Wednesday, March 27, 2013

Limpieza en la basílica Vaticana

En este video provisto por News.va se puede observar la operación de limpieza del Baldaquín en la Basílica de San Pedro. Esta limpieza se realiza dos veces al año, una para la Pascua y otra para la Navidad.


El Obispo de La Pampa sería el nuevo sucesor de Bergoglio en Buenos Aires

Información de La Nación, Mar-27-2013.

Francisco y la Argentina
Miércoles 27 de marzo de 2013 | 13:15

Mario Poli, el sucesor del papa Francisco como arzobispo de Buenos Aires

La decisión fue tomada por el propio Jorge Bergoglio; se trata del actual obispo de La Pampa, según pudo confirmar LA NACION

El papa Francisco decidió nombrar al obispo de La Pampa, Mario Poli , como su sucesor en el Arzobispado de Buenos Aires, una decisión que se adoptaría de manera oficial en las próximas horas, según pudo confirmar LA NACION de fuentes eclesiásticas.

El Colegio de Consultores, cumpliendo con las normas canónicas para sede vacante, había designado días atrás de forma temporal a monseñor Joaquín Sucunza como arzobispo de Buenos Aires, a la espera de la decisión del flamante sumo pontífice.

El nombramiento de Poli -que será informado oficialmente en Jueves Santo, un día fundamental para la liturgia católica- es clave dado que será tarde o temprano "creado" cardenal, por tratarse de una sede primada con impronta cardenalicia.

En 2002, el por entonces papa Juan Pablo II nombró a monseñor Poli como obispo auxiliar de Buenos Aires.

Seis años después, abandonaría ese cargo para ocuparse de la diócesis de Santa Rosa, aunque toda su trayectoria está vinculada al clero de Buenos Aires, con especial vinculación con Jorge Bergoglio, a quien reconoce como su referente. De acuerdo con lo que surgió del ámbito eclesiástico, el perfil de Poli es menos político y más pastoral, del mismo modo que lo vive el ahora sumo pontífice.

Al igual que Bergoglio, el obispo pampeano se mostró en contra de la aprobación de la ley de matrimonio igualitario.

Durante el debate del proyecto del kirchnerismo en el Congreso, Poli envió una carta a senadores de La Pampa en la cual le manifestaba que debían votar "a favor de la familia pampeana".

En esa misiva, el obispo pampeano expresó que la aprobación de la ley podía "constituir un grave y riesgoso factor de disolución familiar, que afecte seriamente el futuro de nuestra provincia y el de la nación entera".

Por otra parte, Poli cuestionó con dureza el año pasado al sacerdote Jorge Luis Hidalgo, quien saludó por Facebook a Jorge Rafael Videla en el día de su cumpleaños. Poli dijo que la actitud de Hidalgo "causó un profundo pesar y le causó un grave daño a la Iglesia", en una misiva que envió a las parroquias e iglesias de la provincia.

EL PERFIL

El obispo de Santa Rosa nació en Buenos Aires el 29 de noviembre de 1947. En 1969 ingresó en el Seminario Metropolitano de la Inmaculada Concepción, de Buenos Aires (Villa Devoto), donde cursó los estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Pontificia Universidad Católica Argentina "Santa María de los Buenos Aires" (UCA).

Es también licenciado en Servicio Social por la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Fue ordenado sacerdote el 25 de noviembre de 1978. Tras su ordenación fue designado vicario parroquial en San Cayetano (Liniers), donde se desempeñó hasta 1980.

Tras otros destinos pastorales, el entonces arzobispo de Buenos Aires, cardenal Antonio Quarracino, lo nombró en 1992 director del Instituto Vocacional San José, donde los seminaristas de la arquidiócesis de Buenos Aires comienzan su formación sacerdotal y durante un año acrecientan su vida espiritual y se ejercitan en la disciplina interior que los ayuda a madurar su vocación al sacerdocio.

En 2002, el papa Juan Pablo II lo nombró obispo auxiliar de Buenos Aires. Luego, en 2008, Benedicto XVI lo promovió como obispo de Santa Rosa..

Francisco iría a su tierra natal en Diciembre de 2013

Los dos principales diarios de Argentina lo dan como un hecho y lo anuncian hoy en primera página.

