Sunday, March 17, 2013

Mons. Georg Gänswein es quien tiene en su poder el informe de la investigación sobre los vatileaks

Interesante dato que se obtiene de leer el siguiente artículo de Vatican Insider, Mar-17-2013.

17/03/2013
Los dossieres top secret en manos de Francisco

Para Padre Georg la tarea de guiar a Bergoglio por los secretos del Vaticano

(VATICAN INSIDER)

Presencia discreta y para nada prevista la víspera de la elección pontificia, el Padre Georg está constantemente junto a Francisco en las primeras apariciones públicas: desde la oración en Santa María Mayor al encuentro con los periodistas en el Aula Pablo VI. El papel de arzobispo Gaenswein en este inicio de Pontificado va mucho más allá del papel oficial de prefecto de la Casa Pontificia: se entrevé efectivamente una participación afectiva que dice mucho de su personalidad y hace recordar las palabras que hace algunos meses dijo sobre su trabajo con Benedicto XVI, confiando que quería ser transparente como el papel para no hacer sombra de ninguna manera al Papa.

Y si el colaborador más estrecho de Joseph Ratzinger lloraba de modo evidente la tarde del 28 de febrero cuando juntos (como padre e hijo) dejaron el Apartamento del Tercer Corredor, igualmente emocionante para él, la tarde del jueves cuando finalmente fueron retirados los sigilos, fue el regreso con Francisco, que necesitó su ayuda para empujar la puerta que no se abría. Una vez dentro el Padre Georg tuvo que ser asaltado por los recuerdos y estaba tan absorto que a un cierto punto el regente de la Casa Pontificia, el padre Leonardo Sapienza, tuvo que hacerle volver a la realidad diciéndole que encendiera la luz.

Este Pontífice tan diferente del «suyo», sin embargo a Gaenswein le gusta mucho y ayer, mientras Francisco decía que el Espíritu Santo inspiró la decisión de Benedicto XVI por el bien de la Iglesia, el Padre Georg estaba verdaderamente conmovido. Ante los focos monseñor Georg acompaña siempre al nuevo Pontífice en ceremonias y audiencias, luego entre bastidores pone a su disposición su conocimiento de 8 años de pontificado de Ratzinger.

También respecto a las cuestiones que quedaron pendientes: escándalo Vatileaks, vuelta de los lefebvrianos en comunión con Roma, reforma de la Curia, sacras finanzas. Es él, el «transbordador» entre los dos pontificados. Figura absolutamente inédita en la historia de la iglesia, El Padre Georg es el punto de contacto entre el Papa reinante y el emérito. Conserva la función de secretario de Ratzinger y sigue viviendo con él en Castel Gandolfo pero al mismo tiempo rige la «Pontificalis Domus» de su sucesor Bergoglio. Más allá de cualquier protocolo, actúa de correa de transmisión en la insidiosa fase de puesta en marcha del pontificado.

«Está llevando a cabo una tarea delicadísima -explica un jefe de dicasterio- el Padre Georg está con Francisco no tanto por sus actuales funciones en el Palacio Apostólico como por estar haciendo, por cuenta de Ratzinger, la entrega de consignas sobre los temas delicados». En una palabra, la presencia (y el consejo) de monseñor Gaenswein es el modo en el cual Benedicto XVI ayuda a Bergoglio en los meandros de la Curia romana y lo «protege» en la resbaladiza fase de transición. «El Padre Georg es quien tiene el dossier Vatileaks que debe ser entregado a Francisco», precisa el purpurado, haciendo referencia al informe de los tres candidatos investigadores Herranz, Tomko, De Giorgi sobre el robo de documentos del apartamento papal.

