Sunday, February 23, 2014

Diócesis de Des Moines, Iowa, nombra exorcista oficial...¡y lo anuncia publicamente!

Para nosotros constituye toda una novedad. Lo que sucede habitualmente en una diócesis cualquiera es que se ignore a todo aquel que recurra a buscar ayuda porque sospecha de alguna influencia del maligno en su vida. Si la diócesis decide escucharlo, lo que sucede es que lo envíen al psiquiatra. Si la diócesis es de esos casos raros, tipo mosca blanca, en donde existe exorcista, usualmente el exorcista existe como mero requisito, dicho más crudamente, nombran a un sacerdote que no cree ni hace exorcismos, el P. Antonio Fortea los llama “psicoexorcistas”, una verdadera plaga que nos aqueja. Aún más, si en la diócesis existe un verdadero exorcista, sólo unas pocas personas conocen de su existencia, en principio se actúa así para que el sacerdote en cuestión goce de algo de vida privada, porque si el conocimiento de su existencia se vuelve de dominio público el exorcista se ve agobiado y sobrepasado por la cantidad de requerimientos. Pero que una diócesis anuncie publicamente y sin ambajes el nombramiento de un exorcista es una verdadera rareza.

La diócesis de Des Moines, Iowa, Estados Unidos, tiene un nuevo exorcista. El Obispo Richard E. Pates ha hecho el nombramiento recientemente y así se informa en el periódico oficial de la diócesis, The Catholic Mirror, Feb-21-2014, pág. 2 (ver imágen a continuación).



Pero hay más. En el mismo periódico se dedica una nota en la página 11 sobre el nombramiento del exorcista con el título “El P. Fleming nombrado exorcista diocesano” (ver imágen inferior); en donde recogen varias declaraciones del neoexorcista y se aclara que por lo pronto está siendo preparado, junto con otros 50 sacerdotes de todo Estados Unidos, en un curso que le tomará dos años en el Instituto León XIII de la Arquidiócesis de Milwaukee, Illinois.