Wednesday, February 05, 2014

Abuso de menores. Observador vaticano en las Naciones Unidas: Texto preescrito, definiciones ideológicas

Mons. Silvano Maria Tomasi, Observador vaticano permanente ante las Naciones Unidas en Ginebra, entrevistado por Radio Vaticano, Feb-05-2014, sobre las observaciones conclusivas del Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los menores que acusa duramente al Vaticano sobre el asunto de los abusos contra menores cometidos por miembros del clero (entrada previa relacionada aquí).

Estas son dos informaciones en español al respecto, la primera de agencia AFP, Feb-05-2014.

Ciudad del Vaticano — El representante del Vaticano, monseñor Silvano Tomasi, denunció "distorsiones" en el duro informe de la ONU que critica el comportamiento de la Iglesia de cara a los curas pedófilos.

"El documento no ha sido actualizado, le falta una perspectiva correcta", aseguró Tomasi en una entrevista con Radio Vaticano, en la que criticó que el informe no haya tomado en cuenta los avances hechos por la iglesia.
El documento "parece haber sido preparado de antemano", reprochó el prelado, considerando que los hechos han sido "distorsionados".

En un informe divulgado este miércoles, la ONU acusó al Vaticano e seguir encubriendo los casos de curas pedófilos y pidió retirar "inmediatamente" del sacerdocio a todos los autores conocidos y sospechosos de abusos sexuales a niños y denunciarlos a las autoridades civiles para que los investiguen y procesen.

Se trata de la primera vez que la Santa Sede es condenada por un organismo de la ONU.

Tomasi, quien fue interrogado en enero en Ginebra por el Comité de la ONU para los Derechos del Niño, detalló en la entrevista las medidas tomadas por la iglesia católica contra esos abusos. "Se trata de hechos, de evidencias, algo que no puede ser distorsionado", lamentó.

Desde 2001, los casos de pedofilia cometidos en el seno de la Iglesia han sido tratados de forma interna por la Congregación para la Doctrina de la Fe, el equivalente de un ministerio de Justicia en el Vaticano.

El comité de la ONU sobre los Derechos del Niño se queja de que no ha recibido datos de todos los casos de pedofilia estudiados por la Congregación, ni sobre los castigos resultantes.

El informe ha sido publicado tras una audiencia celebrada el pasado mes en Ginebra, en la que miembros del comité, compuesto por 18 expertos en derechos humanos de todo el mundo, interrogaron a una delegación del Vaticano sobre su política de lucha contra la pederastia.

Al preguntársele si el informe acusa al Vaticano de violar la Convención de Derechos del Niño de la ONU en lo que respecta a abusos sexuales, la presidenta del comité, Kirsten Sandberg, respondió: "la respuesta es sí, hasta ahora han violado la Convención, porque no han hecho todo lo que deberían" para atajar este problema.

En el informe, el comité afirma que la Iglesia Católica no ha hecho aún lo suficiente para cumplir su compromiso de erradicar la pedofilia.

El comité de la ONU destaca "su profunda inquietud por los abusos sexuales cometidos contra niños por miembros de iglesias católicas que operan bajo la autoridad de la Santa Sede" y recordó que estos crímenes cometidos por religiosos conciernen a "decenas de miles de niños de todo el mundo".

"El Comité está muy preocupado de que la Santa Sede no haya reconocido la amplitud de los crímenes cometidos, no haya tomado las medidas apropiadas para afrontar los casos de pedofilia y para proteger a los niños y haya adoptado políticas y prácticas que han propiciado la continuación de los abusos y la impunidad de los autores", añade el texto.

"Movilidad de los criminales"

El informe critica, sobre todo, la política de cambiar de parroquia a los sacerdotes pederastas, una práctica que considera un intento de encubrir los crímenes y evitar que sean juzgados por las autoridades civiles.

"La práctica de la movilidad de los criminales, que ha permitido a muchos sacerdotes permanecer en contacto con niños y seguir abusando de ellos, continúa exponiendo a niños de numerosos países a un alto riesgo de sufrir abusos sexuales", escribe el informe.

Al igual que otros firmantes de la Convención de la ONU de los Derechos del Niño en 1989, el Vaticano está sometido a la vigilancia del comité. La del pasado mes fue la primera comparecencia desde que estalló el escándalo de abusos sexuales en numerosos países, de Europa, América Latina y EEUU.

Desde 2001, los casos de pederastia cometidos en el seno de la Iglesia han sido tratados de forma interna por la Congregación para la Doctrina de la Fe, el equivalente de un ministerio de justicia en el Vaticano.

El comité de la ONU se queja de que no ha recibido datos de todos los casos de pederasta estudiados por la Congregación, ni sobre los castigos resultantes.

