Sunday, February 24, 2013

Horas antes de ser acusado de abusos sexuales, Arzobispo de Edimburgo abogaba por el fin del celibato sacerdotal

Horas antes de ser acusado de abusos sexuales (ver aquí), el cardenal Keith O'Brien, Arzobispo de Edimburgo, abogaba por el fin del celibato sacerdotal. La noticia alcanzó la primera plana de varios diarios británicos como The Scotsman, Feb-23-2013 (Imagen superior. Artículo completo aquí) y The Herald Feb-23-2013 (Imagen inferior. Artículo completo aquí).



Este es un despacho en español de agencia AFP, Feb-23-2013.

LONDRES — Los sacerdotes católicos deben poder contraer matrimonio y tener hijos, dijo el viernes el cardenal Keith O'Brien, el más importante en la jerarquía de la iglesia católica británica, en unas declaraciones a la BBC.

La regla de la Iglesia que impone el celibato de los sacerdotes "no es de origen divino" y debe ser cambiada, dijo monseñor O'Brien, se 74 años, que debe participar en el cónclave que elegirá al sucesor del papa Benedicto XVI.
"Jesús no dijo nada sobre el celibato del clero y el eventual matrimonio de los sacerdotes", insistió O'Brien.

Por otra parte, el cardenal británico dijo que aún no sabía a quien iba a votar para reemplazar a Benedicto XVI, que el 28 de febrero próximo cesará de ser Papa, pero señaló que debía ser alguien más joven y, quizás, oriundo de un país en desarrollo.

La fuente de la noticia originalmente fue la cadena BBC, quien entrevisto al card. O'Brien, y fue quien obtuvo sus sorprendentes declaraciones sobre el celibato sacerdotal.

Este es el video de la entrevista en su original en inglés.




Cuatro sacerdotes acusan de abusos al líder de la Iglesia en Escocia


La noticia ocupa el principal lugar de la edición dominical del diario británico The Observer (imagen superior. Ver artículo original completo aquí). Aquí presentamos tres informaciones en español relacionadas.

La primera es un reporte en español de El País de Madrid, Feb-24-2013.

Cuatro sacerdotes acusan de abusos al líder de la Iglesia católica de Escocia

Piden que sea cesado de inmediato para que no pueda participar en el cónclave papal

WALTER OPPENHEIMER, Londres, 24 FEB 2013

Tres sacerdotes y un exsacerdote han acusado al cardenal de la diócesis de Saint Andrews y Edimburgo, Keith O’Brien, de haberles acosado sexualmente durante los años ochenta del siglo pasado, según informa en exclusiva el dominical londinense The Observer. O’Brien, que es el más alto cargo de la Iglesia católica en Escocia y líder de la Conferencia Episcopal escocesa, tiene previsto retirarse el mes que viene y tiene derecho a asistir al cónclave que debe elegir al sucesor del Papa Benedicto XVI.

Las acusaciones contra el cardenal, que sus portavoces dicen que él “refuta”, se unen a las que pesan sobre otros miembros del cónclave, que amenaza con verse empañado con uno de los asuntos considerados clave en la decisión de Benedicto XVI de renunciar al papado: las dificultades para luchar contra los abusos sexuales en el seno de la Iglesia católica. Los cuatro denunciantes han pedido al nuncio del Vaticano en Gran Bretaña, Antonio Mennini, el cese inmediato de O’Brien para que no pueda asistir al cónclave.

Se da la circunstancia de que el cardenal O’Brien ha sido uno de los más activos críticos de las leyes de igualdad que otorgan a la población homosexual los mismos derechos que a los heterosexuales. El líder de la iglesia escocesa ha condenado la homosexualidad como inmoral, se ha opuesto al derecho de los gais a adoptar y sostiene que el matrimonio entre personas del mismo sexo sería “nocivo para el bienestar físico, mental y espiritual” de esas persona y “una grotesca subversión de los derechos humanos”.

Sus posiciones contra la homosexualidad han sido criticadas por el jefe del Gobierno escocés, Alex Salmond, porque a su juicio están “claramente equivocadas” y porque “no conducen a un debate adecuado y digno en la importante cuestión de la igualdad en Escocia”. El grupo de defensa de los derechos de los homosexuales Stonewall declaró a O’Brien “intolerante del año” en 2012.

