Tuesday, March 11, 2014

Lucía habló, Luciani tembló...

De Marco Tosatti en su blog, Mar-11-2014. Traducción de Secretum Meum Mihi.

Lucía habló, Luciani tembló...

¿Sor Lucía verdaderamente profetizó a Albino Luciani su próxima elección como Papa, y (tal vez...) la corta duración de su reinado? Es un debate aún no resuelto, al que se añaden de vez en cuando nuevos elementos y reflexiones.

Marco Tosatti


¿Sor Lucía verdaderamente profetizó a Albino Luciani su próxima elección como Papa, y (tal vez...) la corta duración de su reinado? Es un debate aún no resuelto y que un libro de Ivan Marsura (Juan Pablo I, la sonrisa del humilde, publicado por De Bastiani) reporta de actualidad. El Cardenal Tarcisio Bertone, entonces Secretario de Estado, dijo: “Le hice una pregunta precisa en tal sentido a sor Lucía y la respuesta fue que no recordaba haber hecho una profecía similar. Sólo dijo que comentando la visita del cardenal Luciani a la comunidad lo único fue exclamar: “‘¡Si fuese elegido Papa me parecería un buen Papa!’”.

En el libro se recuerda que el confesor de Luciani “ha recordado dos veces que el Patriarca [de Venecia. Nombre con el cual se designa al Arzobispo de Venecia. N. de T.] ha confirmado que sor Lucía lo llamó Su Santidad, Santo Padre, dos veces”. Y recuerda que don Diego Lorenzi, secretario de Luciani, testimonió que “El rostro del patriarca a la salida de la conversación con sor Lucía era pálido, blanco como una sábana. En la homilía del 31 de diciembre 1977 Albino Luciani pronunció una frase que ciertamente se presta a ser interpretada: “Damos gracias al Señor por los beneficios que ha concedido en el año que termina; prometámosle hacer un buen uso del año 1978 que tal vez lo conceda completo...” . Y es bien conocido que Luciani, elegido Papa con el nombre de Juan Pablo I en el verano de 1978, reinó sólo por unas pocas semanas.

Otro testimonio reportado por el libro es el de Ugo Paduan, que participó en el almuerzo de Luciani con los peregrinos inmediatamente después de la entrevista con sor Lucía. En esa ocasión Luciani dijo, de la entrevista con la religiosa: “Esta hermana pequeña pero grande en el diálogo seguía llamándome Santidad y [mientras] más le decía que era un simple cardenal ella continuaba a dirigirse con gran respeto, e inclinándose me decía ¡Santidad! Es una queridísima persona”. Refiriéndose al Tercer Secreto, entonces aún así, dijo Luciani: “Nada me ha revelado”. Y otra comensal notó “una fuerte palidez y una profunda emoción en su rostro”.


Entradas Relacionadas: El infierno existe...