Wednesday, September 17, 2014

El libro que irrita a Francisco

Inicialmente se supo de él en inglés, anunciado por Ignatius Press; su título es “Remaining in the Truth of Christ: Marriage and Communion in the Catholic Church” (“Permaneciendo en la verdad de Cristo: Matrimonio y comunión en la Iglesia Católica”). Aciprensa, Sep-14-2014, lo reseñaba así:

Cardenales publican libro en defensa de la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio

ROMA, 14 Sep. 14 / 10:51 pm (ACI/EWTN Noticias).- Cinco miembros del Colegio de Cardenales se unieron para escribir un libro en defensa de la doctrina de la Iglesia sobre los católicos divorciados en nueva unión y afirmaron que se trata del enfoque más misericordioso que puede esperarse.

El libro “Remaining in the Truth of Christ: Marriage and Communion in the Catholic Church” (Permaneciendo en la verdad de Cristo: Matrimonio y comunión en la Iglesia Católica) ofrece una respuesta a la propuesta del Cardenal Walter Kasper para que católicos divorciados en nueva unión puedan recibir la Eucaristía.

Los cinco cardenales autores del libro son Gerhard Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe; Raymond Leo Burke, Prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica; Walter Brandmüller, presidente emérito del Comité Pontificio de Ciencias Históricas; Carlo Caffarra, Arzobispo de Bolonia y uno de los teólogos más cercanos a San Juan Pablo II en cuestiones de moralidad y familia; y Velasio De Paolis, Presidente emérito de la Prefectura para los Asuntos Económicos de la Santa Sede.

Además de los purpurados, cuatro profesores y teólogos expertos también han hecho contribuciones al libro: Robert Dodaro (OSA), el editor John Rist, el jesuita Paul Mankowski y el Arzobispo Cyril Vasil.

Según la editorial Ignatius Press, el libro aborda argumentos bíblicos que sostienen la actual doctrina de la Iglesia así como las enseñanzas y prácticas de la Iglesia primitiva.

En su página web, Ignatius Press explica que el libro "recorre la historia de siglos de resistencia católica" a la recepción de la comunión por parte de católicos divorciados en nueva unión. Asimismo, revela "serias dificultades teológicas y canónicas inherentes en las prácticas del pasado y presente de la Iglesia Ortodoxa".

"En ninguno de estos casos, bíblicos o patrísticos, estos estudiosos encuentran argumentos a favor del tipo de 'tolerancia' que propone el Cardenal Kasper con respecto a los matrimonios civiles que se divorcian", señala la editorial.

En febrero, el Cardenal Kasper, presidente emérito del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, se refirió al matrimonio y la vida familiar, dedicando la última parte de su discurso al "problema de los divorciados vueltos a casar" y propuso que los divorciados vueltos a casar puedan recibir la Comunión.

Ignatius Press sostiene que los diversos estudios analizados en el libro "llevan a la conclusión de que la fidelidad de muchos años de la Iglesia a la verdad del matrimonio constituye el fundamento irrevocable de su respuesta misericordiosa y amorosa a la persona que está civilmente divorciada y vuelta a casar".

"Por lo tanto, el libro desafía la premisa de que la doctrina tradicional católica y la práctica pastoral contemporánea se contradicen".

El libro aparecerá simultaneamente publicado en italiano, el periódico de mayor circulación en Italia, Corriere Della Sera, le dedicó dos páginas con dos llamados en primera plana, en su edición de Sep-17-2014 (ver aquí). Obviamente el que apareciera esa información en la primera página del periódico italiano de mayor circulación, puso inmediatamente el asunto en el horizonte informativo.

Por ejemplo, la agencia AFP, envió el siguiente despacho.

Ciudad del Vaticano, 17 sep (AFP).- Cinco cardenales se oponen a la apertura de la iglesia católica a la cuestión de las bodas entre personas divorciadas, en un libro que se publicará en los próximos días antes del sínodo de obispos sobre la familia, informaron el miércoles medios italianos.

Estos purpurados conservadores, encabezados por monseñor Gerhard Ludwig Müller, el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (garante del dogma católico), firman un libro titulado: "Mantenerse en la verdad de Cristo".

Según el editor del libro, Robert Dodaro, los cardenales defienden "firmemente que el Nuevo Testamento muestra que Cristo prohíbe sin ambigüedad el divorcio y las segundas nupcias".

"Aunque puedan haber transgresiones ocasionales, son transgresiones y no pueden representar un modelo a seguir", reza la introducción del libro, que aparecerá el próximo 1 de octubre.

A petición del papa Francisco, más de 250 obispos, delegados y expertos debatirán los desafíos de la familia y del matrimonio religioso durante un sínodo previsto del 5 al 19 de octubre.

El pontífice argentino confió esta tarea al cardenal Walter Kasper, un hombre abierto en estos temas, que aglutina las esperanzas de los renovadores y la crispación de los tradicionalistas.

La iglesia católica considera indisoluble el sacramento del matrimonio y no reconoce el divorcio. Por tanto, unas segundas nupcias constituirían una infidelidad crónica hacia el primer cónyuge.

