Sunday, January 26, 2014

Entrevista con el Prefecto de la CDF...¡la verdadera!


Una cierta web española de noticias sobre religión ha publicado una presunta entrevista con el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Mons. Gerhard Ludwig Müller, la cual señala como concedida al periódico Paraula de la Arquidiócesis de Valencia, España. Pero la entrevista que publica Paraula es diferente a la que publica dicha web. Esta es la transcripción de la misma (la verdadera).

“Todos, incluso los que tienen prejuicios contra la religión, han de saber que son amados por Dios”

ENTREVISTA AL PREFECTO DE LA CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE DURANTE SU VISITA A VALENCIA

L.A. | 23-01-2014

- Primero que todo, queremos agradecerle su atención con los medios de comunicación de la archidiócesis de Valencia, ciudad que conoció siendo estudiante, y felicitarle tras el anuncio del Papa de que le creará cardenal en el próximo consistorio de febrero. ¿Qué significa para usted?

- Es un gran reconocimiento, pero he de decirle que es un nombramiento que va de forma conjunta con mi cargo de prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. La Congregación es la primera de la curia romana. Somos la primera ayuda para el Papa porque él es el sumo sacerdote de la Iglesia, el primero que enseña el Evangelio…

- Viene a pronunciar una conferencia en la Universidad Católica de Valencia sobre ‘Colegialidad y ejercicio de la potestad suprema de la Iglesia’, algo que desde fuera, a menudo, se interpreta en clave ideológica o política en los medios de comunicación. ¿Qué le parece esta forma de interpretarlo?

- No podemos realizar la colegialidad desde una sociología de la política, de la democracia y de otras formas. No podemos implantar una dimensión secularista. La iglesia no es una sociedad política o solo mundana, sino que a la vez es instrumento, sacramento de la unidad de Dios con los hombres y de éstos entre sí.

- Háblenos, por favor, de la Congregación para la Doctrina de la Fe ¿Cuáles son actualmente los retos de futuro con el papa Francisco?

- Tenemos los asuntos cotidianos. Nuestros tres oficios, la Doctrina, el Matrimonio y la Disciplina. Tenemos también que desarrollar perspectivas sobre las interpretaciones auténticas del Concilio Vaticano II y, además, sobre el Jubileo de la reforma protestante del año 2017, una fecha importante en la que hay que formular los principios básicos de la catolicidad, para decir lo que es católico, la encarnación de la sacramentalidad. Y también tenemos que ayudar en los dos próximos sínodos sobre el Matrimonio y la Familia, porque son temas dogmáticos que tienen que ver con la Doctrina de la Iglesia, fe como fundamento de la vida humana, importante para la vida conyugal y la familia. No sólo del derecho canónico sino también de la doctrina de la dogmática.

- Se ha referido antes, Sr. Cardenal electo, al Concilio Vaticano II. ¿Considera que está todavía por desarrollar, como a menudo sostienen algunas voces? ¿Puede dar más de sí?

- Hay algunas interpretaciones ideológicas que aseguran que el Concilio es sólo una etapa para una evolución dogmática, para que al fin aparezca otra Iglesia. Pero esto no es posible, la Iglesia no es una fundación nuestra sino de Dios, de Cristo, del Espíritu Santo. Y hay otros que rechazan el Concilio como una ruptura de la tradición de la Iglesia. La verdad es que el Concilio ha formulado la doctrina sobre la Iglesia, y esto vale dogmáticamente para siempre. Es como en nuestra vida cristiana. Somos bautizados pero necesitamos siempre una renovación de nuestro estilo de vida cristiana para no sólo ser cristiano de “papel” sino ser cristiano en cuerpo y alma.

- Estamos celebrando ahora la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. ¿De qué manera la colegialidad y el ejercicio de la potestad suprema en la Iglesia de las que va a hablar en Valencia pueden ayudar en el camino hacia esa unidad?

