Friday, February 22, 2013

Benedicto XVI permitiría a los comisarios investigadores de los vatileaks que informen a los conclavistas

En tanto se informa que el portavoz vaticano, P. Federico Lombardi ha dicho que los cardenales comisarios encargados de la investigación de los llamados vatileaks “no concederán entrevistas, ni comentarán de alguna manera los resultados del mismo”, ahora se sabe estos presuntamente recibirán permiso de Benedicto XVI para reportar a los cardenales conclavistas lo relacionado con el tema.

Este es el aparte principal de un artículo de Giacomo Galeazzi en Vatican Insider, Feb-22-2013.

Los conclavistas recibirán información sobre el escándalo de los “vatileaks”. Cuando comience la próxima semana, antes de partir hacia Castel Gandolfo el jueves por la tarde, Benedicto XVI recibirá a los tres purpurados de la comisión de investigación (Julián Herranz, Jozef Tomko y Salvatore De Giorgi) y, según lo que dicen en la Curia, les dará el permiso para exponer a los cardenales que se reunirán el primero de marzo en las congregaciones generales el contenido de su investigación, vinculada por el secreto pontificio.

De esta manera, los electores podrán escuchar directamente la información real y oficial sobre el robo de los documentos reservados del escritorio del Papa y sobre el contexto en el que se desarrolló la historia del “cuervo” Paolo Gabriele. El informe sobre los “vatileaks” describe seguramente algunos enfrentamientos y guerras de poder entre las jerarquías eclesiásticas, pero, indican en el Vaticano, no denuncia ni escándalos ni chantajes de tipo sexual. Antes de que se abran las puertas de la Capilla Sixtina, los conclavistas tendrán la versión auténtica después de meses de conjeturas, venenos y sospechas.

[...]

Acción Médica Europea y Médicos Católicos suizos: NO EXISTEN “píldoras del día después sin efecto abortivo”

Artículo de Forum Libertas, Feb-22-2013.

22/02/2013
La Acción Médica Europea y los Médicos Católicos de Suiza responden a los obispos alemanes y sus errores sobre píldoras

Ni existen las píldoras del día después sin efecto abortivo, ni la industria está interesada en ellas; los obispos confunden y llaman al "cisma".

P. J. G

La doctora Rachel Gürber, presidenta de la Asociación Nacional Católica de Médicos de Suiza, y el doctor Bernhard Gappmaier, presidente de la Acción Europea de Médicos, escribieron ya el pasado día 16 una carta dirigida a los obispos alemanes y a diversas instancias vaticanas expresando su "gran preocupación" por las declaraciones tanto del cardenal Joachim Meisner como por las notas de la oficina de prensa del arzobispado de Colonia respecto a la "píldora del día después".

Los obispos alemanes parecen estar aceptando el uso de la "píldora del día después" en casos de violación, para que no llegue a concebirse un ser humano tras esa violación; los obispos hacen alusión a "nuevos fármacos" que serían sólo anticonceptivos, no abortivos.

El caso es que esas "píldoras del día después sin efecto abortivo" NO EXISTEN. Y de hecho, los fabricantes no están interesados en ellas ni las están buscando.

En la carta, los dos dirigentes médicos recuerdan los principios de funcionamiento de los fármacos llamados "del día después", incluyendo los más modernos, como el Acetato de ulipristal: todos ellos no sólo pretenden un efecto anticonceptivo, sino también un efecto abortivo, puesto que modifican el endometrio para impedir que anide el embrión humano (caso de engendrarse uno).

La carta incluye declaraciones de profesionales del sector de la anticoncepción de urgencia que insisten en que el futuro de estos fármacos pasa por "cubrir toda la ventana de la fertilidad, y eso incluye modificar el endometrio"; los fabricantes explícitamente buscan productos pre- o post-coitales que afecten al endometrio de la mujer (y así tengan un efecto abortivo sobre el embrión, al impedir su anidación).

