Monday, February 18, 2013

La “universidad rebelde” y el error de Müller

Artículo de Andrés Beltramo en su blog, Feb-18-2013.

La universidad “rebelde” del Perú permanecerá sin profesores de teología. Así lo determinó la Santa Sede, tras una reunión celebrada hace unos días en Roma. Un encuentro de alto nivel que echó por tierra el intento del prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Gerhard Ludwig Müller, de intervenir para favorecer a esa institución educativa en su conflicto con el Arzobispado de Lima y con El Vaticano. Un apoyo que ha sido tomado como un grave error del “guardián de la ortodoxia católica”.

La reunión interdicasterial fue convocada por el Secretario de Estado de la Sede Apostólica, Tarcisio Bertone. ¿El objetivo? Analizar la validez de una carta enviada por el propio Müller al arzobispo limeño, Juan Luis Cipriani Thorne, a fines de enero.

En la misiva, el prefecto solicitó al cardenal peruano explicaciones sobre su decisión de no renovar el permiso eclesiástico para dictar clases a todos los profesores del Departamento de Teología de la “anterior” Pontificia Universidad Católica del Perú (ex PUCP). Esa determinación, comunicada a las autoridades universitarias en diciembre, fue producto del decreto emitido por la Santa Sede en junio de 2012 que prohibió al claustro ostentar sus títulos de Pontificia y Católica.

Una sanción aplicada con el aval del Papa y que mantiene su plena vigencia jurídica por la contumaz negativa de la Asamblea Universitaria a reformar sus estatutos para adherir a la normatividad vaticana sobre las instituciones de educación superior católicas: la constitución apostólica “Ex Corde Ecclesiae”.

El prefecto alemán decidió actuar como consecuencia de una queja enviada a Roma por aquellos profesores a quienes se les revocó el mandato canónico para dictar clases. Ellos argumentaron que la revocatoria fue aplicada por “motivos doctrinales”. Müller tomó en cuenta su reclamo y ordenó -en su comunicación- que la universidad continúe dictando sus cursos de teología, en tanto la Santa Sede no resuelve el conflicto de fondo.

Pero la misiva estaba viciada de origen. Y, por lo tanto, fue considerada inválida por la interdicasterial. En primera instancia porque se trató de una iniciativa “personal” del prefecto, que no cumplió con los requisitos de consulta a los especialistas en el tema dentro del Congregación para la Doctrina de la Fe.

Además no fue enviada por los conductos institucionales de la nunciatura apostólica en Lima. En el Arzobispado de la capital peruana la recibieron como un simple fax. Y, lo más importante, la carta ignoró el Código de Derecho Canónico que confiere al obispo diocesano la autoridad para otorgar y revocar los permisos a los profesores de religión o ciencias eclesiásticas en su circunscripción eclesiástica.

El resultado del análisis ya fue comunicado a las partes en Perú vía valija diplomática. La carta de Gerhard Müller no tiene validez y se mantiene intacta la decisión del arzobispo Cipriani de no conceder los permisos para enseñar teología católica en la ex PUCP. Lo cual pone a la institución en serios aprietos para cubrir los cursos obligatorios de esa materia en el siguiente ciclo lectivo.

Por lo pronto las conclusiones de la reunión vaticana presidida por Bertone, todavía secretario de Estado, constituyeron un duro revés para el prefecto de la Doctrina de la Fe y, en la Curia Romana, abrieron la interrogante respecto a su idoneidad para ocupar un puesto de enorme poder que no permite improvisaciones ni errores, ni de forma ni de fondo.

Pensión de retiro papal de €2500

Información de International Business Times, Feb-18-2013. Traducción de un aparte hacha por Secretum Meum Mihi.

El Papa Benedicto XVI no tiene, oficialmente, un ingreso. El jefe de la Iglesia Católica en realidad no tiene un pago, ha dicho el Vaticano en repetidas ocasiones, en respuesta a preguntas de la prensa en los últimos años, tiene todas sus necesidades previstas por la Santa Sede. Pero sabemos lo que Benedicto hará una vez que renuncie al papado el 28 de Febrero. Se le pagará una pensión de 2.500 euros al mes, o alrededor de US$ 3.340.