El santo padre, aunque se mantiene firme en la doctrina, desea una interpretación más abierta y realista.

"Cuando el amor fracasa, y fracasa muchas veces, debemos sentir el dolor de ese fracaso, acompañar a la gente que ha sentido el fracaso de su amor. (...) ¡No hay que condenarlos!", aseguró en febrero.

Asimismo, Francisco marcó la pauta al casar el domingo a 20 parejas de romanos, algunos de los cuales no respetaron la doctrina de la iglesia: uno contaba con un primer matrimonio declarado nulo, su esposa era madre soltera y otros vivieron juntos antes del matrimonio.

¿Notaron el enfoque con que se presenta la información? Ligeramente más moderada fue la agencia EFE.

Ciudad del Vaticano, 17 sep (EFE).- Cinco cardenales sostienen que no se debe levantar la prohibición de comulgar a los católicos divorciados en un libro que se publicará en Italia y del que hoy se conoció parte del contenido, antes del Sínodo de los Obispos que abordará la cuestión en Roma el mes próximo.

La situación de los divorciados católicos que se han vuelto a casar y a los que la Iglesia Católica prohíbe que reciban sacramentos como el de la Eucaristía será una de las cuestiones que serán tratadas en esa reunión extraordinaria de los obispos, convocada por el papa Francisco.

El libro se publicará el 1 de octubre con el título "Permanecer en la verdad de Cristo. Matrimonio y Comunión en la Iglesia Católica", con textos de cinco cardenales.

Se trata del prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Gerhard Müller; prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, Raymond Leo Burke, el presidente emérito del Comité Pontificio de Ciencias Históricas; Walter Brandmüller; el arzobispo de Bolonia y teólogo Carlo Caffarra, y el presidente emérito de la Prefectura para los Asuntos Económicos de la Santa Sede, Velasio De Paolis.

El libro se publicará también en Estados Unidos y presenta la aportación de cuatro teólogos: Robert Dodaro, John Rist, el jesuita Paul Mankowski y el arzobispo Cyril Vasil, para apoyar la teoría de que la Biblia "prohíbe sin ninguna ambigüedad" las segundas nupcias.

Según adelanta la prensa italiana, el libro aporta argumentos bíblicos para apoyar la actual doctrina de la Iglesia, así como enseñanzas y prácticas de la Iglesia primitiva para justificar que no es posible cambiarlas.

"Los autores de este volumen se han unido para apoyar fuertemente que el Nuevo Testamento nos prohíbe sin ambigüedades el divorcio y volver a casarse basándose en el proyecto original de Dios sobre el matrimonio", explica en la introducción Robert Dodaro, director del Instituto patrístico Augustinianum de Roma.

El libro se interpreta como una respuesta a la posición del presidente emérito del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, el cardenal alemán Walter Kasper y a su obra "La misericordia", un texto muy apreciado por el papa Francisco.

Kasper expuso ante el último consistorio de cardenales, el 20 y 21 de febrero, la necesidad de que la Iglesia se acercase a los divorciados que se han vuelto a casar porque todo el que se equivoca en la vida, como un divorciado, deber ser perdonado y aceptado.

Sin embargo para los defensores de la ortodoxia católica, las segundas nupcias son una especie de "adulterio" y por tanto hacen imposible que pueda ser dada la Comunión y esto "es una ley divina y la Iglesia no puede cambiarla".

Los temas que se debatirán en el próximo sínodo están recogidos en el "Instrumentum Laboris" (documento de preparación) de esta Asamblea y que fue elaborado con las respuestas al cuestionario que se envió a las conferencias episcopales de todo el mundo.

En estas respuestas, como explicó el secretario general del Sínodo de Obispos, Lorenzo Baldisseri, religiosos y fieles expresaron la necesidad de que la Iglesia ofrezca "una pastoral capaz de ofrecer misericordia" y que "proponga y no imponga, acompañe y no empuje, invite y no expulse y nunca desilusione" a los divorciados, a las parejas que conviven o las madres solteras.

El próximo Sínodo de Obispos extraordinario, convocado bajo el lema "Los desafíos pastorales sobre la familia en el contexto de la evangelización", se celebrará en la Ciudad del Vaticano entre los próximos 5 y 19 de octubre.

Informando sobre el mismo asunto, el periódico francés La Croix, en una nota firmada por su corresponsal en Roma, contiene el siguiente pasaje:

El papa Francisco, que había manifestado su adhesión al texto del cardenal Kasper en tiempos del consistorio, estaría irritado por la publicación de esta obra colectiva a pocos días del Sínodo, según una alta fuente próxima al papa argentino. Él habría pedido al cardenal Müller no participar en la promoción del libro, el cual también incluye los textos de dos jesuitas. El prefecto de la Congregación para la doctrina de la fe ya ha expuesto su posición en otras ocasiones.

El cardenal Kasper, quien todavía no ha recibido el nuevo libro, indicó a La Croix que le había prometido al papa no “intervenir en una disputa entre cardenales”. Al final del consistorio de febrero pasado, el papa Francisco había pedido por la unidad de los cardenales.