- Es cierto que muchos cristianos católicos tienen prejuicios, ya sean históricos o por malas experiencias, sobre una supercentralización de la Iglesia en la curia romana. También existe, dentro de la concepción protestante algunas acusaciones contra el Papa asegurando que él es el anticristo. Las relaciones ortodoxas son completamente diferentes. Ellos tienen una concepción sacramental de la Iglesia a diferencia de los protestantes, que tienen una eclesiología también dogmáticamente diversa y diferente a la nuestra.

Pero muchos de ellos hoy entienden que es bueno y es necesario tener un centro, un representante de la unidad de la Iglesia. No sólo es sociológicamente necesario sino también teológicamente. Todos los cristianos confiesan en el Credo “creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica”. La unidad de la Iglesia no es sólo una unidad ideal sino real, que se concentra y que se hace visible en la persona del Papa que es el sucesor histórico y teológico de San Pedro como el primero de los apóstoles.

- En la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad Católica, donde va a pronunciar la conferencia, se incide mucho en la vinculación de la Teología y el Derecho Canónico, en la fundamentación teológica del Derecho Canónico. ¿Es importante esta relación?

- Absolutamente. Yo he enseñado durante dieciséis años dogmática en la Universidad de Munich. Esta escuela siempre ha subrayado el fundamento teológico, dogmático del Derecho Canónico. La Iglesia es una sociedad visible, humana, pero a la vez es sacramento y hace presente la comunión íntima entre Dios y los hombres. Cuando esto forma una unidad a nivel eclesiológico y de las ciencias teológicas, no podemos dividir la Biblia, la exegética, la dogmática, la teología pastoral… Todo forma un conjunto. En el Derecho Canónico tenemos los elementos teológicos, las leyes que regulan la forma de vida de la Iglesia siempre han de tener una dimensión teológica, dogmática.

La escuela de Munich ha desarrollado esta unidad entre teología y dogmática y derecho. Tiene sus raíces en lo sacro, no sólo dimensión civil.

- Cuando usted asumió la prefectura de la Congregación para la Doctrina de la Fe, se refería en unas declaraciones a la importancia de la fe incluso como herramienta para superar conflictos, para generar esperanza. En una sociedad donde vemos tantas tensiones, conflictividad… incluso en las familia, mostrar la fe desde esta perspectiva ¿es uno de los servicios más grandes que puede hacer la Iglesia?

- La fe es un don dado por Dios que nos da una ayuda para vivir juntos en el amor. El amor salva a los hombres. La doctrina cristiana no es una teoría hecha por unos expertos, son las palabras de Dios, el Evangelio que nos salva a todos los hombres y, por eso, la primera tarea de nuestra Congregación es promover la fe, y después defender la fe contra los errores y las herejías que hacen daño a los hombres, porque obstaculizan la recepción de las palabras de Dios.

- Se encuentra usted en Valencia, que acogió, precisamente, el V Encuentro Mundial de las Familias con el entonces papa Benedicto XVI, que lo dedicó a la transmisión de la fe en las familias. Usted siempre ha reconocido la importancia de sus padres para recibir la fe. ¿Qué mensaje le gustaría hacer llegar a las familias a este respecto?

- La Iglesia no es una institución alejada de la gente, basada en teorías y reglas. Todos somos miembros de la Iglesia, que es una comunión de fieles. La primera célula de la sociedad, como dice el Concilio Vaticano II, es la familia como Iglesia doméstica. Todo comienza en la familia: la dimensión humana, la evolución del carácter, de los valores, de la identidad de una persona… Por eso, es absolutamente necesario tener una relación con el padre, con la madre y con los hermanos. Y éstas son también las dimensiones fundamentales en nuestra relación con Dios. La Iglesia es la familia de Dios. Todos tenemos un solo Padre en el Cielo y amamos a la familia de Dios, pero esto comienza desde la familia natural en la que nacemos. Nuestra familia es el modelo de la gran familia de Dios.

- Hablemos del papa Francisco, del que usted es uno de los más cercanos colaboradores. Su personalidad cautiva. Continuamente nos sorprendemos de lo que dice, de cómo lo dice, de sus expresiones, de sus gestos. ¿A usted, desde la cercanía con él, qué gestos le han llamado más la atención de este Papa?