Además, criticó el recurso a "medidas disciplinarias que han permitido a la gran mayoría de autores y a casi todos los que encubrieron abusos a niños escapar a la justicia de los países donde se cometieron esos crímenes". El comité ha fustigado con especial virulencia el "código de silencio" impuesto al clero bajo amenaza de excomunión.
Benedicto XVI, papa de 2005 a 2013, fue el primero en disculparse por los abusos cometidos contra menores y propugnó una política de tolerancia cero, que según sus críticos, no se ha visto acompañada de todas las medidas apropiadas para eliminar el problema.

Su sucesor, Francisco, dijo que la pederastia en el seno de la Iglesia es una "vergüenza" y, en diciembre, creó una comisión para investigar estos crímenes, prevenirlos y atender a las víctimas.

El comité de la ONU dio la bienvenida a la iniciativa, objetando no obstante que ésta no va lo suficientemente lejos y que la Santa Sede debería crear un organismo independiente de derechos humanos para ocuparse de la cuestión. También dijo que los archivos de la Iglesia deberían abrirse para que rindan cuentas los culpables de pedofilia y sus cómplices.

Información de agencia EFE, Feb-05-2014.

Ciudad del Vaticano, 5 de febrero (EFE)- El observador vaticano en las Naciones Unidas, Silvano Maria Tomasi, dijo que el informe del Comité de la ONU sobre los Derechos del Niño que critica la pasividad del Vaticano ante los abusos de sacerdotes a menores no ha tenido en cuenta las recientes explicaciones de la Santa Sede.

Tomasi aseguró en declaraciones a la Radio Vaticana que parece que ese informe "estuviera ya preparado con antelación" y agregó que las críticas del organismo internacional han provocado "sorpresa" en el Vaticano.

"La primera reacción es de sorpresa porque el aspecto negativo del documento que han realizado parece como si ya estuviera preparado antes del encuentro entre el Comité y la delegación de la Santa Sede", explicó Tomasi, quien cree que el Vaticano ha ofrecido respuestas "detalladas y precisas" sobre la gestión de casos de abusos a menores que no han sido recogidas en el informe.

El Comité de la ONU sobre los Derechos del Niño criticó al Vaticano por no haber reconocido nunca "la amplitud de los crímenes" de abuso sexual contra niños por parte de sacerdotes y le acusó de adoptar "políticas y prácticas que llevaron a la continuación de los abusos y a la impunidad de los responsables".

Así se hace constar en el informe sobre el cumplimiento de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño por parte de la Santa Sede, en el que el Comité también afirma que el Vaticano no tomó "las medidas necesarias" para atender estos casos y proteger a los menores.

El observador vaticano en Naciones Unidas (ONU) subrayó que el documento en el que el Comité critica la gestión del Vaticano de los casos de pedofilia parece "desactualizado" si se tiene en cuenta todo lo que se ha venido haciendo en los últimos años, como las medidas emprendidas por las autoridades del Estado vaticano y, consecutivamente, en los diferentes países de cada una de las conferencias episcopales.

En el informe -aseveró- "falta una perspectiva correcta y actualizada de la actuación de la Iglesia, que ha realizado una serie de cambios en relación con la protección de los niños...difícil de encontrar al mismo nivel en otras instituciones o estados ¡Se trata de una cuestión de hechos, de evidencias que no pueden ser tomados como morbosos!", subrayó.

Además, durante la entrevista, Tomasi explicó cómo responder de modo preciso a las acusaciones de la ONU.

"La Convención sobre los Derechos del Niño habla en su preámbulo de la defensa de la vida antes y después del nacimiento, mientras que la recomendación que la ONU hace al Vaticano es que cambie su posición sobre la cuestión del aborto", recordó, a la vez que tildó a esta circunstancia de "completa contradicción con los objetivos de la Convención".

Además, Tomasi dijo que el Vaticano "no tiene nada que esconder", por lo que continuará con las explicaciones con el fin de lograr el "objetivo fundamental", que es la protección de los niños, y aseguró que la Iglesia seguirá respondiendo ante estos escándalos.

"Se habla de 40 millones de casos de abusos sexuales a niños en el mundo. Por desgracia, algunos de ellos afectan a personas de la Iglesia. ¡Pero la Iglesia ha respondido y reaccionado! ¡Y lo seguirá haciendo! Tenemos que insistir en esta política de transparencia y de tolerancia cero ante los abusos, porque un solo caso ya es demasiado", declaró.

La primera reacción del Vaticano ante el informe de la ONU fue la publicación de un comunicado en el que afirmaba que estudiará minuciosamente las críticas vertidas por el Comité de la ONU sobre los Derechos del Niño, pero denunció que "en algunos puntos" hay un "intento de interferir en las enseñanzas de la Iglesia".

El pasado 16 de enero, una delegación del Vaticano compareció en Ginebra ante el Comité de la ONU sobre los Derechos del Niño para informar sobre cómo la Iglesia ha afrontado los casos de denuncias por abusos sexuales de menores perpetrados por sacerdotes católicos en todo el mundo.

Se trató de la primera vez que la Santa Sede se presentaba ante una entidad internacional para ser interrogada por estos escándalos y por la supuesta protección de curas pederastas.