Wednesday, September 18, 2013

Francia: Ya no más “Mini Miss”


Increible esta noticia viniendo de un país cuna de la masonería, cuyas leyes siempre instigan el odio a la familia y propenden por exacerbar los más bajos instintos humanos. En breve: Se acaban los concursos de belleza infantiles.

Información de EuroNews.com, Sep-18-2013.

Los concurso de “mini miss”, prohibidos en Francia

Los concursos de belleza infantiles, tan populares en países como Estados Unidos, acaban de ser prohibidos en Francia.

El senado francés no permitirá que niñas menores de 16 años compitan en este tipo de eventos, e impondrá multas y carcel a sus organizadores.

“No hagamos creer a nuestras hijas desde tan jóvenes que solo valen por su aspecto”, ha dicho una de las senadoras que defendía el proyecto .

Consagrado obispo nuevo limosnero del Papa



Información de Vatican Insider, Sep-18-2013.

09/18/2013
El limosnero del Papa que va a buscar a los pobres

El Papa Francisco participó en la consagración de monseñor Konrad Krajewski: «El Papa quiere que yo vaya a ellos, sin esperar que sean ellos los que toquen las puertas del Vaticano»

ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO


El Papa quiere que su limosnero vaya a buscar a los pobres, sin esperar que sean ellos los que vayan a tocar a las puertas del Vaticano. Lo confió durante el saludo al final de su consagración episcopal el nuevo limosnero Konrad Krajewski (quien cumplirá 50 años en noviembre), nombrado el pasado 3 de agosto sucesor del arzobispo Guido Pozzo. La ceremonia se llevó a cabo ayer por la tarde en el altar de la Cátedra en la Basílica de San Pedro. El Papa no concelebró, según informa “L’Osservatore Romano”, pero se sentó a la derecha del altar y, al momento de la consagración, también impuso sus manos sobreel nuevo obispo. Presidió el rito el cardenal Giuseppe Bertello, presidente del Gobernatorado, y le asistieron los obispos Piero Marini, maestro de ceremonias de Juan Pablo II y durante los primeros años de Benedicto XVI, y monseñor Władysław Ziółek, obispo emérito de Łódź.

Al final del rito, el nuevo arzobispo limosnero, que tiene el encargo de ocuparse de la caridad del Papa, agradeció a Francisco «por sus oraciones y por su confianza», subrayando que al darle esta responsabilidad le dio también «la posibilidad de adorar y tocar a Jesús en las personas pobres, abandonadas, marginadas. Me permite descubrir el rostro de Jesús en el de mi prójimo. Quiere que yo vaya a buscarlos sin esperar que sean ellos los que toquen a las puertas del Vaticano. Santidad, sé que debo ser “sacerdote tina y toalla”», dijo dirigiéndose directamente a Bergoglio.

Monseñor Krajewski, para explicar su misión, describió el mosaico de la Crucifixión del jesuita esloveno Iván Rupnik en la capilla Redemptoris Mater del Vaticano. «A la derecha de la Cruz –dijo– está la figura del centurión romano. No vemos el rostro del soldado. Se dirige hacia Cristo, que tiene los ojos cerrados, mientras María abraza, por detrás, a Jesús y recoge con la mano la sangre y el agua que salen de su costado y comunican la salvación que él llevó a cabo. Mientras está haciendo esto, ve al centurión y ve su rostro». El religioso explicó que en Polonia «se dice que las personas malas no tienen rostro. Incluso lo perdieron. Pero María ve al centurión. Él, uno de los hombres que crucificaron a Jesús, no debería tener rostro, pero ella lo ve».

El limosnero añadió: «solo los que verdaderamente aman logran ver los rostros de aquellos que para todos los demás no tienen rostro: los dispersos, los últimos, los lejanos o los no creyentes. María ve el rostro de ese que era un extranjero, un no creyente. Sin embargo, fue justamente él el que confesó primero la fe en Cristo: ¡este era verdaderamente el hijo de Dios! Entonces, no es cierto que sea un extranjero, un hombre perdido y lejano, es más es el primero y el más cercano». Una enseñanza muy actual para los hombres y mujeres de nuestra época. «Hay que decir –explicó– que si los que estamos aqu’i presentes no vemos el rostro del soldado, quiere decir que todavía no amamos como María, ¡que amamos demasiado poco! María nos invita a cada uno de nosotros: crecer en el amor para abrirnos a los demás; encontrar a Dios a través de los demás».