La nota se remite a diversos análisis de la Academia Pontifica de la Vida y de cursos de bioética de la Universidad Pontificia Regina Apostolorum (del profesor Joseph Tham) para desmantelar cualquier argumentación basada en un posible "doble efecto" (argumentar, por ejemplo, que "no se toma la píldora buscando activamente dañar al embrión, sino solo buscando un efecto anticonceptivo", no es justificable, porque el mero riesgo de que pueda dañarse a un embrión ya hace moralmente reprobable la práctica).

Las asociaciones médicas lamentan el uso "a nuestro juicio apresurado" de datos científicos mal entendidos por parte de los obispos para relajar la enseñanza moral e incluso temen que pueda provocar "un cisma interno" a causa del activismo de la "iglesia progresista". Los firmantes piden que se revise la posición episcopal y que trabajen de forma unida a los médicos católicos para lograr una "aclaración exhaustiva de los hechos de este asunto".

LA ATENCIÓN A LA MUJER VIOLADA

Por su parte, el doctor Josep Maria Simón Castellví, presidente de la Federación Internacional de Médicos Católicos, ha querido recordar de forma ágil la enseñanza ética y cristiana respecto a este tema, con la siguiente argumentación que recogemos debajo:

En Moral Médica debemos tener siempre presente 4 puntos:

1.- Hacer el bien.
2.- Evitar el mal.
3.- Nunca hacer un mal para perseguir un bien.
4.- Minimizar los efectos secundarios de nuestras decisiones (y muchas veces también las de los demás).

En los casos de violación, estos puntos se podrían concretar en:

1.- Ayuda espiritual, psicológica y médica (lavado vaginal, antibióticos de amplio espectro, estudio del violador, análisis de sangre para conocer el estado de fertilidad de la mujer, etc.)
2.- Nunca administrar un fármaco abortivo o provocar un aborto.
3.- No se puede administrar un fármaco con probabilidades altas de ser antiimplantatorio (píldora del día siguiente, ulipristal, etc.) para evitar un embarazo forzado.
4.- No se puede utilizar un antiimplantatorio pues el efecto secundario de destruir un embrión humano es demasiado grande.

Además, no se puede utilizar un anovulatorio para combatir una afección como el acné deseando que actúe también como inhibidor de la ovulación (abuso del principio del doble efecto).

Card. George Pell hace llamado a que la Oficina de Prensa vaticana responda de manera constructiva a reportes de diario italiano sobre red homosexual vaticana

De este asunto ha corrido bastante tinta entre ayer y hoy, el periódico La Repubblica ha presentado un informe en dos partes (el cual hemos puesto aquí y aquí) que precisa que el 17 de diciembre el Sumo Pontífice Benedicto XV recibió un reporte de casi 300 páginas puestos en dos tomos, que puso al descubierto las luchas internas por el poder, malversaciones económicas y relaciones homosexuales dentro del Vaticano, lo cual propulsó su renuncia. A lo cual, el día de ayer, el Portavoz vaticano, P. Federico Lombardi, respondió de una manera más bien parca (ver aquí). El Card. Arzobispo de Sydney, Australia, Mons. George Pell, hace un sensato llamado.

Información de The Australian, Feb-23-2013 (téngase en cuenta que esa parte del mundo es donde primero cambia la fecha).

El Cardenal australiano George Pell hizo ayer un llamado a que la oficina de prensa del Vaticano responda “de alguna forma constructiva” a los informes sobre una investigación interna por tres cardenales que dijo al Papa Benedicto XVI sobre una insidiosa red de chantaje, corrupción y sexo homosexual dentro del Vaticano.

El diario Italiano La Repubblica vinculó la renuncia de Benedicto XVI con un dossier ultrasecreto de 300 páginas elaborado por el cardenal español Julián Herranz, el eslovaco cardenal Jozef Tomko y el cardenal italiano Salvatore De Giorgi dentro del asunto “Vatileaks”, que vio al ex mayordomo del Papa, Paolo Gabriele, detenido y encarcelado por robar y filtrar documentos papales.