Monday, January 27, 2014

Robada reliquia con sangre de Juan Pablo II


Información de agencia EFE, Ene-27-2014.

Roma, 27 ene (EFE).- Una ampolla que contenía el sangre del papa Juan Pablo II y que estaba conservada en la iglesia de San Pietro della Ienca, en L'Aquila, en la región italiana de Los Abruzos, fue robada junto con un crucifijo durante la noche, según informaron hoy fuentes policiales.

Cerca de 50 carabineros (policía militar italiana) están participando en la operación en búsqueda de este relicario y controlan toda la zona adyacente al pequeño santuario.

La iglesia se encuentra cerca de la montaña del Gran Sasso, en la cordillera de los Apeninos, una zona muy querida por Juan Pablo II que la visitó en varias ocasiones para meditar, pasear o incluso vino a esquiar en los primeros años de su pontificado.

El presidente de la asociación cultural "San Pietro della Ienca" explicó a los medios italianos la importancia de la reliquia, ya que sólo existen tres ampollas con la sangre del papa polaco. Los investigadores no descartan la posibilidad de que el robo se haya producido para realizar algún rito satánico.

En agosto de 2012, tres ladrones a bordo de un tren robaron una mochila de un sacerdote que contenía un relicario a forma de libro en el que se encontraba la ampolla de sangre de Juan Pablo II, pero fue encontrada pocas horas después al haber sido abandonada cerca de la estación de ferrocarril de Marina di Cerveteri, en el litoral de Roma.


Información de agencia Reuters, Ene-27-2014.

ROMA (Reuters) - Ladrones irrumpieron en una pequeña iglesia en las montañas del este de Roma el fin de semana y se llevaron un relicario con la sangre del difunto pontífice Juan Pablo II, dijo el lunes la custodia.

Franca Corrieri dijo que había descubierto una ventana rota el domingo por la mañana y que había llamado a la policía. Cuando entraron en la pequeña iglesia de piedra, se encontraron con que habían desaparecido un relicario de oro y un crucifijo.

Juan Pablo II, que murió en 2005, adoraba las montañas de la región de Abruzzo, al este de Roma. En ocasiones se escapaba en secreto del Vaticano para caminar o esquiar allí y rezaba en esta iglesia.

El pontífice polaco, que estuvo al frente de la Iglesia Católica durante 27 años, será convertido en santo en mayo, lo que significa que sus reliquias serán más valiosas.

En 2011, el ex secretario privado de Juan Pablo II, el cardenal Stanislaw Dziwisz, dio a la comunidad de Abruzzo sangre del difunto pontífice como una muestra del amor que el papa sentía por esas montañas.

La sangre fue colocada en un recipiente circular de cristal y oro y mantenida en una urna de la pequeña iglesia de San Pietro della Ienca, cerca de la ciudad de L'Aquila.

Corrieri dijo a Reuters que parecía que el incidente fue un "secuestro" más que un robo. "De alguna forma, se ha robado (parte de) una persona", dijo por teléfono. No obstante, añadió que no podía decir si la intención de los ladrones era pedir un rescate por la sangre.

Aparte del relicario y el crucifijo, no se robó nada más de la aislada iglesia, aunque Corrieri señaló que los ladrones probablemente tuvieron tiempo de llevarse otros objetos durante el robo, que se produjo por la noche.

Parte de la sangre de Juan Pablo II se tomó y conservó tras el intento de asesinato que casi acabó con su vida en la Plaza de San Pedro el 13 de mayo de 1981.


Actualización Ene-27-2014 (22:17 UTC): Un dato que no contienen los anteriores cables lo tomamos del sitio Oggi Notizie.it, como es el que el robo podría estar relacionado con satanistas.

El día del robo, de hecho, coincide en el calendario satánico con el comienzo del dominio del demonio Volac, evocado del 25 al 29 de Enero, período en el cual también cae el recuerdo sacrílego y satánico del Holocausto nazi en el Día de la Memoria, para preparar el Año Nuevo de Satanás que se celebra el 1° de febrero.

De acuerdo con los adoradores del diablo, explica el coordinador nacional del Observatorio Antiplagio, John Panunzio, profesor de religión, esa fecha representa el nacimiento, el origen: por lo tanto, en esta etapa del año, la sangre y la cruz son objetos emblemáticos para profanar, sea de la religión católica como como del judaísmo.


Entradas Relacionadas: Mensaje del Arzobispo de L’Aquila ante el robo de la reliquia del Beato Juan Pablo II.