Friday, February 15, 2013

Benedicto XVI habla de “los dos Concilios”, uno real y otro mediático


En uno de sus últimos actos como Pontífice, Benedicto XVI ha hablado ante el clero de Roma, Feb-14-2013. El tema central ha sido su participación en el Concilio vaticano II. No existe, de momento, una traducción integral al español de su intervención, por lo tanto publicamos algunos extractos publicados hoy por V.I.S.

Ciudad del Vaticano, 15 febrero 2013 (VIS).- Ofrecemos a continuación amplios extractos de la charla que el Santo Padre dio ayer, en un clima cordial y amistoso, al clero de Roma en el Aula Pablo VI.

“Fuimos al Concilio no sólo con alegría, sino con entusiasmo. Había una expectativa increíble. Teníamos la esperanza de que todo se renovase, de que llegase un nuevo Pentecostés... de encontrar de nuevo la unión entre la Iglesia y las mejores fuerzas en el mundo, para abrir el futuro de la humanidad, para abrir el progreso real. Empezamos a conocernos unos a otros y esta fue ya una experiencia de la universalidad de la Iglesia y de su realidad concreta que no se limita a recibir los imperativos desde lo alto, sino que crece y avanza en conjunto, naturalmente bajo la dirección del Sucesor de Pedro. Las cuestiones planteadas a los padres conciliares eran “la reforma de la liturgia... la eclesiología... la Palabra de Dios, la Revelación y, por último, el ecumenismo”.

“En retrospectiva, creo que fue muy bueno comenzar por la liturgia, así se mostraba la primacía de Dios, la primacía de la adoración....El Concilio ha hablado de Dios y éste ha sido su primer acto: hablar de Dios y abrir a toda la gente, a todo el pueblo santo a la adoración de Dios, en la celebración común de la liturgia del Cuerpo y la Sangre de Cristo (...) Luego estaban los principios: la inteligibilidad, para no estar encerrados en un idioma que no se conoce y no se habla; y la participación activa. Por desgracia, estos principios a veces se malinterpretaron. La inteligibilidad no quiere decir trivialidad, ya que los grandes textos de la liturgia - aún cuando estén, gracias a Dios, en la lengua materna - no son fácilmente inteligibles; necesitan una formación permanente del cristiano para que crezca y entre más profundamente en el misterio, y así pueda entender”.

“Segundo tema: la Iglesia ... Se quería decir y comprender que la Iglesia no es una organización, algo estructural, legal, institucional - que también es - sino que es un organismo, una realidad viva, que entra en mi alma, y que yo mismo, con mi propia alma de creyente , soy un elemento constructivo de la Iglesia como tal... La Iglesia no es una estructura; nosotros mismos, los cristianos, juntos, todos somos el Cuerpo vivo de la Iglesia. Y, por supuesto, esto es cierto en el sentido de que nosotros, el verdadero "nosotros" de los creyentes, junto con el "yo" de Cristo, es la Iglesia, cada uno de nosotros, no “un nosotros", un grupo que se declara Iglesia”.

“La primera idea era completar la eclesiología en forma teológica, pero continuando de una manera estructural, es decir, al lado de la sucesión de Pedro, de su función única, definir mejor también la función de los obispos, del cuerpo episcopal. Y para hacer esto, se encontró la palabra "colegialidad", muy discutida con debates intensos, yo diría, algo exagerados. Pero era la palabra... para expresar que los obispos, juntos, son la continuación de los Doce, del Cuerpo de los Apóstoles. Dijimos: sólo un obispo, el de Roma, es el sucesor de un determinado apóstol, Pedro ....Así, el Cuerpo de los Obispos, el Colegio, es la continuación del Cuerpo de los Doce, y con ello tiene su necesidad, su función, sus derechos y deberes”.

“Otra cuestión en ámbito eclesiológico fue definir el concepto de "pueblo de Dios" que “implica la continuidad de los Testamentos, la continuidad de la historia de Dios con el mundo, con los hombres, e implica también el 'elemento cristológico'. Sólo a través de la cristología nos convertimos en Pueblo de Dios y así se unen los dos conceptos. Y el Concilio ha decidido crear una construcción trinitaria de la eclesiología: Pueblo de Dios Padre, Cuerpo de Cristo, Templo del Espíritu Santo... El nexo entre el Pueblo de Dios y el Cuerpo de Cristo, es efectivamente la comunión con Cristo en la unión eucarística. Así nos convertimos en Cuerpo de Cristo; es decir, la relación entre el Pueblo de Dios y el Cuerpo de Cristo crea una nueva realidad: la comunión”.

