Tuesday, May 20, 2014

Liturgia versus populum “no está prevista por ningún documento postconciliar”, Mons. Nicola Bux


Información de agencia ASCA, May-19-2014. Traducción de Secretum Meum Mihi.

(ASCA) - Nápoles, 19 de mayo de 2014 – “La palabra ‘liturgia’ viene del griego y quiere decir ‘culto público’. Quien la desarrolla es sólo un ministro. El protagonista es Dios. Hoy, por desgracia, muy a menudo la liturgia parece un entretenimiento similar al de los pueblos turísticos. Es necesario volver a dar a Dios Su derecho, restituir a Dios el primado del culto. Como dijo Benedicto XVI se necesita volver a dar a Dios el centro en la liturgia”. Es el juicio neto del teólogo y liturgista don Nicola Bux en la conferencia habida el sábado en la tarde en un hotel napolitano, por iniciativa de ‘Ona Voce’ y de ‘Fraternidad Católica’ sobre el tema “¿Qué derechos tiene a Dios en la sagrada liturgia?”. Para don Bux es evidente “un proceso de antropomorfización que ha destronado a Dios y puesto al centro de las celebraciones litúrgicas la figura del hombre” con “el sacerdote que da la espalda a Dios y se vuelve a los fieles desde el centro del escena, como si fuese un actor”. “Una práctica —subraya— que no está prevista por ningún documento postconciliar”. De ahí la reflexión sobre la liturgia celebrada según el rito romano antiguo, la misa tridentina. “No se trata, como dice alguno, de dar la espalda al pueblo. El sacerdote es un ministro que realiza la función, celebra Versus Deum”. Tanto él como los fieles se dirigen hacia Dios. Por otra parte, ¿no es eso lo que hace un director de orquesta? Da la espalda al público vuelto hacia los músicos”. Durante el curso de la tarde se presentó el libro de Daniel Nigro “Los derechos de Dios, la liturgia después del Concilio Vaticano II”... con prefacio del Cardenal Raymond Leo Burke. Presentes sacerdotes y fieles del ‘Coetus fidelium’ (grupos estable) constituido de conformidad con el Motu Proprio Summorum Pontificum del Papa Benedicto XVI. A los organizadores y participantes se ha unido el saludo del Cardenal de Nápoles, Crescenzio Sepe, que se ha congratulado por la “loable iniciativa” diciendo estar seguro de que “la contribución de don Bux constituirá un enriquecimiento para todos, favoreciendo un crecimiento espiritual y religioso”.