Friday, May 24, 2013

Ceremoniero papal celebrará Misa según la Forma Extraordinaria

El sitio Eco Di Caserta informa que Mons. Marco Agostini (imágen), oficial de la Oficina para las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontifice, celebrará una Misa Solemne según la Forma Extraordinaria en la Catedral de Caserta (Italia) el próximo Sábado, May-25-2013 a las 19:00 (hora local).

Primer congreso Summorum Pontificum en Guadalajara, México: Información oficial


Los organizadores del primer congreso Summorum Pontificum en Guadalajara, México (al cual nos hemos referido previamente aquí, aquí, aquí, aquí y aquí), nos reportan la información oficial (y suponemos definitiva) sobre el mismo, aparte de lo cual recalcan:

Ademas de las 10 conferencias tendremos diferentes actividades litúrgicas (Misas y vísperas solemnes) conciertos de música sacra y la participación del Cardenal Don Juan Sandoval Arzobispo emérito de Guadalajara en la misa del domingo 7 de Julio para conmemorar el 6º aniversario del Motu Propio Summorum Pontificum.

Para ver los detalles completos del mismo, se pueden dirigir a este enlace y a este enlace.


Padre Federico Lombardi desmiente que Benedicto XVI esté escribiendo próxima encíclica de Papa Francisco

Lo reporta el blog Il Sismografo, el P. Federico Lombardi desmiente que Benedicto XVI esté escribiendo próxima encíclica de Papa Francisco, como se reportó inicialmnete. Traducimos la cita textual de las palabras del P. Federico Lombardi, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

“desmiento absolutamente que el Papa emérito Benedicto XVI esté trabajando en completar el proyecto de Encíclica sobre la fe que había empezado. Confirmo que el proyecto fue reasumido por el Santo Padre Francisco. Pero actualmente es difícil prever cuando la encíclica pueda estar lista para su publicación”.


Actualización May-24-2013 (17:25 UTC): En sus cuentas de Twitter el periodista Andrea Tornielli (aquí y aquí) y Catholic News Service (aquí), confirman las afirmaciones del P. Lombardi.


Entradas Relacionadas: Aunque P. Lombardi haya desmentido, Francisco confirma que sí publicará encíclica que le legó Benedicto XVI. La “encíclica a 4 manos” se llamaría “conservo la fe”.

Incluso en la Curia romana hay cardenales que no creen en la existencia del Diablo

Se sale del marco de la enseñanza bíblica y eclesiástica todo aquel que rehúsa reconocerla como inexistente; e igualmente se aparta quien la considera como un principio autónomo, algo que no tiene origen en Dios como toda creatura; o bien quien la explica como una pseudorrealidad, como una personificación conceptual y fantástica de las causas desconocidas de nuestras desgracias.

Paulo VI
Catequésis en audiencia general
Nov-15-1972



A raíz de la oración de liberación que hizo el Papa Francisco sobre un jóven al final de la Misa de Pentecostés (ver aquí), la cual el portavoz vaticano negó aún en contra de la evidencia (y junto con él otros tantos, ver aquí, aquí y aquí), proponemos un pasaje del capítulo 7 del libro “El último exorcista. Mi batalla contra satanás” del P. Gabriele Amorth con Paolo Rodari (Ed. San Pablo 2012), en el cual se denota que aún en la Curia romana hay (¿hubo?) un cardenal que sin ser católico, i.e., sin creer en la existencia del Diablo, alcanzó los más altos lugares en la Iglesia. ¿Cuantos más como él existirán?

Aclaramos que respecto de casos como el de este prelado, el P. Amorth nunca afirma que no sean católicos, dicha afirmación es nuestra, sino que “no creen en una verdad evangélica”. En otra entrada anterior se denota que hay sacerdotes que no creen la existencia del Diablo, pero únicamente se refiere a sacerdotes.

