Thursday, February 20, 2014

Capovilla no irá a Roma, recibirá el birrete en Sotto il Monte


Información de Vatican Insider, Feb-19-2014.

19/02/2014
Capovilla no irá a Roma, recibirá el birrete en Sotto il Monte

La ceremonia se llevará a cabo el primero de marzo en la Iglesia consagrada por Roncalli

ANDREA TORNIELLI
VATICAN INSIDER


El arzobispo Loris Capovilla, de 98 años, no irá a Roma para el Consistorio en el que será creado cardenal. Hoy la Sala de prensa de la Santa Sede difundió la colocación de los nuevos purpurados para las visitas de cortesía en el Palacio apostólico y en el Aula Pablo VI. El nombre del ex-secretario de Papa Juan no aparece.

"Pedí al Santo Padre que me dispensara del viaje a Roma, mis fuerzas se han disminuido mucho, y me siento a disgusto al encontrarme con tantas personas", explicó Capovilla a Vatican Insider. El anciano prelado, que desde hace tiempo ya no sale de casa, conserva toda su lucidez. Ya había preparado el hábito rojo (que fue confeccionado por las monjas que lo acuden) y, en un principio, había pensado participar en la ceremonia. Pero al final lo volvió a considerar y pidió a Francisco que lo dispensara.

El sábado por la mañana se convertirá en un cardenal, cuando el Pontífice proclame su nombre en el Consistorio, pero recibirá el birrete color púrpura algunos días después, en Sotto il Monte, seguramente el día primero de marzo, en la Iglesia consagrada por Roncalli. Un delegado del Papa se ocupará de llevar la birreta.

No es la primera vez que un cardenal, por la edad o por condiciones de salud delicadas, es dispensado de la presencia en el Consistorio. El cardenal Alberto Bovone, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, en 1998 recibió el birrete de manos del Secretario de Estado Angelo Sodano en el Hospital Gemelli, en donde se encontraba hospitalizado debido a una enfermedad (la misma que lo habría llevado a la muerte pocas semanas después).

Pero en este caso no ha habido en la historia solo motivos de edad o salud. El mismo Angelo Roncalli, el futuro Juan XXIII, creado cardenal por Pío XII mientras era nuncio apostólico en París en diciembre de 1853, recibió (con una vieja tradición que ya no está en vigor) el birrete rojo de manos del presidente de la República Francesa, Vincent Auriol. Lo mismo ocurría en el caso del nuncio apostólico en España.