Saturday, March 29, 2014

Declaración del Obispo Franz-Peter Tebartz-van Elst después de su audiencia con el Papa

Tras su audiencia con el Papa Francisco, el Obispo emérito de Limburgo, Alemania, Mons. Franz-Peter Tebartz-van Elst, ha hecho una declaración, la cual publica Domradio, Mar-28-2014.

Durante mi tiempo como obispo de Limburgo surgió la impresión entre muchos católicos y en el público de que descuidé el servicio a la diócesis y a la unidad de la Iglesia, poniendo mis propios objetivos e intereses primero y unilateralmente haciéndolos cumplir.

Con el conocimiento de hoy reconozco que he cometido errores. A pesar de que no los hice a propósito, destruyeron la confianza. Pido perdón a todos los que han sufrido o sufren todavía bajo mi negligencia.

Frente a las serias denuncias y la consiguiente pérdida de confianza puse la decisión sobre mi futuro en las manos del Santo Padre ya en octubre de 2013. Esta semana Él me liberó de la responsabilidad de la diócesis de Limburgo, para confiarme una nueva tarea a su debido tiempo. Esto también me lo enfatizó personalmente el Santo Padre en una reunión cordial fraternal esta mañana (28 de marzo de 2014).

Considero que esta decisión es una oportunidad para un nuevo comienzo: no sólo para la Diócesis de Limburgo, sino también para mí. En este espíritu les pido a todos ustedes ver mis comentarios del 11 de marzo de 2014 a la Congregación sobre el reporte, el cual fue publicado en los últimos días, como un punto de inflexión, y no como el comienzo de un nuevo argumento.

Espero será posible entender desde la distancia, más allá de las recriminaciones mutuas y las heridas, lo que ha sucedido y obtener la información que pueda conducir a una reconciliación. Rezaré por ello, usaré toda mi fuerza y pido también oración.

Así que ya Uds. lo saben: “¡Pecadores sí, corruptos no!