Clarín:


Y La Nación:



Por parte de la Santa Sede nadie ha confirmado oficialmente el viaje. Veremos.

En el 9° día desaparece el “anillo del pescador”

El que nos dijeron sería el nuevo anillo que portaría el Pontífice, o sea el “anillo del pescador”...



...Impuesto por el Decano del Colegio Cardenalicio, Card. Angelo Sodano, al Papa Francisco en Mar-19-2013...




...Ahora, nueve días después de impuesto, ha desaparecido. Así se pudo notar durante la primera audiencia general del nuevo Pontífice, Mar-27-2013, celebrada en la Plaza de San Pedro. El anillo que portaba Francisco es el mismo que solía usar antes de ser Papa, es decir, en su calidad de cardenal Arzobispo de Buenos Aires, Argentina (click sobre las imágenes para ampliar).







Entradas Relacionadas: El misterio del anillo intermitente continúa.

El extraño caso del “cardenal a medias”

Interesante artículo de Chiesa On Line, Mar-26-2013, sobre el secretario del cónclave, Mons. Lorenzo Baldisseri, quien ahora es cardenal (ver entrada previa relacionada aquí).

El extraño caso del "cardenal a medias"

Es Lorenzo Baldisseri, el secretario del cónclave. Apenas elegido, el Papa Francisco le ha puesto en la cabeza su solideo cardenalicio. ¿Obedeciendo a las tradiciones? No. En los precedentes diez cónclaves sólo una vez se había hecho lo mismo

CIUDAD DEL VATICANO, 26 de marzo de 2013 – Si se quiere individuar el primer gesto sorprendente de este pontificado, hay que retroceder hasta el final del cónclave, a los minutos que siguieron a la elección de Papa Francisco.

Inmediatamente después de su elección, acaecida a las 19 horas del 13 de marzo, Jorge Mario Bergoglio se quitó el solideo rojo de cardenal y lo puso en la cabeza del secretario del cónclave, el arzobispo Lorenzo Baldisseri.

El gesto tuvo lugar en la Capilla Sixtina ante los ojos de todos los cardenales electores, que lo aplaudieron.

En ese momento, no pocos purpurados pensaron que Baldisseri se había convertido canónicamente en cardenal en ese instante. Y algunos de ellos han seguido pensándolo durante días. También porque – come ha observado el periódico "La Stampa" – cuando el nuevo Papa se asomó al balcón de la Basílica de San Pedro para su primera bendición "urbi et orbi", Baldisseri, que estaba detrás de él, llevaba un solideo de un inequívoco color rojo púrpura.

"La Stampa" ha escrito, además, que la iniciativa había sido sugerida a Papa Francisco por "uno de los ceremonieros ancianos presentes en ese momento en la Sixtina", que se la presentó como una "antigua costumbre".

No sólo. "La Stampa" sigue refiriendo que "el día después de la elección Baldisseri, llevando puesto aún el solideo rojo sobre las vestiduras violáceas, se presentó en la misa concelebrada por el nuevo Papa en la Capilla Sixtina, pidiendo que se le admitiera también a él entre los cardenales. Los ceremonieros no habían previsto su presencia, pero Baldisseri, valiéndose del solideo rojo que había recibido el día anterior, insistió para participar. Al final, después de alguna aclaración, se le permitió concelebrar junto a los otros purpurados".

El 19 de marzo Baldisseri también estaba entre los concelebrantes de la misa de inicio del ministerio del nuevo obispo de Roma. Pero esta vez el secretario del cónclave llevaba de nuevo en su cabeza el solideo violáceo de simple obispo.

El periódico "La Repubblica", por su parte, ha localizado la grabación de una entrevista de la sección en lengua portuguesa de Radio Vaticana, en la cual Baldisseri narra así el episodio:

"Al final del cónclave, los cardenales profesaron obediencia al Santo Padre en la Capilla Sixtina. También yo, como secretario del cónclave, fui llamado para cumplir este acto de obediencia y saludo al Santo Padre. Cuando llegué ante él, me arrodillé. En ese momento el papa puso una mano sobre mi cabeza y me puso el solideo rojo de cardenal. ¡Ha sido una emoción tan grande! Ello significa que el secretario del colegio de los cardenales que es, efectivamente, el secretario del cónclave, es o será cardenal. El Papa me dijo a continuación: 'Eres cardenal a medias'”.

