Sunday, March 16, 2014

Nuevo presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania respalda propuesta del Card. Kasper sobre la Comunión para los divorciados vueltos a casar


El recientemente elegido como presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania, Card. Reinhard Marx, ha respaldado la propuesta del card. Walter Kasper, presentada en el reciente sínodo extraordinario sobre la familia por la cual, bajo ciertas condiciones y según el caso, a algunos católicos divorciados y vueltos a casar se le podría dar acceso a la Sagrada Comunión. Lo ha hecho en una entrevista con el periódico alemán Welt am Sonntag (es decir, la edición dominical de Die Welt), Mar-16-2014.

Estos son dos despachos de prensa al respecto. El primero de agencia Associated Press (ver aquí y aquí), Mar-15-2014. Traducción de Secretum Meum Mihi.

BERLÍN (AP) — El nuevo líder de los obispos católicos de Alemania está señalando apoyo para permitir que algunos católicos divorciados pero vueltos a casar reciban la comunión después de un “período penitencial”.


El cardenal Reinhard Marx, quien también tiene un asiento en un panel que ayuda a asesorar al Papa Francisco sobre la reforma del Vaticano, fue elegido el Miércoles para encabezar la Conferencia Episcopal de Alemania.

La enseñanza de la Iglesia sostiene que a menos el primer matrimonio sea anulado, los católicos vueltos a casar no pueden recibir la Comunión u otros sacramentos. La iglesia está ahora discutiendo de nuevo cómo manejar tales casos.

En una entrevista con el periódico Welt am Sonntag difundida el Sábado, Marx cita la propuesta de un prominente teólogo de que “las personas divorciadas que reconozcan su fracaso pueden, después de un período de penitencia, buscar la readmisión a los sacramentos”. Se le citó diciendo que las reacciones de los cardenales fueron variadas, pero él personalmente lo considera “un camino viable”.

El segundo despacho proviene de agencia AFP (vía Asia One.com), Mar-16-2014. Traducción de Secretum Meum Mihi.

BERLÍN - El nuevo líder de los obispos católicos de Alemania pidió una revisión de la prohibición de la Iglesia sobre los divorciados que vuelven a casarse para recibir la comunión, en una entrevista publicada el Domingo.

Reinhard Marx, un cercano colaborador del Papa Francisco, quien fue elegido presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania el Miércoles, dijo al periódico Welt am Sonntag que él sentía que un tal alivio de la doctrina de la Iglesia era “practicable”.

Los católicos vueltos a casar “quienes reconozcan su fracaso deberían ser capaces de solicitar una readmisión a los sacramentos después de un período de penitencia”,se le citó diciendo.

Marx, de 60 años , señaló que el cardenal alemán Walter Kasper había hecho tal propuesta en el Vaticano.

“Los cardenales tuvieron muy diversas reacciones a esta propuesta”, dijo. “Personalmente la encuentro ser un plan practicable que sin embargo tendría que ser aplicado sobre una base de caso por caso”.

Marx, quien pertenece a un grupo de ocho cardenales que asesoran al Papa Francisco sobre la reforma de la Iglesia, es conocido en Alemania como un franco comentarista sobre los asuntos religiosos , económicos y asuntos sociales.

Los obispos de Alemania representan una facción rica y poderosa de la Iglesia.

El mes pasado Francisco marcó una postura más suave sobre el divorcio, diciendo que las parejas católicas cuyos matrimonios fracasar deberían ser “acompañadas” y no “condenadas”.

El principal problema que enfrenta la Iglesia es si a las personas divorciadas que se casan de nuevo se les debe permitir participar en el más sagrado punto de la misa católica, la Sagrada Comunión, lo cual está prohibido bajo la normativa vigente que en la práctica a menudo no es observada .

El tema es uno de los de personal angustia para muchas parejas católicas, quienes dicen que están siendo tratados como creyentes de segunda clase, y ha dado lugar a actos de desafío.

El problema afecta a millones de personas alrededor del mundo, con alrededor de una cuarta parte de matrimonios católicos que terminan en divorcio, solamente en los Estados Unidos.

El pontífice reformista ha convocado una asamblea extraordinaria del Sínodo de los Obispos el próximo año para discutir la posición de la Iglesia con respecto a la familia la cual se espera que aborde, entre otras cuestiones, los divorciados vueltos a casar y los niños de padres divorciados.