Sunday, September 07, 2014

El nacimiento de un nuevo “Francisco Javier”: Fernando Bargalló

Yo veo que muchas veces en la Iglesia, independientemente de este caso, pero también en este caso, se van a buscar “pecados de juventud”, por ejemplo, y se publican. No los delitos, ¡eh!, los delitos son otra cosa: el abuso de menores es un delito. No, los pecados. Pero si una persona, laica o sacerdote o religiosa, ha cometido un pecado y después se convierte, el Señor perdona, y cuando el Señor perdona, el Señor olvida y esto para nuestra vida es importante. Cuando vamos a confesarnos y decimos de verdad: “He pecado en esto”, el Señor olvida y nosotros no tenemos derecho a no olvidar, porque corremos el riesgo de que el Señor no se olvide de nuestros pecados. Es un peligro éste. Esto es importante: una teología del pecado. Muchas veces pienso en san Pedro: cometió uno de los peores pecados, renegar de Cristo, y con este pecado lo hicieron Papa. Tenemos que pensarlo bien.

Francisco
Conferencia de prensa durante el vuelo de regreso a Roma
Viaje apostólico a Rio de Janerio
con ocasión de la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud
Jul-28-2013




No, ya no es el “obispo cariñosito” que fue en el pasado, ahora es un penitente, ayunante, flagelante, renovado, tranformado, diríamos otro hombre completamente diferente a aquel que saltó a las noticias en 2012 por haber cometido, según sus propias expresiones, “una imprudencia”, la de haberse dejado pillar en una situación confusa con una admiradora suya en unas vacaciones en Puerto Vallarta, México (ver aquí y aquí). ¡Atención!, porque la “imprudencia” fue dejarse pillar, no que se hubiera ido de vacaciones con ella; y hay que recordar que no toda imprudencia constituye pecado. Hablamos del anterior obispo argentino de Merlo-Moreno, Mons. Fernando Bargalló (imágen). Aún así, en aquel entonces, renunció “de acuerdo al cánon 401, párrafo 2 del CIC” (ver aquí), es decir, ó estaba enfermo ó concurría una causa grave para que renunciara como Ordinario de la diócesis.

La gravedad no era tanta, ni estaba enfermo, apenas para impedirle ser Ordinario de la diócesis, pero no para que pase el resto de sus días desgastándose en la ardua labor de ser misionero, como lo será ahora. Con que podríamos estar presenciando el nacimiento de todo un héroe de la evangelización y, quién sabe, a lo mejor un nuevo “Francisco Javier”. ¿El pasado?, bueno, fue tan sólo un pecado, ¡perdón!, que no fue pecado, fue “una imprudencia”, como se dice ahora “de juventud”, que alguien buscó para publicarla, pero ningún delito ni nada parecido, porque los delitos son otra cosa, ¡eh!. Eso queda reservado para los pelagianos, autorreferenciales sospechosos de cripto-lefebvrismo y no convenientemente adultos y aggiornados.

Información de Diario Río Negro, Sep-05-2014.

El obispo Bargalló será misionero en Neuquén
09:19 05/09/2014

El ex titular de la diócesis Merlo-Moreno y de Cáritas Argentinas fue fotografiado junto a una mujer en una exclusiva playa de México.

NEUQUÉN (AN).-
El ex obispo de Merlo-Moreno y ex titular de Cáritas Argentina, Fernando Bargalló, trabajará en la diócesis de Neuquén como misionero, confirmó ayer a "Río Negro" el obispo de Neuquén Virginio Bressanelli.

La ascendente carrera de Bargalló en la Iglesia Católica terminó cuando en junio de 2012 se difundieron imágenes suyas junto a una mujer en las exclusivas playas de Puerto Vallarta, en México. Al ex obispo se lo veía en comprometedoras escenas junto a María de las Victorias Martínez Bo, una amiga de la infancia.

"El obispo pecó y cumplió una penitencia muy grande. Estuvo dos años rezando y cumpliendo la pena en un templo. La Iglesia lo perdonó porque Dios perdona. La Iglesia no puede condenar eternamente", dijo Bressanelli ayer ante una consulta de este diario

El obispo de Neuquén aclaró que la fecha de llegada de Bargalló a Neuquén no está confirmada. Aseguró que vendrá y desempeñará tareas de misionero, pero no lo hará en la capital.

Sobre el ex obispo, Bressanelli sostuvo que es "una persona muy generosa y entregado a los pobres". Dijo que está "muy contento" de recibirlo en la diócesis local y viene a "entablar lazos con la comunidad nuevamente, desde cero, en alguna comunidad de la provincia".

Bargalló tiene 59 años y ejerció el cargo de obispo en Merlo-Moreno desde 1997 hasta 2012. En noviembre de 2005 fue elegido presidente de Cáritas Argentina y ocupó ese cargo hasta noviembre de 2011. En marzo de 2007 quedó presidente de Cáritas para la Región América Latina y El Caribe. En noviembre de 2010 fue reelecto como presidente de Cáritas en América Latina por un nuevo período de cuatro años, aunque no completó el mandato por el escándalo amoroso.

El viaje a México generó todo tipo de especulaciones sobre el financiamiento del viaje. Por esa razón Cáritas tuvo que aclarar que

Bargalló no cobraba un sueldo por sus cargos ni manejaba dinero de la entidad.

El día que habló el Papa

"Hay una tristeza que hace que hoy la Iglesia no pueda festejar como quisiera estos 15 años donde se hicieron tantas cosas bajo la guía del pastor", sostuvo el 28 de junio de 2012 el entonces arzobispo porteño, Jorge Bergoglio, en la misa en la que se produjo el cambio de obispo de la diócesis Merlo-Moreno.

El reemplazo provisional de Bargalló fue monseñor Jorge Casaretto y el actual titular de la diócesis es Fernando Carlos Maletti.