A nosotros en realidad no nos sorprende que en tan altas esferas eclesiales haya semejantes prelados ya que somos del mismo pensamiento aquel de San Juan Eudes: Cuando Dios está enojado con su pueblo lo deja caer en manos de ese tipo de pastores.


Cierto día un cardenal me dijo:
«Los dos sabemos que Satanás no existe»

—Buenos días, eminencia, soy el padre Gabriel Amorth. Soy sacerdote paulino. Vivo en Roma. Soy también el exorcista oficial de la...

—Sé quién es usted. He oído hablar de usted. Por favor, ¿qué desea?

—Necesitaría dialogar con su eminencia.

—¿Con qué fin?

—Pues bien, he formado una asociación de exorcistas. Nos reunimos en Roma para debatir y ayudarnos. Ha de saber que en el mundo somos en realidad muy pocos.

—Escuche, Ahora no tengo tiempo. Sí quiere puede venir a mi casa mañana. Así me dice lo que desea. Hasta luego.

El cardenal da por terminada la conversación telefónica de manera más bien brusca. O al menos así me lo parece, Algo me dice que no le soy simpático. Intuyo el motivo de esto. Pero sigo queriendo encontrarme con él.

Al día siguiente me hago anunciar en su casa a la hora señalada. Un curita muy educado entra en un salón en el fondo de un corredor. Sale pocos momentos después sin mirarme. Viene hacía mí. Entra en otro salón sin decirme nada.

—¡Adelante!-grita una voz ronca que imagino proviene del salón al fondo del pasillo.

Entro.

Su eminencia esta sentado en una butaca. Delante de el tiene encendido un televisor. En la mano tiene el mando. Me hace señas de sentarme en una butaca al lado de la televisión. Después de sentarme, apaga la tele.

—Usted quería verme. Pues aquí estoy. Cuénteme.

—Bueno, eminencia. Deseaba informarle sobre el hecho de que, en calidad de exorcista de la diócesis de Roma, he pensado convocar una pequeña asamblea de exorcistas. Somos pocos en el mundo y oquísimos en Italia. He pensado que vernos nos podrá ayudar. Es un «oficio» difícil. Así que he venido aquí solo para informarle acerca de esta iniciativa.

—Pero debe informar a Ruini (el cardenal Camillo Ruini es, en el momento en el que tiene lugar esta conversación, todavía el obispo vicario para la diócesis de Roma, el sucesor del cardenal Ugo Poletti, N.d.R.), no a mí. Yo dirijo una oficina vaticana que en el papel podría tener competencia en esta materia, pero solo en el papel. El que debe ser informado es Ruini.

—Eminencia, Ruini ya ha sido informado. Le he escrito personalmente. Me parece conveniente informarle también a usted...

—Sí, sí, claro está. Ha hecho bien. Pero en cuanto a esta historia del diablo...

—¿Cómo, perdone?

—Digo que... Usted hace el oficio de exorcista, pero los dos sabemos que Satanás no existe, ¿verdad?

—¿Qué quiere decir con «sabemos que no existe»?

—Padre Amorth. Por favor. Usted sabe mejor que yo que todo esto es una superstición. ¿No me querrá hacer creer que usted lo cree de veras?

—Eminencia, me asombra oír estas palabras de una personalidad tan importante como usted.

—¿Le asombra? Pero, ¿por qué? ¿No me venga a decir que usted de verdad cree en eso?

—Yo creo que Satanás existe.

— ¿De veras? Yo no. Y espero que nadie lo crea. Difundir ciertos temores no es bueno...

—Pues, sí, eminencia, no tiene que decírmelo. Más bien, si me lo permite, le sugeriría algo.

—Dígame.

—Usted debería leer un libro que quizá le pueda ayudar.

— ¿Ah sí? ¿Qué libro, padre Amorth?

—Usted debería leer el Evangelio.

Un silencio glacial reina en la sala. El cardenal me mira seriamente sin responder. De modo que lo acoso.