Después, Krajewski agradeció a los presentes por la amistad: «Juan Pablo II dijo que el verdadero amigo es la persona gracias a la cual nos volvemos mejores. Puedo decir que, después de 14 años de trabajo en el Vaticano, justamente gracias a ustedes me he vuelto mejor. ¡Así que puedo decir que ustedes son mis verdaderos amigos!». Y añadió: «Desde siempre me han llamado “padre Corrado”. Gracias por esta confianza, por este hermoso título que comprende el programa de mi vida. Les pido humildemente que me dejen este título, que me sigan llamando “padre Corrado”. Yo tengo que ser sobre todo padre para mí mismo y para los demás».

El momento más conmovedor fue cuando Krajewski habló de un sacerdote (que estaba presente en la misa de ayer) que lo ha acompañado desde que era un muchacho. «Era nuestro guía espiritual para nosotros los chicos y también para nuestras familias. Su casa siempre estaba abierta para nosotros los jóvenes. Su madre tenía que hacer a menudo el milagro de la multiplicación de los platos, porque, sin avisar, íbamos a su canonjía y nos quedábamos a comer. El mueble más importante de su casa era el reclinatorio. Lo veíamos casi siempre recogido en oración. Con él hacíamos los famosos peregrinajes a pie de Częstochowa. No le importaban los bienes materiales porque nos pagaba los campos de formación religiosa, las escuelas, el seminario, los libros, las primeras sotanas. Ayudaba a muchas familias». «Él –concluyó– es el verdadero limosnero. ¡Hombre de pocas palabras y de muchas obras de bondad sin ninguna publicidad! Me permito besar sus manos justamente aquí y de esta forma les agradezco a todos».


Crédito imágenes: Nasz Dziennik.

Habla el Diablo disfrazado de estudio microbiológico: “No bebas agua bendita”

El Diablo debe estar felíz, porque un estudio microbiológico realizado en Austria respecto del agua bendita disponible en templos austriacos (aquí nos preguntamos si en Austria sus “rebeldes párrocos” todavía bendecirán el agua), arrojó como resultado que es peligroso para la salud beberla, consiguientemente recomiendan no hacerlo. Si se toma en cuenta la opinión de sacerdotes exorcistas (hablamos de los de verdad, los que se dedican a ello y realizan exorcismos, no a los que los obispos nombran en sus diócesis con el objetivo de enviar al psiquiatra a quienes recurren a ellos), no encontrarán ninguno que desaconseje el beber agua bendita (incluso hace pocos días leímos un artículo al respecto en Religión en Libertad), así que, ¿a quién va Ud. a creerle?

Este es un reporte al respecto de agencia Reuters, Sep-18-2013.

VIENA (Reuters) - El agua bendita de santuarios e iglesias de Austria a menudo está contaminada con materia fecal y bacterias, según unos investigadores, que han aconsejado a los fieles que no se la beban, especialmente en las capillas de los hospitales.

Los científicos del Instituto de Higiene e Inmunología Aplicada de la Universidad de Viena llegaron a la conclusión tras analizar la calidad del agua de 21 emanaciones de agua "sagrada" y 18 fuentes en iglesias y capillas en varios momentos del año.

Sólo el 14 por ciento de las muestras de agua de lugares "santos" no mostraron contaminación fecal, y ninguna de las fuentes podía ser recomendada para ingerir agua potable, según el estudio presentado en una conferencia en Viena esta semana.

Las fuentes no sólo contenían contaminación fecal - probablemente resultado de una mala higiene -, sino también nitratos agrícolas y bacterias que pueden causar diarrea.

"Debemos advertir a la gente de que no beba de estas fuentes", dijo el microbiólogo Alexander Kirschner en el estudio.

Kirschner dijo que los efectos sanadores vinculados con fuentes sagradas procedía de las condiciones higiénicas de la Edad Media, cuando la calidad del agua en las zonas urbanas era generalmente tan mala que la población contraía constantemente diarrea y otras dolencias.

"Si acudían a una fuente protegida en el bosque que no estaba contaminada y bebían de ella varios días, sus síntomas desaparecían", añadió.