Eso de acuerdo con varios medios de comunicación italianos, que citaban la cuantía de la pensión suelen pagar a los obispos. No hay precedente para una pensión papal —el último en renunciar fue en 1415, todos los demás murieron en el cargo— pero hay casos de obispos jubilados, y el Papa es oficialmente también el Obispo de Roma.

La oficina de prensa del Vaticano no confirmó la cifra, pero un portavoz dijo que las necesidades del antiguo Papa, así como las de cualquier personal que pudiera optar por conservar en el monasterio del Vaticano al que se retira, “serán cubiertas”.

[...]

Cuando Sodano defendió a Mahony

Artículo de Giacomo Galeazzi en Vatican Insider, Feb-18-2013.

02/18/2013
Cuando Sodano defendió a Mahony

Poco antes de la renuncia del Papa, el decano de los cardenales pidió (sin éxito) que el Pontífice usara una línea “soft” para el arzobispo de Los Ángles que cubrió a los sacerdotes pederastas

GIACOMO GALEAZZI
CIUDAD DEL VATICANO


La sombra de los abusos. Poco antes del anuncio de la renuncia del Papa, el decano del Sacro Colegio, Angelo Sodano trató, sin éxito, de pedir al Pontífice una línea “soft” para con el arzobispo emérito de Los Ángeles, Roger Mahony, acusado de haber encubierto a los sacerdotes pederastas de su diócesis. Ahora, la cuestión provoca una incandescente polémica en vista del próximo Cónclave. A pesar de que ha sido suspendido de todos sus encargos públicos, el cardenal estadounidense entrará a la Capilla Sixtina y esto ha provocado la protesta de diferentes sectores del mundo católico. Se le acusa de haber encubierto 129 casos de abusos sexuales, pero él invoca «la gracia de soportar las humillaciones».

Mahony admitió en su blog el sufrimiento por las críticas de los últimos días. «Honestamente, no puedo decir que haya alcanzado el punto para pedir sucesivas humillaciones. Me encuentro en el estadío en el que pido la gracia de soportar la humillación que he sufrido hasta ahora». «En los últimos días, he sido humillado muchas veces. Me ha abordado en más de un sitio gente muy infelzi. Puedo entender su rabia hacia mi y hacia la Iglesia», escribió el cardenal.

El caso, además, llegó incluso hasta los católicos cristianos. “Famiglia Cristiana”, en un amplio dossier, ha lanzado un sondeo en línea para pedir la opinión de los internautas: ¿Mahony debe participar en el Cónclave o no? Mientras tanto, mons. Charles Scicluna, que fue durante diez años el promotor de justicia del ex Santo Oficio indicó que «Benedicto XVI se comprometió con mucha valentía para romper, particularmente, la cortina de silencio que cubría muchos de estos casos, respetando el principio de que solo la verdad nos hace libres». «Nos impulsó a purificar el corazón para hacer que el rostro de la Iglesia resplandezca con su verdadera Santidad», añadió.

El caso Mahony se está conviertiendo en un fenómeno mediático en los Estados Unidos, porque un grupo muy determinado de fieles anunció una petición para pedir al cardenal que no participe en el Cónclave. Además, hay que considerar el hecho de que antes de ir al Vaticano para la Congregación de los cardenales, el cardenal Mahony deberá presentarse en un tribunal de Los Ángeles. El purpurado será interrogado bajo juramento el 23 de febrero por el abogado de un hombre que afirma haber sufrido abusos durante tres décadas por parte del sacerdote mexicano Nicolás Aguilar Rivera, que se encontraba en la parroquia de Montecito Heights de visita. El proceso en contra de Aguilar y otros 25 sacerdotes acusados de abusos durante el mismo período se llevará a cabo a puertas cerradas. El ez arzobispo ha testificado en diferentes ocasiones sobre sus relaciones con los sacerdotes incriminados, pero este nuevo interrogatorio será el primero desde que la diócesis de Los Ángeles publicó en internet 12 mil páginas de documentos internos relacionados con los casos de pederastia.

