Sunday, February 09, 2014

O’Malley indica que Francisco no ha permitido los sacramentos a los divorciados


Esta es una información de Vatican Insider, Feb-09-2014, basada en un artículo de primera página de The Boston Globe, el cual a su vez está basado en una entrevista con el card. Sean O’Malley, miembro del G-8 o consejo de cardenales creado por Francisco para que lo ayuden en la reforma de la Curia.

Además, con el artículo, es el debut en la edición impresa de The Boston Globe de John Allen quien, como se había anunciado en su momento, ahora ha pasado a ser editor asociado de dicho periódico.

09/02/2014
O’Malley indica que Francisco no ha permitido los sacramentos a los divorciados

El arzobispo de Boston, uno de los religiosos estadounidenses más cercanos a Bergoglio, insiste en que la Iglesia debe ser fiel al Evangelio y a la enseñanza de Cristo, aunque sea muy difícil

REDACCIÓN
VATICAN INSIDER


No hay que esperar los Sacramentos a los divorciados que se han vuelto a casar, así como tampoco cambios importantes en materia de contracepción, aborto o matrimonios entre personas del mismo sexo. A un año de la renucnia de Joseph Ratzinger, su sucesor está suavizando los tonos, pero no las posturas; y en esta clave se podría confiar a una mujer la guía de un nuevo departamento curial. Lo indicó hoy en el “Boston Globe” el cardenal arzobispo de la misma ciudad Sean O’Malley, en una entrevista con el vaticanista John Allen jr.

O’Malley es, entre los religiosos estadounidenses, el más cercano a Papa Bergoglio, que lo incluyó en su “C8”, la comisión de ocho cardenales encargados de ayudarle en la reforma de la Curia y en el gobierno de la Iglesia universal. El cardenal dijo a Allen (que pasó del “National Catholic Reporter” al “Boston Globe”) que quienes esperan que Francisco lleve a cabo importantes cambios en materia de aborto, contracepción y homosexualidad probablemente quedarán decepcionados.

«La Iglesia debe ser fiel al Evangelio y a las enseñanzas de Cristo», insistió el card. O’Malley: «A veces es muy difícil. Pero debemnos seguir lo que quiso Cristo y confiar en que lo que nos pide es lo mejor». En cuanto a los Sacramentos a los divoricados que se han vuelto a casar y que quisieran estar más cerca de la Iglesia, el prelado dijo que no hay ninguna razón para cambiar las reglas.

Las posturas de O’Malley tienen un peso particular: el arzobispo es el único estadounidense que conocía muy bien a Bergoglio antes de la elección, pues viajó a menudo a América Latina e incluso habla español con fluidez. También es el único estadounidense en el influyente “C8”, que dentro de pocos días se reunirá por tercera vez para seguir trabajando en la reforma de la Curia. Dejando a un lado el terreno doctrinal, el cardenal señaló la posibilidad de que haya cambios importantes en dos frentes importantes: las mujeres en la Iglesia y las anulaciones rotales.

En el primer caso, indicó que «es posible» que Francisco nombre a una mujer como responsable de un importante dicasterio vaticano como la hipotética nueva Congregación para los Laicos; en el segundo, observó que el sistema debe ser más fácil, por ejemplo permitiendo que las peticiones se resuelvan a nivel nacional sin tener que llegar forzosamente a Roma.