Friday, February 21, 2014

Francisco envía videomensaje de 7 minutos a reunión pentecostal

Información de Catholic World News, Feb-21-2014. Traducción de Secretum Meum Mihi.

El Papa Francisco ha enviado un mensaje de vídeo de siete minutos a una reunión Pentecostal patrocinada por Kenneth Copeland Ministries.

Durante el mensaje, el Papa subrayó que los cristianos son hermanos y comparó a los cristianos separados con los hijos de Jacob que viajaron a Egipto, donde se reconciliaron con su hermano José.

El Papa Francisco también expresó su confianza en que Dios iba a llevar a término el “milagro de la unidad” que Él ya ha comenzado a obrar.

Catholic News Service informó que las improvisadas declaraciones del Papa se registraron en el iPhone de Tony Palmer, un líder pentecostal y amigo del Papa, durante una reunión en Enero en el Vaticano.

Esta es una traducción de Secretum Meum Mihi de las palabras papales (en el video del Min 31:41 al Min. 38:43).




Queridos hermanos y hermanas:

Excúsenme, porque hablo en italiano pero no estoy hablando en inglés. Pero no voy a hablar italiano, ni inglés, sino desde el corazón, es una lengua más simple y más auténtica y esta lengua del corazón tiene un lenguaje, una gramática especial. Una gramática simple. Dos reglas: Amar a Dios sobre todo y amar al otro porque es tu hermano, tu hermana. Y con estas dos cosas sigamos adelante. Estoy aquí con mi hermano, mi obispo hermano, Tony Palmer. Hemos sido amigos por años. Él me ha dicho de vuestra conferencia, de vuestra reunión. Es un placer enviar un saludo. Un saludo gozoso y nostálgico. Gozoso porque me da gozo que Uds. se hayan reunido para alabar a Jesucristo, el único Señor. Y orar al Padre y recibir el Espíritu. Y esto da gozo porque se ve que el Señor trabaja en todo el mundo. Y nostálgico porque... sucede como en nuestros suburbios. En nuestros suburbios hay familias que se aman y familias que no se aman. Familias que se unen y familias que se separan. Nosotros estamos un poco, permítanme la palabra, separados. Separados porque los pecados nos han separado, nuestros pecados. Los malentendidos en la historia.. Un largo camino de pecado comunitario. Pero, ¿quién tiene la culpa?, todos tenemos la culpa. Todos somos pecadores. Sólo uno es justo, el Señor. Tengo una nostalgia que esta separación finalice y nos de la comunión de aquel abrazo del cual habla la Sagrada Escritura, cuando los hermanos de José hambrientos han ido a Egipto, a comprar, para poder comer. Fueron a comprar. Tenían el dinero. Pero no podían comer el dinero. Y han encontrado otra cosa más que el dinero, encontraron al hermano. Todos nosotros tenemos ‘el dinero’. El dinero de la cultura, el dinero de nuestra historia. Y tanta riqueza cultural, también religiosa, y tradiciones diferentes. Pero debemos encontrarnos como hermanos. Y tenemos que llorar juntos como hizo José. Aquel llanto que une. Llanto del amor. Les hablo como hermano. Les hablo así, simplemente. Con gozo y nostalgia. Hagamos crecer la nostalgia, porque esto nos impulsará a encontrase, a abrazarse, y a alabar a Jesucristo como el único Señor de la historia. Les a gradezco mucho por escucharme. Les agradezco mucho por permitirme hablar la lengua del corazón. Y también pedir un favor. Por favor, oren por mí, porque necesito sus oraciones. Y oro por Uds., lo haré, pero necesito de vuestras oraciones. Y oren al Señor para que nos una a todos. Adelante, somos hermanos. Démonos espiritualmente este abrazo y dejemos que el Señor finalice la obra que ha comenzado. Porque esto es un milagro, el milagro de la unidad ha comenzado. Dice un escritor italiano, Manzoni, famoso. Dice esta frase en una novela, un hombre simple del pueblo, dice esta frase: “No he encontrado que el Señor haya comenzado un milagro sin finalizarlo bien”. Él finalizará bien este milagro de la unidad. Pido que me bendigan, y Yo los bendigo. De hermano a hermano. Un abrazo. Gracias.