Lefebvrianos; el último tren hacia Roma

En este artículo de Andrea Tornielli en Vatican Insider se confirma una información de la que previamente habíamos hablado (aquí y aquí): la existencia de una carta de «Ecclesia Dei» a la FSSPX/SSPX en la que se les da la fecha límite de Feb-22-2013 para que respondan al llamado «preámbulo doctrinal». Tornielli sa basa en la confirmación de la existencia de esa carta hecha por el P. Claude Barthe en la revista Present.

02/18/2013
Lefebvrianos; el último tren hacia Roma

Una carta del arzobispo Müller invita a la Fraternidad a responder positivamente antes del 22 de febrero, fiesta de la Cátedra de San Pedro

ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO


El último acto para los Lefebvrianos. La Santa Sede pide a la Fraternidad San Pío X que acepte el acuerdo propuesto por Roma antes del 22 de febrero, fiesta de la Cátedra de San Pedro, es decir antes de la renuncia de Benedicto XVI.

Después de la carta “personal” y espiritualmente muy elevada que envió el arzobispo estadounidense Augustin Di Noia a los lefebvrianos en diciembre, una nueva carta (con fecha del 8 de enero de 2013) llegó a las manos del superior de la Fraternidad, el obispo Bernard Fellay. No sería correcto presentarla como un verdadero “ultimátum”, pero el documento, que lleva la firma del arzobispo Gerhard Ludwig Müller (Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe), por primera vez establece un límite de tiempo para la respuesta de los lefebvrianos. A la luz de la clamorosa renuncia de Benedicto XVI adquiere un particular dramatismo.

La existencia de la carta fue confirmada por el abad Claude Barthe, intérprete atento de las relaciones entre Roma y el tradicionalismo, en una entrevista que apareció en “Présent” el pasado 16 de febrero: «Todos saben que la Comisión Ecclesia Dei envió una carta al obispo Fellay el 8 de enero y que se espera una respuesta de él antes del 22 de febrero, el día de la fiesta de la Cátedra de San Pedro. Esde día, el 22 de febrero, podría ser la fecha de la constitución de la prelatura San Pío X. Esto representaría la veradera conclusión del Pontificado de Benedicto XVI: la rehabilitación de monseñor Lefebvre». Por lo que el desenlace de esta historia tendrá un peso incluso en el Cónclave.

Según el abad Barthe, todavía no termina la partida. Aunque parece objetivamente difícil que los lefebvrianos acepten suscribir el “preámbulo doctrinal” que les entregó la Santa Sede en junio del año pasado. Según el periódico francés “La Croix”, en el caso de que no llegue una respuesta antes del 22 de febrero, Roma se reserva el derecho de dirigirse a cada uno de los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X, con un llamado directo, sin pasar por el superior Bernard Fellay, invitándolos a volver individualmente a la comunión con Roma. Las primeras reacciones del clero lefebvriano parecen más bien compactas y alineadas con la postura del superior.

Como se recordará, en junio del año pasado el entonces Prefecto de la Doctrina, el cardenal William Levada, entregó la última versión del “preámbulo doctrinal” con una propuesta para crear la prelatura personal para la Fraternidad.

En ese documento, se pedía a los lefebvrianos que reconocieran que el magisterio es el auténtico intérprete de la Tradición, que el Concilio Vaticano II sigue a la Tradición y que la Misa de la reforma litúrgica post-conciliar promulgada por Pablo VI era no solo válida sino también lícita. El capítulo general de la Fraternidad discutió estas condiciones en julio de 2012, sin llegar a una respuesta definitiva para Roma. Algunos responsables de los lefebvrianos dieron a entender, en declaraciones y entrevistas, que se trataba de condiciones que no aceptarían fácilmente.

¿La renuncia del Papa acelerará los tiempos en esta historia? Es difícil decirlo. Pero una coyuntura tan favorable, con un Pontífice bien dispuesto, no se repetirá fácilmente en el futuro. En caso de una respuesta negativa, la Santa Sede, el nuevo Papa, tendrá que decidir cuáles serán los siguentes pasos.