Thursday, May 15, 2014

Coadjutor para San Cristóbal de las Casas...¡y no es un diácono permanente!


Nos hemos referido varias veces a la diócesis de San Cristóbal de las Casas, en donde vocaciones sacerdotales no hay, pero hiperinflación de diáconos permanentes sí; y en particular nos ha parecido que es una forma que el obispo de esa jurisdicción particular ha encontrado para hacer cabildeo, es decir, embarazar la Iglesia con una cantidad desproporcionada, desbordada, descomunal, de innecesarios díaconos permanentes para así forzar que a futuro se ordenen sacerdotes a hombres casados, los llamados viri probati. No sabemos si esta información es buena o es mala, pero la registramos.

Se ha informado oficialmente hoy:

Ciudad del Vaticano, 15 mayo 2014 (VIS).- El Santo Padre ha nombrado:

[...]

-Obispo Enrique Díaz Díaz, hasta ahora auxiliar de San Cristóbal de las Casas (México) como coadjutor de la misma diócesis.

Y hemos dicho que no sabemos si eso es algo bueno o malo debido a que, según uno de los redactores de la futura encíclica sobre la ecología de Francisco, el obispo de Xingu, Brasil, Mons. Erwin Kräutler, el Papa Francisco le habló en términos positivos sobre la posible ordenación de hombres casados o viri probati y puso como ejemplo la situación de la diócesis de San Cristóbal de las Casas:

“La ordenación de viri probati, es decir de los hombres casados probados que podrían ser ordenados al sacerdocio, surgió cuando estábamos hablando de la difícil situación de nuestro comunidades. El mismo Papa me habló de una diócesis en México en la que cada comunidad tenía un diácono, pero muchas tenían ningún sacerdote. Había 300 diáconos allí que, naturalmente, no podían celebrar la Eucaristía. La cuestión era cómo las cosas podrían continuar en tal situación”.

Así que nos sabemos sí este nombramiento es hecho en vistas a perpetuar la actual situación —la de la hiperinflación de diáconos permanentes—, o si está destinada a meterle dientes y comenzar a reparar los daños.

Veremos.