Ciertamente, – ha proseguido Baldisseri – la real creación cardenalicia aún no se ha realizado "porque necesita un consistorio oficial convocado por el Santo Padre y después la publicación. Pero aquí todos saben que mi nombre está en la lista".

El curioso episodio, antes de acabar en las páginas de los periódicos italianos, ya había sido difundido en Brasil. Tanto, que el mismo padre Federico Lombardi, “portavoz” vaticano, el día después de la elección de Papa Francisco, había desmentido a una periodista latinoamericana que Baldisseri hubiese ya sido creado cardenal: "No resulta que el número de los electores haya cambiado", dijo.

*

¿Pero cuáles son los precedentes de esa que ha sido presentada por Papa Francisco como una "antigua tradición" que hay que respetar?

En realidad, si se mira a los cónclaves del último siglo, la llamada "tradición" se reduce a un único caso aislado, de 1958.

En ese caso, el neo-elegido Juan XXIII, Papa más bien desenvuelto en nombramientos episcopales y cardenalicios, impuso el propio solideo color púrpura al secretario del cónclave, monseñor Alberto di Jorio, 74 años. Era el 28 de octubre y, efectivamente, en el primer consistorio del Papa Angelo Giuseppe Roncalli, celebrado el 15 de diciembre sucesivo, el eclesiástico romano que después se convertiría en presidente del IOR recibió la birreta.

Pero en el resto de los nueve cónclaves que se han celebrado entre 1903 y 2005 no se recuerda que el pontífice apenas elegido haya colocado el propio solideo en la cabeza del monseñor u obispo que realizaba la función de secretario.

No sólo. En algunos casos, los eclesiásticos en cuestión tuvieron que esperar al menos un segundo consistorio antes de recibir la púrpura.

Pero vayamos en orden cronológico.

El 4 de agosto de 1903 es elegido Papa Pio X. El secretario del cónclave es el joven arzobispo anglo-español Rafael Merry del Val, 38 años, llamado para ejercer esta función de manera provisional por los cardenales el 21 de julio, visto que el cargo estaba vacante tras la muerte de León XIII, acaecida el día anterior. Papa Sarto lo nombra prosecretario de estado el mismo día de la elección y lo crea cardenal tres meses después, en su primer consistorio, el 9 de noviembre sucesivo. Para la crónica, Merry del Val dejará la secretaría de estado para convertirse en prefecto del Santo Oficio en 1914 con la llegada de Benedicto XV, muriendo en 1930 con 65 años.

El 3 de septiembre de 1914 es elegido, precisamente, Benedicto XV. El secretario del cónclave es el arzobispo Tommaso Pio Boggiani, 51 años, originario de Boscomarengo en Piamonte, dominico como otro ilustre conciudadano, Papa San Pio V. Boggiani no es creado cardenal enseguida. Benedicto XV no le concede la púrpura, de hecho, en el primer consistorio, del 6 de diciembre de 1915, sino en el segundo, el 4 de diciembre de 1916, más de dos años después del cónclave que lo había elegido. Boggiani será durante algunos años arzobispo de Génova. Muere en 1942, a los 79 años de edad, tras haber participado como cardenal a dos cónclaves.

El 6 de febrero de 1922 es elegido Pio XI. El secretario del cónclave es monseñor Luigi Sincero, 52 años. También él de origen piamontés, de Trino Vercellese, y también él debe esperar un turno para convertirse en cardenal. Efectivamente, Papa Achille Ratti no le impone la birreta en el primer consistorio, del 11 de diciembre de 1922, sino en el segundo, el 23 de mayo de 1923, quince meses después del cónclave que lo había elegido. Puesto a la cabeza de la congregación para las Iglesias orientales, Sincero es consagrado obispo en 1929 y muere en 1936, con 66 años.

El 1 de marzo de 1939 es elegido Pio XII. El secretario del cónclave es monseñor Vincenzo Santoro, 53 años, pullés, originario de Ascoli Satriano, en la provincia de Foggia y en esa época sede de diócesis, que muere en Roma el 21 de mayo de 1943, antes de poder recibir, eventualmente, la púrpura. De hecho, el Papa Eugenio Pacelli celebró su primer consistorio sólo tras la segunda guerra mundial, el 18 de febrero de 1946.