El martes Gaenswein fue el ojo de Ratzinger en el extra omnes: fue uno de los últimos que dejó la Sixtina en el instante en el cual inició el cónclave. Ya el jueves estaba con el recién elegido en la basílica mariana de Roma, luego en la misa «pro Ecclesia» celebrada en la capilla de los frescos de Miguel Angel junto a 114 electores. El Viernes en la Sala Clementina participó en la ceremonia de saludo a los cardenales, donde muchos de los cuales entregaron cartas y regalos para el nuevo Pontífice. Francisco se los entregó a Gaenswein, que a su derecha, hacía de puente imaginario con el Papa emérito repetidamente citado por Francisco. El Padre Georg fue protagonista también de un curioso fuera de programa: el polaco Nycz, tras el acto de homenaje a Bergoglio, no volvió directamente a su sitio sino que se detuvo a pedir al Padre Georg que saludase de su parte a Ratzinger (mientras evitaba realizar el mismo gesto el cardinal Stanislao Dziwisz sucesor de Wojtyla en Cracovia y predecesor de Georg en sus funciones vaticanas). En calidad de prefecto de la Casa Pontificia, el Padre Georg organiza la agenda de los compromisos del Pontífice, pero sigue siendo el brazo derecho de su predecesor.

Otra situación anómala concierne a quien asumirá un cargo en el despacho de Francisco, monseñor Alfred Xuereb, segundo secretario de Benedicto XVI, y también él actualmente en Castel Gandolfo con Ratzinger. Mientras, por parte del Padre Georg llegan a Francisco buenos consejos sobre como moverse en el ambiente de la Curia y a que personas hacer referencia incluso para posibles cargos de confianza.

Primer Angelus dominical como Papa: Francisco nombra a Nuestra Sra. de Fátima


Lo ha hecho de manera tangencial en el transcurso de su primer rezo del Angelus, Mar-17-2013. Esta es la cita provista por Radio Vaticano:

Recuerdo, que cuando apenas fui nombrado obispo, en 1992, llegó a Buenos Aires Nuestra Señora de Fátima y se hizo una gran misa para los enfermos. Yo fui a confesar durante la Misa. Y casi al final de la misa me levanté porque tenía que administrar una confirmación. Vino hacia mí una mujer anciana, humilde, de más de 80 años. La miré y le dije: "Abuela - porque nosotros decimos así a las personas mayores: Abuela – usted quiere confesarse?". "Sí", dijo. "Pero si usted no ha pecado...". Y ella me dijo: "Todos tenemos pecados...". "Pero tal vez el Señor no los perdonará...". "El Señor perdona todo", me dijo, segura. "¿Y usted cómo lo sabe, señora?". "Si el Señor no perdonara todo, el mundo no existiría." Sentí ganas de preguntarle: "Dígame, señora, ¿usted estudió en la Gregoriana?", porque esa es la sabiduría del Espíritu Santo: la sabiduría interior a la misericordia de Dios. No debemos olvidar esta palabra: ¡Dios nunca se cansa de perdonarnos, nunca!

La ocasión que refiere Francisco tal vez haya ocurrido durante una visita a Buenos Aires de una de las imágenes peregrinas de Nuestra Señora de Fátima ocurrida en Abr-19-1998. Justamente, el sitio oficial del Santuario de Fátima recordaba ayer algunos aspectos de dicha visita.

“[E]l uso del ambón para la homilía, como [lo] ha hecho el Papa Bergoglio, es una novedad”, Mons. Guido Pozzo



El diario italiano La Repubblica trae hoy un artículo firmado por Paolo Rodari en el el cual analiza algunos de los cambios en la liturgia hechos por el Papa Francisco, entre ellos el celebrar en la Capilla Sixtina en el altar móvil versus populum, hacer siempre la bendición sin el signo de la Cruz, no usar la muceta.

Anexo al artículo de Rodari aparece una entrevista con Mons. Guido Pozzo, Limosnero Pontificio y antiguo secretario de la Pontificia Comisión «Ecclesia Dei», respecto de algunos de estos aspectos. Traducción de Secretum Meum Mihi.


Para el arzobispo Guido Pozzo, encargado del diálogo con los lefebvrianos: “los dos pontífices tienen estilos diferentes pero no incompatibles”
“Pero las decisiones de Benedicto XVI siguen siendo válidas”

Orazio La Rocca

«No encuentro ninguna particular novedad sobre el hecho de que el papa Francisco haya celebrado en la Capilla Sixtina sobre el altar conciliar, vuelto hacia los Cardenales». El Arzobispo Guido Pozzo fue Secretario de Ecclesia Dei, el dicasterio responsable de la reentrada de los lefebvrianos “arrepentidos” en la Iglesia, al cuidado también, entre otros, del retorno de la Misa en latín con los relativos ritos litúrgicos con el altar apoyado en la pared.