—Eminencia, es el Evangelio el que habla del demonio. Es el Evangelio el que nos dice que Jesús expulsa los demonios. Y no solo esto, es el Evangelio el que dice que entre los poderes que ha dado a los apóstoles está el de echar a los demonios. ¿Qué desea hacer, eliminar el Evangelio?

—No, pero yo...

—Eminencia, quiero ser franco con usted. La Iglesia comete un pecado grave al no hablar ya del demonio. Las consecuencias de esta actitud son gravísimas. Cristo vino y luchó. ¿Contra quién? Contra Satanás. Y lo venció. Pero él es todavía libre de tentar al mundo. Hoy. Ahora. ¿Y usted qué hace? ¿Me dice que son solo supersticiones? ¿También el Evangelio es entonces solo superstición? ¿Pero cómo puede la Iglesia explicar el mal sin hablar del demonio?

—Padre Amorth, Jesús expulsa a los demonios, es verdad. ¡Pero es solo una manera de hablar para poner en evidencia el poder de Cristo! El Evangelio es una expresión continua de parábolas. Todas son parábolas. Jesús siempre enseñó con parábolas.

—Pero eminencia, cuando Jesús quiere usar una parábola lo dice claramente. El Evangelio dice: «Jesús les contó esta parábola». Mientras que el Evangelio distingue netamente hechos históricos realmente sucedidos, las curaciones, las enseñanzas, los reproches, los exorcismos, diferenciando a estos de las curaciones. Cuando Jesús expulsa a los demonios no se trata de una parábola, sino de una realidad. No combatió contra un fantasma, sino contra una realidad, de lo contrario se hubiera tratado de una farsa. Muchos santos lucharon contra el demonio, muchos santos fueron tentados por el demonio, piense por ejemplo en las experiencias de los padres del desierto, muchos santos realizaron exorcismos. Entonces, ¿todos habrían sido unos falsos, unos neuróticos? ¿Cómo es posible no creer en la existencia de Satanás?

—Está bien, pero aun admitiendo que fueran hechos reales, aun admitiendo que Jesús sacó los demonios, queda el hecho de que Jesús, con su resurrección, lo venció todo y, por lo tanto, venció también al demonio.

—Sí, es verdad, lo venció todo. Pero esta victoria se debe aplicar y ha de ser encarnada en la vida de cada uno de nosotros. Cristo venció, pero su victoria para nosotros debe ser reafirmada día tras día. Nuestra condición de hombres lo impone. La acción del demonio no fue anulada completamente. El demonio no fue destruido. El Evangelio dice que el demonio existe y que tentó hasta al mismo Cristo. Jesús ha dado las armas, nos las ha dado también a nosotros, para vencerlo. El demonio puede todavía tentamos, todos podemos ser tentados, como lo demuestra la oración contra el maligno que el mismo Jesús nos enseñó, en el Padrenuestro. Hasta el Vaticano II, al finalizar la misa se decía la oración a san Miguel arcángel, ese pequeño exorcismo compuesto por el papa León XIII y se leía el Prólogo del Evangelio de san Juan precisamente en clave liberadora.

Su Eminencia ya no sabe qué decir. Ni habla ni reacciona. Me levanto, me despido y salgo. Y pienso: ¿Hasta aquí hemos llegado? Y sabiendo que hasta principios del Medievo los exorcistas existían en todas partes. Después, desafortunadamente, algo cambió.

Candidatos para suceder al Secretario de Estado


Matteo Matzuzzi firma un artículo en el periódico Italia Oggi, May-24-2013, pág. 12 (copia facsimilar en la imágen), el cual trata de la sucesión del card. Tarcisio Bertone, Secretario de Estado del Estado Vaticano, quien en diciembre cumplirá 79 años, y quien ha sido confirmado de momento en su cargo por el Papa Francisco, como ha ocurrido con todos lo miembros de la Curia. Entre los nombre que Matzuzzi destaca como posibles candidatos a suceder al card. Bertone, se encuentran: el card. Giuseppe Bertello, Presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano (popularmente llamada governatorato), más recientemente en la prensa gracias a su nombramiento por el Papa Francisco como uno de sus ochos consejeros; Mons. Pietro Parolin, actual Nuncio en Venezuela; el card. Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos (popularmente Propaganda Fidei); y finalmente Mons. Luigi Ventura, actual Nuncio en Francia.