Nacido en Irlanda del Norte en marzo de 1938, estudió sacerdocio en Escocia, donde fue ordenado en 1965 y alcanzó el obispado en 1985. Un sacerdote retirado le acusa ahora de haberle hecho propuestas impropias después de las plegarias nocturnas en 1980, cuando él era un seminarista de 20 años y O’Brien era su director espiritual en el St Andrew’s College. El seminarista dice que estaba demasiado asustado para denunciarle. Llegó a ordenarse sacerdote pero renunció en 1985 al saber que O’Brien había sido nombrado obispo. “Entonces supe que siempre tendría poder sobre mí. La gente dio por sentado que dejé el sacerdocio para casarme. No fue así. Lo dejé para preservar mi integridad”, dice en el texto de su denuncia, al que ha accedido The Observer.

Uno de los tres sacerdotes que aún están en activo, identificado como "sacerdote A", explica que era feliz en su parroquia cuando recibió la visita de O’Brien y hubo entre ellos “contactos impropios”.

El "sacerdote B" asegura que estaba empezando su ministerio en los años 80 cuando fue invitado a pasar una semana en la residencia del arzobispo “para conocerle” y que una noche, después de que estuvieran bebiendo hasta tarde, tuvo que afrontar lo que describe como “un comportamiento no deseado”.

El "sacerdote C" asegura que cuando era joven estaba recibiendo ayuda del cardenal para superar unos problemas personales cuando este aprovechó las oraciones nocturnas para realizar un contacto inapropiado y que volvió a ocurrir en otra ocasión. El sacerdote define a O’Brien como un hombre muy carismático y que el hecho de que le deseara a él fue al mismo tiempo “molesto y halagador”. “Hay que comprender cuáles son las relaciones entre un obispo y un sacerdote. Cuando te ordenas aceptas el juramento de obedecerle. Es mucho más que tu jefe, mucho más que el consejero delegado de tu compañía. Tiene un inmenso poder sobre ti. Te puede trasladar, te puede congelar, dejarte abandonado… Controla todos los aspectos de tu vida. No puedes simplemente darle una patada en las pelotas”.

La reacción vaticana no se ha hecho esperar. Este es un reporte de agencia AFP, Feb-24-2013.

El papa Benedicto XVI "está informado" sobre las acusaciones de "conducta inapropiada" contra el cardenal Keith O'Brien, líder de la iglesia católica en Escocia, indicó este domingo el portavoz del Vaticano .

"El Papa está informado del problema y la cuestión está ahora en sus manos", indicó el vocero papal, padre Federico Lombardi, interrogado sobre el caso por periodistas ingleses.

O'Brien tiene previsto participar en el cónclave a mediados de marzo para la elección del próximo Papa, convocado tras la inesperada renuncia el 11 de febrero de Benedicto XVI.

Vatican Insider dice entre otras:

A pocos días de la apertura de las Congregaciones generales, cae una tormenta sobre el cardenal Keith O’Brien, arzobispo de St. Andrews y Edimburgo. En teoría, Joseph Ratzinger podría incluso quitarle la púrpura y excluirlo del Cónclave que elegirá a su sucesor. Benedicto XVI está al corriente de las acusaciones en contra del cardenal británico Keith O’Brien, afirmó el portavoz vaticano Federico Lombardi. Pero parece muy improbable que se tome una decisión al respecto antes de que entre a la Capilla Sixtina para la elección pontificia, pues no hay mucho tiempo. Según la prensa inglesa y escocesa, el conclavista O’Brien ha sido acusado de «comportamientos impropios». Los acusadores son tres sacerdotes y un exreligioso. Sus acusaciones fueron publicadas por “The Guardian”. Mientras tanto, el cardenal acusado no celebró la Misa esta mañana, como estaba previsto, en la catedral de St. Mary en Edimburgo.

El purpurado británico de mayor rango es uno de los que tiene derecho de participar en la elección del próximo Papa; había anunciado que se estaba preparando para viajar a Roma el martes. Los tres sacerdotes y el exreligioso que lo acusaron (por episodios que se verificaron durante los años 80) pidieron la renuncia del cardenal de 75 años, según lo que se lee en las páginas del “Observer”. Hoy, en su lugar, celebró la función religiosa del domingo el obispo Stephen Robson, que antes de la misa leyó un comunicado para explicar la ausencia del cardenal: «Han hecho un cierto número de acusaciones por comportamientos inapropiados en contra del cardenal –dijo. El cardenal pidió ayuda lega y sería inapropiado hacer cualquier comentario en estos momentos». El prelado también indicó que «no podemos más que sentir dolor por los hechos de las últimas 24 horas».

