Monday, August 19, 2013

Benedicto XVI pasó pocas horas en Castel Gandolfo


Informaciòn de Vatican Insider, Ago-19-2013 (imágen provista por agencia ANSA, Ago-19-2013).

08/19/2013
Papa Ratzinger pasó pocas horas en Castel Gandolfo

Benedicto XVI volvió ayer a la Villa Pontificia para un paseo y un concierto

ALESSANDRO SPECIALE
ROMA


Papa Ratzinger volvió ayer a Castel Gandolfo, la villa de verano de los Papas en donde pasó los primeros meses después de su renuncia. La villa, con amplios jardines, es un lugar particularmente entrañable para el Pontífice alemán.A pesar de la invitación de Papa Francisco (que se encuentra en el Vaticano trabajando), Benedicto XVI se había negado a transcurrir el periodo estivo en la villa de Albani y había preferido permanecer su vida de recogimiento en el monasterio Mater Ecclesiae en el Vaticano.

Según lo que indicaron diferentes agencias de noticias, el Papa emérito hizo una visita de tres horas a Castel Gandolfo. Ratzinger iba acompañado por las cuatro "memores domini", las laicas consagradas de Comunión y Liberación que lo asisten desde antes de su renuncia.

Paseando en los jardines de la villa, Benedicto XVI habría recitado, como acostumbraba, el Rosario y después habría asistido a un concierto de piano. Al terminar habría vuelto por la tarde al Vaticano.

Problemas para el Papa: un hombre clave no quiere irse


Este es un artículo en español de Clarín de Buenos Aires, Ago-19-2013, el cual más bien retoma lo publicado el pasado Sábado en Il Fatto Quotidiano (imágen superior).

Problemas para el Papa: un hombre clave no quiere irse

POR JULIO ALGAÑARAZ

El secretario de Estado, cardenal Bertone, pide mantener un cargo.

VATICANO. CORRESPONSAL - 19/08/13

Por lo que dicen las “murmurationes” en los pasillos vaticanos y algunas versiones periodísticas, el secretario de Estado, cardenal Tarcisio Bertone, pide con insistencia a Francisco mantener un cargo de prestigio e influencia en el Vaticano, tras su inevitable y cercana renuncia aceptada como “primer ministro” del Papa argentino y jefe operativo de la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia.

Jorge Bergoglio está empleando una buena parte del verano, sin vacaciones, en preparar dos “reformas radicales” inmediatas en las que se juega en buena parte su credibilidad como gran renovador y fundador de un nuevo modelo de Iglesia. Un cambio profundo en las estructuras y los dirigentes de la Curia Romana fue uno de los pilares de su elección como Papa.

Durante las reuniones cotidianas antes del Cónclave que eligió el Papa se fortaleció firmemente la sensación de que el argentino era el líder encargado de sacar a la Iglesia del pozo de desprestigio por una oleada sin precedentes de escándalos y entre otras cosas por el fracaso del pontificado de Benedicto XVI, que no había podido controlar las luchas entre las facciones.

La figura más importante y desprestigiada que simbolizaba este momento sombrío es, precisamente, la del cardenal Bertone, defendido a capa y espada por Benedicto XVI.

A la imprescindible reforma a fondo del gobierno central de la Iglesia se agrega la necesidad de embestir los grandes institutos financieros vaticanos. En primer lugar el Instituto para las Obras de Religión (IOR), el banco del Papa, con una historia de escándalos y maniobras financieras irregulares, que se extienden a otras instituciones, como la Administración del Patrimonio Apostólico, APSA.

Tras la renuncia en febrero de Benedicto XVI, el cardenal Bertone se jugó el todo por el todo y se hizo reelegir por cinco años como presidente de la comisión de Vigilancia cardenalicia del IOR por el ya vencido Joseph Ratzinger, sin esperar la elección del nuevo Papa. Un hecho moralmente irregular.

Bertone se vio por última vez con Francisco el jueves cuando el Papa estuvo en la residencia de Castelgandolfo para la misa de celebración de la Asunción de la Virgen. Bertone habría sugerido, en un almuerzo, su permanencia en este cargo en el IOR.

La prensa italiana anunció que, en setiembre, Bergoglio quería aceptar la dimisión presentada por Bertone, que está por cumplir 79 años, cuatro más de los que marca el rito canónico.

La salida del Secretario de Estado es un acontecimiento, pero mucho más si también el Papa lo quita del IOR, porque Bertone dominó la vida del banco y los escándalos siguieron aunque él sostiene que la “purificación” se inició “antes del pontificado de Francisco”.

En tanto, una complicación se ha perfilado en las últimas semanas, después que el diario Il Giornale –de la familia Berlusconi– disparó con munición gruesa contra la consejera vaticana Francesca Immacolata Chaouquí, de 30 años, que Bergoglio nombró en julio en una de las comisiones encargadas de vigilar las finanzas del IOR.

Chaouqui es acusada de haber escrito varios tuits, antes que de Bergoglio fuera elegido pontífice, que explotan ahora como cartuchos de dinamita. Uno de ellos califica a Bertone como “corrupto”.

En otro tuit firmado por Chaouqui se afirma que “Benedetto XVI padece leucemia”. Ella negó haber escrito los tuits que le atribuyen y confirmó que había cerrado su cuenta en Twitter.