Thursday, July 11, 2013

El Papa no desea ser una celebridad, pero al que no quiere caldo...

Tal parece que al Papa Francisco no le gusta la idea de que exhiban una estatua suya (ver aquí), aunque una más grande ha aparecido (ver aquí). Sin embargo, el trato de celebridad que algunos quieren darle está fuera de control. En Abril pasado reportamos sobre el exito que tenía una fabrica de máscaras en São Gonçalo, cerca a Rio de Janeiro, con la correspondiente a una del Papa Francisco. A medida que se acerca la fecha de la visita papal a la JMJ el exito de las máscaras de Francisco crece, tal informa O Estado de São Paulo, Jul-09-2013:

Máscaras del Papa Francisco estan siendo producidas en larga escala en una fábrica de São Gonçalo, en Rio de Janeiro, como parte de los preparativos para la visita programada que ocurrirá entre los días 23 y 28 de Julio.

[...]

Así que al que no quiere caldo...




Ordinariatos anglo-católicos; llega el cambio de Francisco

Artículo de Andrea Tornielli en Vatican Insider, Jul-10-2013.

10/07/2013
Ordinariatos anglo-católicos; llega el cambio de Francisco

Un nuevo párrafo para favorecer que se acerquen los que están lejos, aunque no pertenezcan al anglicanismo

ANDREA TORNIELLI
(VATICAN INSIDER)


La noticia fue publicada en el sitio oficial del Ordinariato de Nuestra Señora de Walsingham, uno de los que nacieron después de la publicación de la constitución apostólica “Anglicanorum coetibus”, con la que Benedicto XVI, en noviembre de 2009, quiso favorecer la vuelta a la comunión con Roma del clero, los fieles y las parroquias anglicanas que no compartían los cambios liberales de las últimas décadas. Fue retomada por el blog de Damian Thompson del “Telegraph”.

El pasado 31 de mayo, Papa Francisco añadió un párrafo significativo al artículo 5 de las normas complementarias, para que fuera más claro «el aporte de los Ordinariatos personales en el empeño para la Nueva Evangelización».

Este es el texto añadido: «Una persona que fue bautizada en la Iglesia católica, pero que no ha completado los sacramentos de la iniciación y, sucesivamente vuelve a la fe y a la práctica de la Iglesia siguiendo la misión evangelizadora del Ordinariato, puede ser admitida en el Ordinariato y recibir el sacramento de la confirmación o de la eucaristía, o ambos».

En el comentario que acompaña la noticia, se explica que este anejo confirma el papel de los Ordinariatos anglo-católicos en la misión: no se trata solamente, pues, de un instrumento jurídico para los que llegan a la comunión con Roma desde la tradición anglicana, sino que son involucrados en la obra urgente de la Nueva Evangelización.

Al mismo tiempo, como subrayó la Congregación par la Doctrina de la Fe que, bajo la guía de Papa Ratzinger y del entonces prefecto Levada, elaboró la constitución “Anglicanorum coetibus”, la incorporación del Ordinariato sigue vinculada con el criterio objetivo de una iniciación cristiana «incompleta» y significa que los católicos no pueden convertirse en miembros de la Iglesia «por puros motivos subjetivos o preferencias personales».

Es, pues, evidente la intención, sin haber modificado la naturaleza de la constitución apostólica ni de las normas complementarias, de incrementar el compromiso evangelizador. A partir de ahora, los que vuelvan a encontrar la fe cristiana después de haber abandonado el recorrido de iniciación podrán continuar su experiencia en el lugar y con las personas que favorecieron este redescubrimiento. Aunque hubiera sido bautizado en una comunidad católica y, por lo tanto, perteneciera a ella. Al mismo tiempo la indicación final del nuevo texto pone en guardia ante el peligro de considerar los Ordinariatos como una opción para otros católicos con determinados gustos litúrgico-pastorales: los Ordinariatos nacieron y permanecen muy bien definidos como instrumentos destinados a los fieles anglicanos que han optado por el camino de la comunión con Roma.

Motu Proprio del Papa Francisco sobre la jurisdicción de los órganos judiciarios del Estado de la Ciudad del Vaticano en materia penal


FRANCISCI
SUMMI PONTIFICIS


CARTA APOSTOLICA EN FORMA DE “MOTU PROPRIO”
SOBRE LA JURISDICCIÓN DE LOS ÓRGANOS JUDICIARIOS DEL ESTADO DE LA CIUDAD DEL VATICANO EN MATERIA PENAL

[Italiano, Inglés, Español]


En nuestro tiempo, el bien común está cada vez más amenazado por la delincuencia transnacional y organizada, por el uso indebido del mercado y de la economía, así como por el terrorismo.