El 28 de octubre de 1958 es elegido Juan XXIII con el episodio narrado anteriormente de monseñor di Jorio, que recibe la birreta dos meses después del cónclave. Hecho obispo en 1962, di Jorio muere en 1979 a la venerable edad de 95 años.

El 21 de junio de 1963 es elegido Pablo VI. El secretario del cónclave es el arzobispo siciliano Francesco Carpino, 58 años, que es creado cardenal por Papa Montini en el segundo consistorio, 26 de junio de 1967, y no en el primero del 22 de febrero de 1965, cuatro años después del cónclave en el que fue elegido. Carpino será, durante un breve periodo de tiempo, arzobispo de Palermo y muere en 1993, con 88 años, tras haber participado a los dos cónclaves de 1978.

El 26 de agosto de 1978 es elegido Juan Pablo I y el 16 de octubre del mismo año Juan Pablo II. En ambos casos el secretario del cónclave es el arzobispo Ernesto Civardi, 72 años, lombardo de Fossarmato, en provincia de Pavía. Papa Karol Wojtyla lo hace cardenal en su primer consistorio, del 30 de junio de 1979, ochos meses después del cónclave que lo ha elegido. Civardi muere en 1989, a los 83 años de edad.

El 19 de abril de 2005 es elegido Benedicto XVI. El secretario del cónclave es el arzobispo Francesco Monterisi, 71 años, originario de Barletta en Pulla. Papa Joseph Ratzinger no lo hace cardenal ni en el primer consistorio, del 24 de mayo de 2006 ni en el segundo, del 24 de noviembre de 2007, sino en el tercero del 20 de noviembre de 2010, tras haberlo nombrado el año anterior, con 75 años, arcipreste de San Pablo, cargo mantenido por Monterisi hasta el pasado noviembre.

Esto en lo que se refiere a los secretarios de los cónclaves del último siglo. Pero en los últimos cincuenta años ha habido también secretarios del colegio cardenalicio, cargo distinto per vinculado, al menos en este periodo, al de secretario o "asesor", como se decía en el pasado, de la congregación para los obispos, la antigua "consistorial". Y todos, antes o después, han recibido la púrpura.

Es el caso, yendo hacia atrás, de Manuel Monteiro de Castro, secretario de la congregación para los obispos del 2009 al 2012, creado cardenal en 2012; del ya citado Monterisi, secretario del 1998 al 2009, creado en 2010; de Jorge Maria Mejia, secretario del 1994 al 1998, creado en 2001; de Justin Francis Rigali, secretario del 1990 al 1994, creado en 2003; de Giovanni Battista Re, secretario del 1987 al 1990, creado en 2001; de Lucas Moreira Neves, secretario del 1979 al 1987, creado en 1988; del ya citado Civardi, secretario del 1967 al 1979, creado en 1979; del ya citado Carpino, asesor del 1961 al 1967, creado en 1967; de Giuseppe Antonio Ferretto, asesor del 1950 al 1961, creado en 1961.

Pero si se retrocede más allá en el tiempo, hay que decir que no todos los asesores "consistoriales" llegaron a la dignidad cardenalicia, también porque fallecieron antes de, posiblemente, recibirla. No recibió la púrpura, como ya hemos recordado, monseñor Santoro durante el pontificado de Pio XII, pero tampoco la obtuvo el eclesiástico que le sucedió en el oficio, Benedetto Renzoni, que falleció en el cargo en 1950. Lo mismo sucedió con el arzobispo Vincenzo Sardi, que fue asesor de 1916 a 1920, cuando él también murió “durante munere”. En cambio, se convirtieron en cardenales Scipione Tecchi, asesor del 1908 al 1914, cuando recibió la púrpura, y el carmelitano Raffaello Carlo Rossi, asesor del 1923 al 1930, cuando obtuvo la birreta convirtiéndose en secretario (el equivalente del prefecto actual) del mismo dicasterio.

*

El arzobispo Lorenzo Baldisseri – para volver al beneficiario del gesto de Papa Francisco – tiene 72 años y medio. Toscano, originario de Barga, en la provincia de Lucca y en la archidiócesis de Pisa, ha sido nombrado por Benedicto XVI secretario de la congregación para los obispos el 11 de enero de 2012 y secretario del colegio de los cardenales el sucesivo 7 de marzo.

