Monday, May 27, 2013

P. Amorth: “Le pediré al Papa que dé a todos los sacerdotes el poder de realizar exorcismos”


La frase la extractamos de un artículo aparecido en The Sunday Times de Londres, May-26-2013 (copia facsimilar en la imagén superior, ver subrayado), y fue pronunciada por el P. Gabriele Amorth. Dice textualmente el P. Amorth:

“Le pediré al Papa que dé a todos los sacerdotes el poder de realizar exorcismos, y que asegure que los sacerdotes están adecuadamente capacitados para esto comenzando con el seminario. Hay una gran demanda por ellos”.

¿Es exagerada la intención del P. Amorth? Bueno, como para que se hagan una idea, el diario portugués Diario De Noticias, May-25-2013, dedicó dos páginas al tema del exorcismo, en una de las notas (copia facsimilar en la imágen inferior) dice claramente que la Conferencia Episcopal de Portugal acepta que hay una gran demanda de sacerdotes exorcistas, pero, ¡oh, sorpresa!, sólo hay tres exorcistas en el país. Las diócesis que cuentan con ellos son Santarém, Viseu y Lamego. En Santarém el nombre del exorcista no es público pero los sacerdotes saben a quien hay que recurrir en caso de necesidad. En Viseu el exorcista es un sacerdote de una orden, quien trabaja con un psicólogo y un psiquiatra. Y en Lamego es el P. Duarte Sousa Lara, de quien además brindan la dirección de su página de internet.



Entradas Relacionadas: ¿Y si cualquier sacerdote pudiera exorcizar sin permiso del obispo?

La batalla de dos pueblos por el corazón de Padre Pío


Lo relata Il Mattino, May-27-2013, págs 1 y 12 (copia en PDF aquí). La cosa comenzó recientemente con ocasión del 126° aniversario del nacimiento de San Pío de Pietrelcina, llevada a cabo este pasado fin de semana con la presencia del presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, Card. Angelo Bagnasco. El ministro provincial de los Frailes Menores Capuchinos de la Provincia Religiosa de Sant'Angelo, P. Francesco Colacelli, anunció la intención de los frailes de llevar el corazón del P. Pío a su pueblo natal, Pietrelcina. No se dejó esperar la reacción del alcalde de San Giovanni Rotondo, Luigi Pompilio, quien el Domingo en la mañana citó a una junta de emergencia, en la cual se decidió hacer saber a los frailes que ello iría en contra de la voluntad expresa del P. Pío, quien siempre manisfestó su deseo de ser sepultado en San Giovanni Rotondo. “El corazón es el órgano más noble de una persona, con mayor razón de un santo como San Pío. Transferirlo a su ciudad natal removiendolo a San Giovanni no aprece ser una decisión justa y oportuna”, es cuanto ha señalado Pompilio en un comunicado. Esta oposición ha postergado, por ahora, la idea inicial de la transferencia de la preciosa reliquia. Los Frailes Menores Capuchinos así lo han hecho saber por medio de un comunicado (PDF), en el cual aclaran que sólo se trata de “una intención”, que “obviamente, debe ser puesta a la atención de todas las autoridades competentes”.

Card. Angelo Bagnasco se pone en marcha a la periferia —moral— y da la comunión a transexual

Artículo de La Vanguardia de Barcelona, May-27-2013.

Un cardenal italiano rompe un tabú y da la comunión a un transexual

Italia ha asistido perpleja a un hecho bastante insólito: un cardenal que da la comunión a un conocido transexual. El hecho ocurrió el pasado sábado, en Génova, durante el funeral por Andrea Gallo, un sacerdote muy popular y heterodoxo, que gozaba de gran estima entre prostitutas y transexuales, y que abogaba por el uso del preservativo y por la legalización de las drogas blandas.

Todos los diarios italianos ofrecieron ayer la foto del cardenal Angelo Bagnasco, arzobispo de Génova y presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), dando la hostia consagrada a Vladimir Luxuria, transexual, artista y exparlamentario de Refundación Comunista. Nadie tuvo duda de que Bagnasco reconoció a Luxuria, pues ya había intervenido con una lectura durante la ceremonia. Que no negara la comunión a una persona que, según la ortodoxia católica, está en flagrante pecado, se interpreta como una señal alentadora de más tolerancia. En Italia hay un gran debate, por ejemplo, sobre la negativa oficial de la Iglesia a que los divorciados comulguen.

Después del funeral, Luxuria confesó ante la prensa que no comulgaba desde los 17 años, pero esta vez lo hizo en homenaje a don Gallo, el cura fallecido, a quien agradeció "habernos hecho sentir hijas de Dios". Luxuria explicó así el momento de la comunión: "Miré a los ojos del cardenal, me reconoció y, sin vacilaciones, me dio la hostia. Es el comienzo de una apertura".

Que Bagnasco, presidente de la CEI, realizara el gesto ante Luxuria tiene relevancia, dado que el Vaticano mantiene aún una actitud no negociable ante la homosexualidad y los transexuales. El nuevo papa Francisco aún no ha abordado el tema, pero el anterior, Benedicto XVI, poco antes de presentar su renuncia, reafirmó que el género es algo que da Dios y no una opción personal o una fórmula de conducta social que alguien sea libre de escoger. Para el papa emérito, la aceptación de las bodas homosexuales representa una revolución antropológica inaceptable y peligrosa.

En Italia no es posible el matrimonio homosexual y ni siquiera existe una regulación para las parejas del mismo sexo. En parte se debe a la docilidad histórica de los partidos políticos ante la Iglesia y ante el Vaticano. Siempre han creído -seguramente sobrevalorando el peligro- que un enfrentamiento frontal con la jerarquía católica les acarrearía la pérdida de muchos votos católicos. Pero la situación está cambiando, sobre todo a la luz de lo que ocurre en otros países. El centroizquierda se presentó a las últimas elecciones con la propuesta de avanzar hacia la legalización de las parejas homosexuales.

Es significativa la evolución en la derecha berlusconiana. Varios de sus líderes, entre ellos los ex ministros Sandro Bondi, Giancarlo Galan y Stefania Prestigiacomo, se mostraron ayer abiertos a avanzar hacia la aceptación del matrimonio homosexual o fórmulas parecidas. Estos ministros reaccionaron así a una carta abierta publicada el sábado, en portada, por el diario La Repubblica, en la que un joven homosexual de 17 años pedía el derecho "a existir" y aludía a algunos suicidios que ha habido en Italia de adolescentes gais que no pudieron soportar las burlas y el rechazo social.

El firmante de la carta sostenía que "un país que se dice civilizado no puede abandonar una parte de sí mismo" y "no puede permitirse vivir sin una ley contra la homofobia". El autor reconocía implícitamente que quizás Italia no esté todavía madura para las bodas gais, pero sí urge aprobar normas que penalicen los insultos y la discriminación.