Entradas Relacionadas: Candidatura del sucesor del Card. Bertone, Maradiaga en la pole position. En lucha por la Secretaría de Estado los vaticanistas hacen de jefes de información.

Texto de la Oración a la Santísima Virgen pronunciado por el Papa Francisco al término de la Liturgia de la Palabra para la profesión de Fe de los obispos italianos


Madre del silencio, que custodias el misterio de Dios,
líbranos de la idolatría del presente, a la cual se condena quien olvida.
purifica los ojos de los pastores con el colirio de la memoria:
que volvamos a la frescura de los orígenes por una Iglesia orante y penitente.

Madre de la belleza, que florece de la fidelidad al trabajo diario,
que despertemos del sueño de la pereza , de la mezquindad y del derrotismo.
Reviste a los pastores de la compasión que unifica e integra: descubriendo la alegría de una Iglesia sierva, humilde y fraterna.

Madre dela ternura, que envuelve de paciencia y de misericordia,
ayuda a quemar la tristeza, la impaciencia y la rigidez de quien no conoce pertenencia.
Intercede ante tu Hijo, para que sean ágiles nuestras manos, nuestros pies y nuestro corazón:
que edifiquemos la Iglesia con la verdad en la caridad.
Madre, somos el Pueblo de Dios, peregrinante hacia el Reino. Amen.

S.S. Francisco
Profesión de Fe con los obispos de la
Conferencia Episcopal Italiana
Basílica de San Pedro en el Vaticano
May-23-2013
[Traducción de Secretum Meum Mihi]

Annecy, Francia: Sacerdote masón removido de sus funciones

¿Y como para cuando vamos a ver este tipo de medidas, y aún más drásticas, en los altos vértices vaticanos, en donde recientemente un cardenal (anónimo) ha revelado la infiltración masónica? Aunque hay que aclarar que las denuncias de la pertenecia de miembros curiales a la masonería no es de ahora sino que data de los años 70, época desde la cual el Vaticano jamás ha salido a desmentir sino que ha observado lo que se llama silencio complaciente, es decir, lo que en el lenguaje de nosotros los del vulgo se entinede como “el que calla otorga”.

En un comunicado, May-26-2013, la diócesis de Annecy, Francia, informa (traducción de Secretum Meum Mihi, énfasis añadido):

Con motivo de su participación activa en una logia masónica, un sacerdote de la diócesis fue removido de sus funciones por Mons. Yves Boivineau, Obispo de Annecy, por petición de Roma. En efecto, a pesar de la incompatibilidad de principios en el plano de la fe y de sus exigencias morales, el sacerdote en cuestión, cura de una parroquia en la diócesis de Annecy, es adherente de una logia del Gran Oriente de Francia desde 2001.

[...]

Respecto a la “incompatibilidad” de la que habla el comunicado, consultar aquí, aquí y aquí.


Entradas Relacionadas: Un ex masón pide rezar por el cura excomulgado: «Nada es imposible para Dios, yo soy la prueba». Sacerdote masón se pone en marcha a Roma con intención de ser rehabilitado.

La pluma fantasma de la encíclica de Francisco sería Benedicto

La información originalmente fue proporcionada por Mons. Luigi Martella, Obispo de Molfetta-Ruvo-Giovinazzo-Terlizzi, quien en un editorial de la revista diocesana Luce e Vita, May-26-2013, recuenta cómo le fue en su reciente visita Ad Limina y revela el dato de que la propuesta encíclica sobre la Fe, que estuviera en su momento preparando el Sumo Pontífice emérito Benedicto XVI, en efecto sería publicada pero firmada por el actual obispo de Roma, Francisco.