Sin embargo, hace ocho años, Benedicto XVI llegó a los titulares celebrando la [Capilla] Sixtina con la espalda a los fieles. ¿Ahora se regresa al Concilio?

«Creo que la elección operada por el Papa Bergoglio no va contra el estilo litúrgico de Benedicto XVI. Ambas opciones son válidas, porque en ambas formas de celebrar lo importante es tener a Cristo en al centro del altar. Es Cristo el “celebrante” principal. Es a quien debemos buscar en la oración, más allá de la posición del altar».

Francisco en la [Capilla] Sixtina también dio la homilía de pie en el ambón, típico de la reforma litúrgica del Concilio. Ratzinger, sin embargo, hablaba ex cathedra y sentado en el trono pontificio.

«Sí, el uso del ambón para la homilía, como [lo] ha hecho el Papa Bergoglio, es una novedad. Apoyada también en el hecho de que ha hablado de pie y usando los ornamentos sagrados iguales a los que llevaban los cardenales concelebrantes. Luego tuvo una homilía hablando completamente improvisado. Veremos más adelante si continuará haciéndolo, especialmente cuando las homilías sean más largas y más articuladas. Será interesante ver cómo es celebrada la Misa de inicio de pontificado, el martes próximo».

El nuevo Papa hasta ahora nunca ha cantado en público contrariamente a Benedicto XVI. ¿Por qué?

«No lo sé. Es verdad, el Papa Ratzinger amaba cantar en las bendiciones y en las misas, tal vez también gracias a su formación musical. El Papa Bergoglio hasta ahora nunca ha experimentado con los cantos litúrgicos. Veremos el martes qué va a hacer también con la música sacra».

Card. Wilfrid Fox Napier de Sudafrica dice que pedofilia no es una “condición criminal”



El Card. Wilfrid Fox Napier de Sudafrica recientemente se hizo notorio por regalar una pulsera —tipo livestrong, como las que promovía el ciclista Lance Armstrong— al Papa Francisco, quien inmeditamente se la puso, hecho que ocurrió durante una audiencia del nuevo Pontífice con los sres. cardenales inmediatamente después del cónclave en el cual resultó electo.

Las afirmaciones del Card. Napier fueron hechas en la estación de radio britanica BBC 5.

Información de Agencia AFP, Mar-16-2013.

LONDRES — El cardenal sudafricano Wilfrid Napier afirmó que los pederastas deben ser tratados como "enfermos" y no como criminales, en un entrevista en la BBC difundida este sábado.

"De acuerdo con mi experiencia, la pederastia es realmente una enfermedad, no es una cuestión criminal, es una enfermedad", dijo el arzobispo de Durban, uno de los participantes del cónclave que eligió el miércoles por la noche al papa Francisco.

"Es una enfermedad psicológica ¿Qué hacen ustedes ante la enfermedad? Hay que intentar curarla. Si yo, como individuo normal, decido conscientemente violar la ley, debo ser castigado", añadió el arzobispo, de 72 años, conocido por sus posiciones conservadoras.

A principios de 2000, Napier había sido criticado por su pasividad frente a un escándalo de curas pederastas, al negarse a expulsar a los culpables de la Iglesia sudafricana. El cardenal indicó que conocía a dos sacerdotes, víctimas de abuso sexual en la infancia, que luego se convirtieron en pederastas.

"No me digan que esas personas son penalmente responsables al mismo título que alguien que escogió hacer eso", dijo el arzobispo durante la entrevista. "No creo que se pueda pensar que una persona merece ser castigada, cuando ella misma fue herida", añadió.

Barbara Dorries, agredida en su infancia por un cura pedófilo y miembro de un grupo de víctimas con sede en Estados Unidos, respondió a los comentarios de Napier: "Que sea una enfermedad, quizá, pero es también un crimen y los crímenes deben ser castigados, los delincuentes deben responder por sus acciones pasadas y presentes".

"Los obispos y los cardenales cubrieron estos crímenes y permitieron que los depredadores sigan actuando, que no sean arrestados, guardaron esos actos como un secreto en la Iglesia", denunció Dorries.