Sunday, January 12, 2014

Obispos de California, Estados Unidos, recomiendan que se eleven “Oraciones para el Alivio de la Sequía”


Información de California Catholic Conference, Ene-09-2014.

Los Obispos de la Conferencia Católica de California recomiendan que se eleven “Oraciones para el Alivio de la Sequía”; piden a todos los creyentes que oren por la lluvia

“El agua es algo esencial para nosotros como seres humanos”, dijo el Reverendísimo Jaime Soto, Obispo de Sacramento y presidente de la Conferencia Católica de los Obispos en California. “Nuestra dependencia al agua demuestra nuestra íntegra parte de la Creación y cuanto la Creación es parte de nosotros”.

Si las tendencias actuales continúan, los 38 millones residentes de California podrían enfrentar muchos retos económicos, de salubridad y calidad de vida por la falta de agua actual. Por ejemplo, las comunidades rurales de agricultura en California son las que están sufriendo del desempleo más alto en la nación. La escasez de agua haría que las cosas se empeoraran en estas comunidades ya devastadas.

Con la extensión de la sequía incendios incontrolables amenazan los hogares y las vidas al igual que la seguridad de los hombres y mujeres que ejercen como bomberos. Los empleados de las actividades recreativas de agua, al aire libre y en la nieve se enfrentan con una pérdida económica. El agua es vital para la producción de comida, la salubridad, la generación de electricidad, la protección ambiental y la transportación.

Las personas pueden también sufrir de un aumento de enfermedades respiratorias, emergencias relacionadas con el calor, y estrés mental en una sequía severa.

Siempre ha sido un reto el poner en equilibrio las necesidades de todos los usuarios de agua en California-pero aún más cuando hay menos agua para distribuir.

Dice el Obispo Soto, “El esforzarnos por el bienestar del estado nos recuerda nuestra dependencia en el Creador y su llamada a ser sus buenos administradores. Como mayordomos de la creación nos dirigimos al Divino Dueño para pedirle que contemple nuestra situación difícil y escuche nuestra suplica por la lluvia”.

“Que Dios abra los cielos y deje que su misericordia llueva en nuestras praderas y montañas. Oremos especialmente por aquellos más afectados por la falta de agua, y por la sabiduría y la caridad de ser buenos administradores de este precioso don. Que nuestros líderes políticos busquen el bien común y que aprendemos a cuidar y compartir el don del agua de Dios, para el bien de todos.”

Los Obispos en toda California estarán pidiendo a los católicos y a otros creyentes que oren por la lluvia y por el alivio de todos los afectados por la falta de agua. Los Obispos circularán oraciones a las parroquias para este fin de semana, y hasta que se acabe la sequía.

ORACIONES SUGERIDAS

Algunos ejemplos de oraciones incluyen:

• “Dios todopoderoso, de quien depende todo nuestro ser, actividad y vida, concede a nuestros campos la lluvia necesaria a in de que, asegurado nuestro sustento diario, podamos, con tranquilidad, buscar los bienes eternos. Roguemos al Señor.” (Misal Romano Mexicano, #35)

• “Por aquellos que enfrentan por la falta de lluvia en California amenazas a su salud, seguridad y bienestar. Que Dios nos otorgue lluvia y nieve para aliviar sus luchas y para cuidar de las necesidades de los habitantes de este Estado. Oremos al Señor”.

• “Por los que controlan nuestros recursos de agua. Que Dios les dé la sabiduría y fortaleza para contrapesar la gran necesidad de la gente y de los comerciantes de compartir el agua, don de Dios, entre todos los Californianos. Roguemos al Señor”.

• “Dios todopoderoso, necesitamos que llueva. Nos damos cuenta, al mirar al claro cielo azul, la maravilla que es hasta una última gota de lluvia. ¡Y pensar que tanta agua puede caer del cielo, el cual ahora está vacío y despejado! Ponemos nuestra confianza en Ti. Estamos seguros que Tú conoces nuestras necesidades, pero quieres que de todos modos las pidamos, demostrando que dependemos de Ti. Dios amado, mira a nuestras montañas y campos secos, y bendícelos con el don vivo de la lluvia. Entonces la tierra se regocijará y los ríos cantarán tus alabanzas, y todos los corazones estarán alegres. (Oración de la lluvia de la Conferencia Nacional Católica de la Vida Rural-Libro de Oraciones)”.