorar a Dios.

FRANCISCO LUNA MACÍAS

Hace apenas unos días, la Arquidiócesis de México dedicó la Capilla Inmaculada Concepción (Salto del Agua) para que se celebre de forma permanente el rito latino extraordinario o Misa Tridentina, mejor conocida como Misa en latín, con la idea del cardenal Norberto Rivera Carrera de “formar entorno a la misma, una comunidad de vida católica integral basada en este rito”, y donde los fieles puedan recibir los Sacramentos.

La celebración del rito latino extraordinario se llevaba a cabo comúnmente antes del Concilio Vaticano II y, seguramente, habrá fieles de esta Arquidiócesis que recuerden que se caracteriza porque el sacerdote celebra la Misa en latín, viendo hacia el altar –de espaldas a la congregación–, se entonan cantos gregorianos, y las damas se cubren con velo.

Se considera que el rito latino extraordinario es totalmente válido, dado que el Concilio Vaticano II no lo derogó. El encargado de esta capellanía, el P. Kenneth Fryar, refiere que desde el pontificado del Papa Juan Pablo II se ha intensificado el uso de la Misa Tridentina en distintas partes del mundo, aun cuando sea más usual el rito latino ordinario en lenguas nativas: español, francés, alemán u otras.

Más aún, afirma que el Papa Benedicto XVI dio a entender que las parroquias pueden celebrar el rito latino extraordinario en ocasiones, como lo sugiere en su carta apostólica Summorum Pontificum del año 2007. Por ello, las parroquias no requieren ningún permiso especial para celebrar Misas en latín, además de que se ratificó como la lengua oficial de la Iglesia Católica desde el Concilio Vaticano II. La Misa Tridentina fue establecida por el Papa Pío V en el Concilio de Trento (concluido en 1563).

El sacerdote insiste en que no hace falta saber latín para participar, “porque toda Misa entraña el misterio del sacrificio del cuerpo, alma, sangre y divinidad de Jesús. Aunque, para quien quiera seguir la liturgia en latín, con sus respectivas rúbricas, procuraremos facilitarles folletos con el ordinario y, aparte, la Misa dominical; aunque también hay misales”.

El P. Fryar asegura que este rito es especial porque contiene varios momentos de silencio, “que son como un velo con el que se cubre algo sagrado”. El sacerdote fue ordenado en el Seminario de Nuestra Señora de Guadalupe, en Nebraska, en los Estados Unidos –donde únicamente se emplea el rito latino extraordinario–, y que pertenece a la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro, fundada por el Papa Juan Pablo II hacia 1988.

La firma de este contrato entre la Arquidiócesis y la Fraternidad Sacerdotal San Pedro, contó con el impulso de la organización Una Voce, dedicada a difundir la celebración de Misas Tridentinas en distintas partes del mundo. Cabe la reiteración del P. Fryar, de que “este tipo de Misa de ninguna manera es elitista, sino que es patrimonio de todos los católicos”.

Por las razones antes descritas, hace la invitación a fieles de esta Arquidiócesis a que acudan a esta capilla a participar de esta forma de adorar a Dios.

Es de notar que estas celebraciones han despertado el interés de la juventud, y como menciona el P. Fryar: “muchos jóvenes están conociendo el rito latino extraordinario y lo están amando”, como Ignacio Guillén, quien participa como acólito en Misas Tridentinas, y refiere que “es un privilegio inmerecido poder servir tan cerca del altar”, al tiempo que invitó a más personas, especialmente jóvenes, a que conozcan esta manera de celebrar la Santa Misa.

La Capilla Inmaculada Concepción está ubicada en Eje Central y Arcos de Belén, en el Centro Histórico de la capital. Los horarios de Misa son: lunes, martes y miércoles, a las 12:00 p.m., jueves y sábados a las 7:00 p.m., y los domingos a las 10:00 a.m. (esta última con cantos gregorianos).