El estudio aportó algunas formas de ayudar a solucionar el problema, incluyendo sustituir habitualmente el agua bendita en las iglesias.

Además, recordaron que un sacerdote italiano había inventado un dispensador de agua bendita que esparcía gotas entre los fieles en lugar de que estos tuvieran que meter la mano en una fuente.

Aprovechamos esta entrada para que sirva de algo. Por ello, seguidamente incluimos la bendición del agua (o mejor dicho exorcismo) tal como aparece en el Rituale Romanum, Tit. IX, C.II, con su respectiva versión en español, la cual sirve igual (y tiene el mismo efecto) si el sacerdote no se siente capacitado para decirla en su lengua original. Esto ya se sobreentiende pero lo vamos a repetir: Cualquier sacerdote, sin necesidad de pedirle permiso a nadie, puede exorcizar el agua, la sal y el aceite.





ORDO AD FACIENDAM AQUAM BENEDICTAM

Diebus Dominicis, et quandocumque opus sit, præparato sale et aqua munda benedicenda in ecclesia, vel in sacristia, Sacerdos, superpelliceo et stola violacea indutus, primo dicit:

V. Adjutorium nostrum in nomine Domini.
R. Qui fecit cælum et terram.

Deinde absolute incipit exorcismum salis:

Exorcizo te, creatura salis, per Deum + vivum, per Deum + verum, per Deum + sanctum, per Deum, qui te per Eliseum Prophetam in aquam mitti jussit, ut sanaretur sterilitas aquæ: ut efficiaris sal exorcizatum in salutem credentium; et sis omnibus sumentibus te sanitas animæ et corporis; et effigiat, atque discedat a loco, in quo aspersum fueris, omnis phantasia, et nequitia, vel versutia diabolicæ fraudis, omnisque spiritus immundus, adjuratus per eum, qui venturus est judicare vivos et mortuos, et sæculum per ignem.
R. Amen.

Oremus

Immensam clementiam tuam, omnipoten æterne Deus, humiliter imploramus, ut hanc creaturam salis, quam in usum generis humani tribuisti, bene + dicere et sancti + ficare tua pietate digneris: ut sit omnibus sumentibus salus mentis et corporis; et quidquid ex eo tactum vel respersum fuerit, careat omni immunditia, omnique impugnatione spiritalis nequitiæ. Per Dominum.
R. Amen.

Exorcismus aquæ: et dicitur absolute:

Exorcizo te, creatura aquæ, in nomine Dei + Patris omnipotentis, et in nomine Jesu + Christi Filii ejus Domini nostri, et in virtute Spiritus + Sancti: ut fias aqua exorcizata ad effugandam omnem potestatem inimici, et ipsum inimicum eradicare et explantare valeas cum angelis suis apostaticis, per virtutem ajusdem Domini nostri Jesu Christi: qui venturus est judicare vivos et mortuos, et sæculum per ignem.
R. Amen.

Oremus

Deus, qui ad salutem humani generis, maxima quæque sacramenta in aquarum substantia condidisti: adesto propitius invocationibus nostris, et elemento huic multìmodis purificationibus præparato, virtutem tuæ bene + dictionis infunde: ut creatura tua, mysteriis tuis serviens, ad abigendos dæmones, morbosque pellendos, divinæ gratiæ sumat effectum; ut quidquid in domibus, vel in locis fidelium, hæc unda resperserit, careat omni immunditia, liberetur a noxa: non illic resideat spiritus pestilens, non aura corrumpens: discedant omnes insidiæ latentis inimici; et si quid est, quod aut incolumitati habitantium invidet, aut quieti, aspersione hujus aquæ effugiat: ut salubritas, per invocationem sancti tui nominis expetita, ab omnibus sit impugnationibus defensa. Per Dominum nostrum Jesum Christum Filium tuum: Qui tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Sancti Deus per omnia sæcula sæculorum.
R. Amen.

Hic ter mittat sal in aquam in modum crucis, dicendo semel:

Commixtio salis et aquæ pariter fiat, in nomine Pa+tris, et Fi+lii, et Spiritus + Sancti.
R. Amen.

