Thursday, May 15, 2014

Mons. Galantino, el hombre sin tabús, hace disgustar a los providas


Nombrado ad interim en Diciembre de 2013 como Secretario General de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), y nombrado en propiedad en Marzo de 2014, Mons. Nunzio Galantino concedió en May-12-2014, una entrevista a QN (es decir, los diarios QN, Il Resto del Carlino, La Nazione, Il Giorno), de la cual destacamos las siguientes dos respuestas (traducción de Secretum Meum Mihi):

[...]

En los últimos años, el CEI ha invertido mucho en los valores no negociables (vida, familia, educación). ¿El Papa no tiene en el corazón esta expresión, también Ud.?

“Creemos en la sacralidad de la vida. En el pasado nos hemos concentrado exclusivamente sobre no al aborto y a la eutanasia. No puede ser así, en el medio está la existencia que se desarrolla. Yo no me identifico con los rostros inexpresivos de quien recita el rosario fuera de las clínicas que practican la interrupción del embarazo, sino con aquellos jóvenes que son contrarios a esta práctica y luchan por la calidad de la gente, por su derecho a la salud, al trabajo”.

¿Cuál es su deseo para la Iglesia italiana?

“Que se pueda hablar de cualquier sea el argumento, de los sacerdotes casados, de la Eucaristía a divorciados, de homosexualidad, sin tabú, partiendo del Evangelio y dando razones de las propias posiciones”.

[...]

De este par de respuestas se infiere que el único tabú que tiene Mons. Galantino es llamar “aborto” al “aborto”, y en consecuencia usa la expresión preferida por los antividas de “interrupción del embarazo”, y de paso les hace una concesión.

Pues bien, las expresiones del obispo sin tabús que “no se identifica con los rostros inexpresivos de quien recita el rosario fuera de las clínicas que practican la interrupción del embarazo”, han irritado a los providas, especialmente de Estados Unidos, en donde mayormente se ejercita esa práctica, a veces con participación de obispos.



Por ejemplo, Life Site News, May-14-2014, da cuenta de la reacción de John Smeaton, jefe de la Sociedad para la Protección de los Niños No Nacidos (Society for the Protection of Unborn Children, SPUC, en inglés), quien le pide a Mons Galantino retractarse mediante una carta abierta.

Así mismo, Life Site News se refiere a una carta de una mujer rumana, publicada por el sitio italiano La Nouva Bussola Quotidiana, quien debido a esas prácticas, con las cuales no se identifica Mons. Galantino —rezar el rosario frente a las clínicas abortistas, no donde “practican la interrupción del embarazo”— se dió cuenta de la maldad del aborto.

Otra reacción aparece en el sitio italiano Corrispondenza Romana.

El periódico Libero, May-15-2014, dedica un artículo de primera página a este mismo caso.

Y otro artículo en español aparece publicado en Aciprensa, May-14-2014, en donde destacan el ejemplo del Arzobispo de Washington D.C., el Card. Donald Wuerl, que en Diciembre de 2010 celebró una Misa frente a una clínica abortista.


Entradas Relacionadas: El obispo sin tabús se defiende: Me descontextualizaron.