Por tanto, es necesario que la comunidad internacional adopte instrumentos jurídicos adecuados que permitan prevenir y combatir la delincuencia, favoreciendo la cooperación judicial internacional en materia penal.

La Santa Sede, actuando también en nombre y por cuenta del Estado de la Ciudad del Vaticano, siempre ha afirmado en la ratificación de varios convenios internacionales en dicho ámbito, que esos acuerdos constituyen los medios para contrastar con eficacia las actividades delictivas que amenazan la dignidad humana, el bien común y la paz.

Deseando ahora reafirmar el compromiso de la Santa Sede de cooperar en estos fines, con la presente Carta Apostólica en forma de Motu Proprio dispongo que:

1. Los órganos judiciarios competentes del Estado de la Ciudad del Vaticano ejerzan jurisdicción penal también en orden:

a) a los delitos cometidos contra la seguridad, los intereses fundamentales o el patrimonio de la Santa Sede;

b) a los delitos que se indican:

- en la Ley del Estado de la Ciudad del Vaticano n. VIII, del 11 de julio 2013, por la que se establecen las Normas complementarias en materia penal;

- en la Ley del Estado de la Ciudad del Vaticano n. IX, de 11 de julio 2013, por la que se establecen las Enmiendas al Código Penal y al Código de Procedimiento Penal;

cometidos por las personas mencionadas en el apartado 3, en relación con el desempeño de sus funciones;

c) a cualquier otro delito cuya represión sea requerida por un acuerdo internacional ratificado por la Santa Sede, si el autor se encuentra en el Estado de la Ciudad del Vaticano y no es extraditado al extranjero.

2. Los delitos mencionados en el apartado 1 serán juzgados de acuerdo a la ley vigente en el Estado de la Ciudad del Vaticano en el momento de su comisión, sin perjuicio de los principios generales del ordenamiento jurídico relativos a la aplicación de las leyes penales en el tiempo.

3. A los efectos de la ley penal del Vaticano son equiparados a "funcionarios públicos":

a) los miembros, los funcionarios y empleados de los distintos organismos de la Curia Romana y de las Instituciones vinculadas a ella;

b) los legados papales y el personal con rol diplomático de la Santa Sede;

c) las personas que ejerzan funciones de representación, de administración o de dirección, así como los que ejercen, también “de facto”, la gestión y el control de las entidades que dependen directamente de la Santa Sede inscritas en el registro de las personas jurídicas canónicas en la Gobernación Estado de la Ciudad del Vaticano;

d) cualquier otra persona titular de un mandato administrativo o judicial en la Santa Sede, con carácter permanente o temporal, remunerado o gratuito, cualquiera que sea su nivel jerárquico.

4. La jurisdicción a que se refiere el apartado 1 se hace extensiva también a la responsabilidad administrativa de las personas jurídicas derivada de delito, como está disciplinado por las leyes del Estado de la Ciudad del Vaticano.

5.En el caso de que se proceda por el mismo delito en otros estados, se aplicarán las normas sobre el concurso de jurisdicción en vigor en el Estado de la Ciudad del Vaticano.

6. Permanece cuanto dispuesto en el art. 23 de la Ley núm. CXIX de 21 de noviembre 1987 que aprueba el Ordenamiento Jurídico del Estado de la Ciudad del Vaticano.

Esto decido y establezco, no obstante cualquier disposición contraria.

Establezco que la presente Carta Apostólica en forma de Motu Proprio sea promulgada mediante la publicación en L'Osservatore Romano, y entre en vigor el 1 de septiembre de 2013.

Dado en Roma, en el Palacio Apostólico, el 11 de julio de 2013, primero de mi Pontificado.

FRANCISCUS


Comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede concerniente al Motu Proprio del Papa Francisco sobre las leyes del Estado de la Ciudad del Vaticano en materia penal.

Texto de presentación del arzobispo Dominique Mamberti, Secretario para las Relaciones con los Estados, sobre las leyes aprobadas por la Pontificia Comisión para el Estado de la Ciudad del Vaticano.