V. Dominus vobiscum.
R. Et cum spiritu tuo.

Oremus

Deus, invictæ virtutis auctor, et insuperabilis imperii Rex, ac semper magnificus triumphator: qui adversæ dominationis vires reprimis: qui inimici rugientis sævitiam superas: qui hostiles nequitias potenter expugnas: te, Domine, trementes et supplices deprecamur, ac petimus: ut hanc creaturam salis et aquæ dignanter aspicias, benignus illustres, pietatis tuæ rore sanctifices; ut, ubicumque fuerit aspersa, per invocationem sancti nominis tui, omnis infestatio immundi spiritus abigatur: terrorque venenosi serpentis procul pellatur: et præsentia Santi Spiritus nobis, misericordiam tuam poscentibus, ubique adesse dignetur. Per Dominum nostrum Jesum Christum Filium tuum: Qui tecum vivit et regnat in unitate ejusdem Spiritus Sancti Deus per omnia sæcula sæculorum.
R. Amen.


BENDICION DEL AGUA

El Sacerdote revestido de sobrepelliz y estola morada pronuncia la siguiente invocación:

V. Nuestro auxilio es el nombre del Señor.
R. Que hizo el cielo y la tierra.

Exorcismo de la Sal

Te exorcizo oh creatura de la sal por Dios + vivo, por Dios + verdadero, por Dios + santo, por Dios que ordenó por medio del profeta Eliseo que fueses puesta en el agua para sanar su esterilidad: para que te conviertas como sal exorcizada en salud para los creyentes, para que seas salud de alma y cuerpo para todos aquellos que te consuman; para que huya y se aparte del lugar donde seas puesta, toda maldad, toda acción del demonio, todo espíritu inmundo, conjurado por este Señor que ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos y el siglo por medio del fuego.
R. Amen.

Oremos

Imploramos humildemente tu inmensa clemencia, omnipotente y eterno Dios para que te dignes con tu piedad bendecir + y santificar + esta creatura de la sal que Tú creaste para uso del género humano: a fin de que se convierte en salud de alma y cuerpo para todos los que la consuman; y para que todo aquello que sea tocado por esta sal carezca de toda inmundicia y de toda impregnación del espíritu del mal. Por Nuestro Señor Jesucristo.
R. Amen.

Exorcismo del Agua

Te exorcizo, oh creatura de agua, en nombre de Dios + Padre omnipotente, en el nombre de Jesucristo + su Hijo Nuestro Señor, y con el poder del Espíritu + Santo: para que seas agua exorcizada para ahuyentar toda fuerza del enemigo y para que puedas erradicar y arrancar al mismo enemigo con sus ángeles apostatas, por virtud del mismo Jesucristo Nuestro Señor que ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos y este siglo por el fuego.
R. Amen.

Oremos

Oh Dios, sé propicio a nuestras suplicas e infunde la fuerza de tu bendición + a esta agua que hemos preparado con estas purificaciones para que esta tu creatura sirva para alejar a los demonios, sanar las enfermedades; para que al ser derramada sobre las casas y los lugares de los fieles éstos queden libres de toda inmundicia y de todo mal: que no resida allí un espíritu pestilente: se alejen todas las insidias del enemigo, y si hay algo que perjudique a los que habiten en ella o a su tranquilidad, por la aspersión de esta agua huyan, para que la salud que te pedimos por invocación de tu nombre quede defendida de toda impugnación del maligno por Jesucristo Nuestro Señor.
R. Amen.

El Sacerdote coloca tres veces sal en el agua a manera de cruz diciendo:

Que esta mezcla de la sal y del agua se realice en el nombre del Padre + y del Hijo + y del Espíritu + Santo.
R. Amen.

V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.

Oremos

Oh Dios autor de todo poder y Rey insuperable de todo dominio y siempre triunfador magnífico, que reprimes las fuerzas del dominio del mal, que superas la servicia del enemigo, que poderosamente vences las huestes enemigas: a ti humildes te pedimos oh Señor que mires con bondad estas creaturas de sal y agua y las santifiques con tu bondad, para que doquiera que sea regada por invocación de tu santo nombre desaparezca toda infestación del espíritu inmundo, sea alejado el terror de la serpiente infernal, mediante la presencia del Espíritu Santo nos concedas benigno tu misericordia ya que humildemente te la suplicamos. Por Nuestro Señor Jesucristo tu Hijo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.
R. Amen.