Wednesday, September 24, 2014

¡Y la bola se va, se va y se va...!





Curiosidad ocurrida hoy después de la habitual audiencia general. El Papa intenta atrapar una pelota de beisbol arrojada a Él por un integrante de un grupo de peregrinos impedidos de acercarse al Pontífice debido a la valla protectora. Sin embargo, Francisco anima al peregrino para que le arroje la bola, la cual intentó atrapar, en cuyo esfuerzo perdió el solideo. Antes de caer al suelo, la bola alcanzó a reposar un instante en la mano derecha del Papa. Domenico Giani, jefe de seguridad, levantó la pelota del suelo para darsela al Pontifice, quien la firmó y la devolvió a su propietario.






Este es el video de dicho momento captado por uno de los peregrinos.