- Su carisma podemos decir que es acercarse a los corazones de los hombres. Se acerca a los pobres y a los que sufren de forma amistosa. No hace distinciones. Igual a pobres que a jefes de Estado. El amor de Dios que se hace visible en el Papa une a todos los hombres, que somos iguales ante Dios y entre nosotros, somos hermanos. El Papa no sólo habla de esta amistad que Dios tiene con nosotros sino que la pone en práctica, y también de cara a los todavía no creyentes porque todos son amados a pesar de los prejuicios que tienen contra la religión: que la fe cristiana no es compatible con la ciencia moderna… ¡Todas estas acusaciones y prejuicios contra la fe cristiana no tienen fundamento, son falsos! ¡Y todos tienen que saber que son amados por Dios! Esta es la razón de la alegría cristiana. Nosotros vivimos de la esperanza. Sabemos que Dios lleva todo a cabo, a la perfección, al cumplimiento, en Jesucristo.

- Usted también tiene un contacto privilegiado con el Papa emérito, Benedicto XVI, desde su retiro. ¿Cómo se encuentra de salud?¿Sabe si continúa escribiendo?

- Sigo siendo el editor de sus obras completas, por eso tengo contacto con él. Está relativamente bien de salud, pero lo más importante es que tiene la cabeza absolutamente clara. No sé si va a seguir escribiendo, pero sigue en contacto con nosotros para la edición científica de sus obras completas. Puede ser que escriba algunos escritos autobiográficos. Ha escrito muchísimo y muy bueno. Calculamos que llegan a 30.000 páginas sólo en sus libros, sin incluir los documentos del magisterio.

Hijo de un sencillo trabajador de la Opel

Sus más de 1.90 de altura, coronados por un rostro afable, sonriente y de mirada bondadosa, distancian un tanto al arzobispo alemán Gerhard Ludwig Müller -cumplió 66 años la pasada Nochevieja- de ese calificativo habitual de ‘guardián de la ortodoxia’ con que los medios de comunicación gustan definir a todo prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Lo cierto es que este hijo de un sencillo operario durante 40 años de la Opel en Maguncia, y de un ama de casa, recibió de ellos el tesoro que más aprecia, la fe. Ahora, antes de empezar la entrevista,recuerda también con simpatía la primera vez que estuvo en Valencia hace cuatro décadas, siendo estudiante. Habla castellano -“perdón por no hablar valenciano”, se disculpa con humor-, y en la entrevista que nos concede en el salón de audiencias del Palacio Arzobispal, tiene al lado “mi diccionario”, que no es otra cosa que una aplicación de su teléfono móvil, y no la utiliza en ningún momento de la conversación.

A su llegada a Valencia el pasado domingo por la tarde, paseó con el Arzobispo por el entorno de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, y luego, el lunes, después de ser entrevistado por Paraula, acudió a la Catedral de Valencia, la capilla del Santo Cáliz y el Patriarca.

Es uno de los más cercanos colaboradores del papa Francisco -que le creará cardenal en el próximo consistorio en febrero- y, al mismo tiempo, una de las contadísimas personas que mantiene contacto habitual con el papa emérito Benedicto XVI en su retiro del monasterio Mater Eclesiae, en el Vaticano. Y es que, siendo pontífice Ratzinger no sólo le encomendó a monseñor Müller la Congregación para la Doctrina de la Fe en noviembre de 2012, sino que le confió también la edición de sus obras completas (16 volúmenes hasta ahora).

Antes de ser nombrado por Juan Pablo II obispo de la diócesis alemana de Ratisbona, en 2002, monseñor Gerhard Ludwig Müller, fue durante 16 años profesor de Teología Dogmática en la Universidad Ludwig-Maxilian de Múnich. Al frente de la diócesis de Ratisbona, preparó la histórica visita de Benedicto XVI en 2006. Hoy es también presidente de la Pontifica Comisión ‘Eclessia Dei’, de la Comisión Teológica Internacional, así como de la Pontificia Comisión Bíblica, nada menos. ¡Quién se lo iba a decir a aquel modesto trabajador de la Opel!