Friday, August 08, 2014

Cardenal Filoni llevará a los sufrientes en Irak la caricia y el consuelo del Papa


Comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Ago-08-2014 (traducción de Radio Vaticano).

Ante la grave situación in Irak, el Santo Padre ha nombrado al Card. Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los pueblos, Su Enviado Personal para expresar Su cercanía espiritual a las poblaciones que sufren y llevarles la solidaridad de la Iglesia.

La Congregación para las Iglesias Orientales se ha pronunciado según lo reseña Radio Vaticano.

(RV).- Ante el agravamiento de la trágica situación de los más de cien mil cristianos que intentan huir de la violencia en Irak, el Cardenal Leonardo Sandri, Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, agradece de corazón al Papa Francisco por su cercanía tan solícita, expresada una vez más, este jueves, con una declaración del Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Padre Federico Lombardi, en nombre del Pontífice.

La Congregación para las Iglesias Orientales, en su comunicado, «interpretando el inmenso dolor e indignación de los pastores y de los fieles católicos orientales en todo el mundo, renueva la más intensa oración al Señor por las poblaciones duramente golpeadas por barbaries totalmente contrarias a la dignidad humana y la plena solidaridad humana y cristiana hacia ellos».

«Con el anhelo de que el mundo civilizado, las autoridades públicas y las organizaciones internacionales, ante la extrema gravedad de la situación, no tarden de poner en marcha las indispensables intervenciones humanitarias de los ámbitos necesarios para detener, especialmente en Irak y Siria, el éxodo doloroso y profundamente injusto de los cristianos de las tierras que habitan desde hace dos mil años. Se trata de acciones contra Dios y contra todo sentido de humanidad», señala el mismo Comunicado, para luego dirigir una exhortación especial:

«En contacto permanente con SB Sako, Patriarca Caldeo, con la Representación pontificia en Bagdad y los Obispos locales, la Congregación para las Iglesias Orientales alienta a los responsables y aquellos que son sensibles a la difícil situación de los cristianos en Oriente con el fin de que se cumpla con urgencia toda acción indispensable para aliviar los sufrimientos: ante la falta de agua y de comida, así como de todo tipo de géneros de primera necesidad, especialmente los niños, los ancianos y los enfermos, están en la tribulación más insoportable. Se teme, lamentablemente, un epílogo catastrófico si no se pone fin a la grave inseguridad general, alimentada por la indiferencia de muchos, denunciada reiteradamente».