Apasionado de piano, ha sido anteriormente nuncio en Brasil (2002-2012), India (1999-2002), Paraguay (1995-1999) y Haití (1992-1995). Llegó a esta isla en 1991 como encargado de negocios en sustitución del nuncio Giuseppe Leanza, que había tenido que abandonar el país tras haber sido agredido por facinerosos seguidores del presidente en esos momentos, el ex sacerdote salesiano Jean-Bertrand Aristide.

Antes de esto, Baldisseri había trabajado en las representaciones pontificias de Guatemala, Japón, Brasil, Paraguay, Francia y Zimbabue. En la Pontificia Academia Eclesiástica, la escuela diplomática vaticana, tuvo como compañeros de clase, entre otros, al actual cardenal Leonardo Sandri y los actuales nuncios Jean-Claude Perisset, en Alemania; Carlo Maria Vigano, en los Estados Unidos y Antonio Lucibello, en Turquía.

Su nombramiento como cardenal en el primer futuro consistorio, como sucedió con di Jorio por obra de Juan XXIII, parece previsible, visto el gesto del Papa Francisco.

Pero que Baldisseri se convierta en secretario de Estado, como Merry del Val con Pio X, parece menos probable. Pero hay que tener en cuenta que el actual pontificado parece haber nacido bajo el signo de la imprevisibilidad. En todos los sentidos.

Card. Piacenza abandona hospital

Respecto al percance de salud del Card. Mauro Piacenza (ver aquí y aquí), la agencia ASCA, Mar-26-2013, informa que en la tarde de ese mismo día, el Card. Piacenza ha abandonado el hospital Gemelli “en optima condición de salud”, según reza un comunicado expedido por la misma institución.

El escudo de Francisco ha sido modificado

El escudo papal que inicialmente y oficialmente nos presentaron fue este:



Ahora el escudo aparece así:



Este es un despacho al respecto de agencia EFE, Mar-26-2013.

El escudo del papa Francisco ha sido ligeramente modificado: la estrella, en un principio de cinco puntas, ha pasado a tener ocho, las ocho bienaventuranzas, la flor de nardo ha sido cambiada y el lema "Miserando atque eligendo" ha sido insertado en una banda blanca con la parte de atrás en rojo.

Por lo demás, permanece invariable el emblema de la Compañía de Jesús, a la que pertenece el papa Bergoglio, en el centro del escudo.

El papa Bergoglio ha conservado su escudo de obispo, al que ha añadido los símbolos de la dignidad pontificia y la mitra colocada entre las llaves de plata y oro, entrelazadas con un cordón rojo.

En la parte alta del escudo se encuentra el emblema de la Compañía de Jesús: un sol radiante amarillo con las letras en rojo "IHS": "Jesús, Hombre y Salvador".

Sobre la letra H se encuentra una cruz, en punta, y debajo de las letras IHS, siempre dentro del sol radiante, tres clavos en negro.

En la parte baja del escudo, a su derecha, se encuentra una estrella y a la izquierda la flor de nardo.

La estrella simboliza a la Virgen María, madre de Cristo y de la Iglesia, y la flor de nardo a san José, patrón de la Iglesia Universal.

En la tradición española san José es representado con un ramo de nardos en la mano.

Con este escudo, informó el Vaticano, el papa ha querido resaltar su particular devoción a la Virgen y a san José.

Esto es lo que se ha cambiado. En un principio la estrella era de cinco puntas y ahora se ha cambiado por una de ocho, para simbolizar las ocho bienaventuranzas.

La flor de nardo en un principio se podía confundir con una ramo de uvas y ahora se ha modificado el dibujo, más fiel a lo que es una rama de nardos.

El lema de su pontificado es "Miserando atque eligendo" ("Lo miró con misericordia y lo eligió") y está tomado de las homilías de san Beda el Venerable, el cual, comentado el evangelio de Mateo, escribió "Vidit ergo Iesus publicanum et quia miserando atque eligendo vidit, ait illi Sequere me" (Vio Jesús a un publicano y como le miró con sentimientos de amor lo eligió y le dijo: sígueme".

Ahora, el lema se ha insertado en una banda blanca, cuya parte trasera es de color rojo. Sigue colocado debajo del escudo.