[...]


Entradas Relacionadas: Horas antes de ser acusado de abusos sexuales, Arzobispo de Edimburgo abogaba por el fin del celibato sacerdotal.

«El Señor me llama a “subir al monte”, a dedicarme aún más a la oración y a la meditación». Último Angelus como Papa de Benedicto XVI




Queridos hermanos y hermanas:

En el segundo domingo de Cuaresma la Liturgia nos presenta siempre el Evangelio de la Transfiguración del Señor. El evangelista Lucas resalta de modo particular el hecho de que Jesús se transfiguró mientras oraba: la suya es una experiencia profunda de relación con el Padre durante una especie de retiro espiritual que Jesús vive en un monte alto en compañía de Pedro, Santiago y Juan, los tres discípulos siempre presentes en los momentos de la manifestación divina del Maestro (Lc 5, 10; 8, 51; 9, 28). El Señor, que poco antes había preanunciado su muerte y resurrección (9, 22), ofrece a los discípulos un anticipo de su gloria. Y también en la Transfiguración, como en el bautismo, resuena la voz del Padre celestial: “Éste es mi Hijo, mi Elegido; escúchenlo” (9, 35).

Además, la presencia de Moisés y Elías, que representan la Ley y los Profetas de la antigua Alianza, es sumamente significativa: toda la historia de la Alianza está orientada hacia Él, hacia Cristo, quien realiza un nuevo “éxodo” (9, 31), no hacia la tierra prometida como en tiempos de Moisés, sino hacia el Cielo. La intervención de Pedro: “¡Maestro, qué bello es estar aquí!” (9, 33) representa el intento imposible de demorar tal experiencia mística. Comenta san Agustín: “[Pedro]… en el monte… tenía a Cristo como alimento del alma. ¿Por qué habría tenido que descender para regresar a las fatigas y a los dolores, mientras allá arriba estaba lleno de sentimientos de santo amor hacia Dios que le inspiraban, por tanto, una santa conducta?” (Discurso 78, 3).

Meditando este pasaje del Evangelio, podemos aprender una enseñanza muy importante. Ante todo, la primacía de la oración, sin la cual todo el empeño del apostolado y de la caridad se reduce a activismo. En la Cuaresma aprendemos a dar el justo tiempo a la oración, personal y comunitaria, que da trascendencia a nuestra vida espiritual. Además, la oración no es aislarse del mundo y de sus contradicciones, como en el Tabor habría querido hacer Pedro, sino que la oración reconduce al camino, a la acción. “La existencia cristiana – he escrito en el Mensaje para esta Cuaresma – consiste en un continuo subir al monte del encuentro con Dios para después volver a bajar, trayendo el amor y la fuerza que derivan de éste, a fin de servir a nuestros hermanos y hermanas con el mismo amor de Dios ” (n. 3).

Queridos hermanos y hermanas, esta Palabra de Dios la siento de modo particular dirigida a mí, en este momento de mi vida. El Señor me llama a “subir al monte”, a dedicarme aún más a la oración y a la meditación. Pero esto no significa abandonar a la Iglesia, es más, si Dios me pide esto es precisamente para que yo pueda seguir sirviéndola con la misma entrega y el mismo amor con que lo he hecho hasta ahora, pero de modo más apto a mi edad y a mis fuerzas. Invoquemos la intercesión de la Virgen María, que ella nos ayude a todos a seguir siempre al Señor Jesús, en la oración y en la caridad activa.

Benedicto XVI
Palabras previas al rezo del Angelus dominical
Feb-24-2013


Como es costumbre, al final del rezo del Angelus el Santo Padre ha saludado en diversas lenguas a los peregrinos. Estas son las palabras que pronunció en español.




Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, y a cuantos se unen a esta oración mariana a través de los medios de comunicación, agradeciendo también tantos testimonios de cercanía y oraciones que me han llegado en estos días. Jesús, nos dice el Evangelio de hoy, subió al monte a orar, y entonces se trasfiguró, se llenó de luz y de gloria. Manifestaba así quién era él verdaderamente, su íntima relación con Dios Padre. En el camino cuaresmal, la Transfiguración es una muestra esperanzadora del destino final al que lleva el misterio pascual de la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Y también un signo de la luz que nos inunda y transforma cuando rezamos con corazón sincero. Que la Santísima Virgen María nos siga llevando de su mano hacia su divino Hijo. Muchas gracias, y feliz domingo a todos.