Saturday, September 13, 2014

Memorias litúrgicas para los santos Papa Juan Pablo II y Papa Juan XXIII


Decreto de la Congregación para el culto divino y la disciplina de los sacramentos
Para los santos Juan XXIII y Juan Pablo II

DECRETO
*

Pastor eterno, resucitado de entre los muertos y ascendido al cielo, el Señor Jesús no abandona a su rebaño, sino que lo custodia y lo conduce a través de los tiempos bajo la guía constante de quienes Él mismo ha constituido como sus vicarios. Entre estos, por estar configurados al Pastor de pastores y por amor genuino a las ovejas de Su rebaño, resplandecen los Santos Papas Juan XXIII y Juan Pablo II.

Ellos no desdeñaron la cruz de Cristo y las heridas de los hermanos y, embellecidos de «parrhesia» por el Espíritu Santo, ofrecieron admirablemente a la Iglesia y al mundo una imagen viva de la benevolencia y de la misericordia de Dios, que no experimenta aborrecimiento por ninguna de las cosas llamadas a existir y es indulgente con ellas, porque son suyas (cf. Sab 11, 24-26). Así, esa esperanza viva y ese gozo inefable (cf. 1 P 1, 3.8), que estos dos sucesores de Pedro han recibido como don del Señor resucitado, las han donado en abundancia al pueblo de Dios, recibiendo a cambio un agradecimiento eterno. Por eso la Iglesia hoy les venera con gran fervor, resplandecientes por el ejemplo de vida, por la excelencia de la doctrina y por esa «ciencia de amor» que emana de la iluminación del Espíritu a través de la experiencia de los misterios de Dios, y, después de haber gozado del fructuoso sostén de su solicitud pastoral, ahora se alegra de tenerlos como sus intercesores espirituales.

Considerada la singularidad de estos Sumos Pontífices al ofrecer al clero y a los fieles un especial modelo de virtud y al promover la vida en Cristo, teniendo en cuenta las innumerables peticiones de todas las partes del mundo, el Santo Padre Francisco, haciendo suyos los deseos unánimes del pueblo de Dios, ha dispuesto que las celebraciones de san Juan XXIII, Papa, y san Juan Pablo II, Papa, sean inscritas en el Calendario romano general, la primera el 11, la segunda el 22 de octubre, con el grado de memoria facultativa.

Dichas memorias deberán ser, por lo tanto, inscritas en todos los Ordenamientos para la celebración de la misa y de la liturgia de las horas y las relativas indicaciones escritas en los libros litúrgicos de ahora en adelante publicados por las Conferencias episcopales.

En cuanto a los textos litúrgicos en honor de san Juan Pablo II, Papa, se usen los ya aprobados y publicados en el anexo al decreto de esta Congregación para el culto divino y la disciplina de los sacramentos del 2 de abril de 2011 (Prot. N. 118/11/L); por lo que respecta a los textos en honor de san Juan XXIII, Papa, se adopten los textos correspondientes publicados con este decreto, declarados definitivos y aprobados para su impresión.

Esto, no obstante cualquier disposición contraria.

De la Congregación para el culto divino y la disciplina de los sacramentos, 29 de mayo de 2014, solemnidad de la Ascención del Señor.

ANTONIO
CARDENAL CAÑIZARES LLOVERA
P re f e c t o

ARTHUR ROCHE
arzobispo secretario


* Tal como aparece publicado en L'Osservatore Romano, edición semanal en lengua española, Sep-12-2014, pág 2. En el texto del decreto se se lee que en cuanto a los “textos en honor de san Juan XXIII, Papa, se adopten los textos correspondientes publicados con este decreto”, infortunadamente no proporcionados en su traducción al español por el semanario vaticano; por ahora sólo publicados en su traducción en latín e italiano en la edición diaria de L'Osservatore Romano, Sep-12-2014, pág 7.