Información de Vatican Insider, May-24-2013.

24/05/2013
Encíclica sobre la fe; ¿escribe Benedicto y firma Francisco?

El obispo de Molfetta: Ratzinger está terminando el texto, que pasará a su sucesor. Revela además que Bergoglio está pensando en otro documento sobre la pobreza

ANDREA TORNIELLI
(VATICAN INSIDER)


El Papa Francisco estaría pensando en una encíclica sobre la pobreza. Pero antes podría publicar la encíclica sobre la fe en cuya redacción está trabajando su predecesor, el “Sumo Pontífice emérito” Benedicto XVI (título consagrado en la nueva edición del Anuario Pontificio). La “revelación” fue hecha por uno de los religiosos italianos que fueron recibidos hace pocos días por el Papa durante las visitas “ad limina”, Luigi Martella, obispo de Molfetta, y apareció en el último número de la revista diocesana “Luce &Vita”.

Monseñor Molfetta describió la audiencia con Francisco y dio a conocer el diálogo con el Papa: “quiso hacer una confidencia, casi una revelación”. “Benedicto XVI -escribió el obispo- está terminando de escribir la encíclica sobre la fe que llevará la firma de Papa Francisco”. “Después -añadió-, él mismo preparará su primera encíclica sobre los pobres: “Beati pauperes”. La pobreza -precisó- entendida no en sentido ideológico o político, sino en sentido evangélico”.

Según el obispo de Molfetta, el mismo Ratzinger estaría trabajando directamente en el texto sobre la fe. Se trata de un proyecto que comenzó hace muchos meses y que habría debido ser publicado en 2013, al final del Año de la Fe proclamado por el mismo Benedicto XVI. Según la información que había circulado, el Papa todavía no estaba involucrado directamente en la redacción de este texto, sino que era la Congragación para la doctrina de la fe la que se estaba encargando después de haber recibido indicaciones del mismo Benedicto XVI. El padre Lombardi, el día siguiente de la renuncia de Ratzinger, confirmó la existencia de un texto y también indicó que no habría sido publicado antes de la renuncia oficial de Benedicto XVI, el 28 de febrero. Hubo quienes pensaron que la reflexión sobre la fe (que completaría una trilogía dedicada a las virtudes teologales: fe, esperanza y caridad) se habría transformado en un libro o, de cualquier manera, en un texto “privado” de Joseph Ratzinger.

Por lo que indicó monseñor Martella, Francisco habría decidido “apropiarse” del proyecto. Algo semejante a lo que sucedió tras la elección de Benedicto XVI, que usó para su primera encíclica (“Deus caritas est”) los borradores de una que había preparado Juan Pablo II, pero que se había quedado en en el tintero.

El obispo de Molfetta también dijo que el Papa le pidió que rezara por él dos veces. “Se sintió muy agradecido cuando le dijimos que lo queremos mucho y que nuestra gente está admirada por su persona, que está rodeado de muchísimo afecto. Él esquivó el halago diciendo que no era obra suya sino un don de Dios. Además demostró su sentido del humor ante la pregunta: ‘Santidad, ¿cómo está? ¿Cómo se encuentra aquí?’. Él, con una sonrisa en los labios, respondió: ‘Mientras veía que los votos en el Cónclave aumentaban, no perdí la paz. Por lo tanto, duermo muy bien aquí’. Después añadió: ‘Pero hay muchísimas cosas que hacer’. Le animamos para que siga en esta línea, porque estamos con él”.


Entradas Relacionadas: Padre Federico Lombardi desmiente que Benedicto XVI esté escribiendo próxima encíclica de Papa Francisco. Aunque P. Lombardi haya desmentido, Francisco confirma que sí publicará encíclica que le legó Benedicto XVI.