“En la cuestión sobre la Revelación el fulcro era la relación entre la Escritura y la Tradición ... Lo importante ciertamente es que las Escrituras son la Palabra de Dios y la Iglesia está bajo las Escrituras, obedece a la Palabra de Dios, y no está por encima de la Escritura. Sin embargo, la Escritura es Escritura sólo porque hay una Iglesia viva, su sujeto vivo; sin el sujeto vivo de la Iglesia, la Escritura es sólo un libro abierto a diferentes interpretaciones y no da una claridad definitiva”. En este sentido “fue decisiva la intervención del Papa Pablo VI... que propuso la fórmula “nos omnis certitudo de veritatibus fidei potest sumi ex Sacra Scriptura”, es decir la certeza de la Iglesia sobre la fe no nace sólo de un libro aislado, sino que necesita del sujeto Iglesia iluminado, que aporta el Espíritu Santo. Solo así la Escritura habla y tiene toda su autoridad”

“Y, por último, el ecumenismo. No quisiera entrar ahora en estos problemas, pero era obvio que - sobre todo después de las "pasiones" de los cristianos en la época del nazismo- que los cristianos podían encontrar la unidad, o por lo menos buscarla; pero también estaba claro que sólo Dios puede dar la 'unidad. Y todavía proseguimos este camino”.

“La segunda parte del Concilio fue mucho más amplia. Apareció, con gran urgencia, el tema: mundo de hoy, era moderna, e Iglesia, y con el los temas de la responsabilidad de la construcción de este mundo, de la sociedad, la responsabilidad por el futuro del planeta mundo y la esperanza escatológica; la responsabilidad ética del cristiano...y también la libertad religiosa, el progreso, y la relación con otras religiones. En ese momento, entraron en discusión realmente todas las partes del Concilio, no sólo los Estados Unidos a quienes importaba mucho la libertad religiosa... también entró con gran fuerza América Latina, sabiendo de la miseria del pueblo en un continente católico, y la responsabilidad de la fe por la situación de estos hombres. Y así, África, Asia, percibieron igualmente la necesidad de un diálogo interreligioso... El gran documento "Gaudium et Spes", analizó muy bien el problema entre escatología cristiana y progreso mundano, incluyendo la responsabilidad de la sociedad del mañana y las responsabilidades del cristiano ante la eternidad, y así también renovó la ética cristiana desde los cimientos... El fundamento de un diálogo, en la diferencia, en la diversidad, en la fe en la unicidad de Cristo, que es uno, y no es posible para un creyente pensar que las religiones son variaciones sobre un mismo tema. No, hay una realidad del Dios vivo, que ha hablado, y es un Dios, un Dios encarnado, por lo tanto, una Palabra de Dios, que es realmente la Palabra de Dios. Pero también hay una experiencia religiosa, con una determinada luz humana sobre la creación y, por tanto es necesario y posible entrar en diálogo, y así abrirse a los demás y abrir todos a la paz de Dios, de todos sus hijos, y de toda su familia”

“Me gustaría añadir todavía un tercer punto.... el Concilio de los medios de comunicación. Era casi un Concilio de por sí, y el mundo vio el Concilio a través de ellos. El “Concilio de los periodistas”, no se llevó a cabo, por supuesto, dentro de la fe, sino dentro de las categorías de los medios, es decir fuera de la fe, con una hermenéutica diferente... Una hermenéutica política. Para los medios de comunicación, el Concilio era una lucha política, una lucha por el poder entre las diferentes corrientes de la Iglesia..... Había un problema triple: el poder del Papa trasladado al poder de los obispos y al poder de todos: la soberanía popular. Y lo mismo pasaba con la liturgia: no interesaba la liturgia como un acto de fe, sino como algo donde las cosas se hacen comprensibles, un tipo de actividad de la comunidad.... Esas traducciones, esa trivialización de la idea del Concilio fueron virulentas en la práxis de la aplicación de la reforma litúrgica; nacían de una visión del Concilio fuera de su propia clave, la de la fe”.

“Sabemos que este Concilio de los medios de comunicación era accesible a todos. Por lo tanto, fue el dominante, el más eficiente, y creó muchas calamidades, problemas y miserias... Y el verdadero Concilio encontró dificultad para concretarse y realizarse; el Concilio virtual era más fuerte que el Concilio real. Pero la fuerza del Concilio estaba presente y, poco a poco, se realiza cada vez más y se convierte en la verdadera fuerza, que es, después, la verdadera reforma, la renovación verdadera de la Iglesia. Me parece que después de cincuenta años, vemos cómo este Concilio virtual se rompe, se pierde y aparece el Concilio auténtico, con toda su fuerza espiritual”.


Actualización Feb-24-2013: El texto integral de la charla de Benedicto XVI al clero de Roma se encuentra disponible en el sitio de internet de la Santa Sede.

Actualización sobre el Primer Congreso Summorum Pontificum en Guadalajara, México

La Fraternidad Facerdotal de San Pedro (FSSP) en México, en su página de Facebook (aquí y aquí) presenta a dos de los conferencistas invitados al Primer Congreso Summorum Pontificum en Guadalajara, México, del cual hablamos en esta entrada previa.


La carta de Mons. Müller a favor de la universidad rebelde peruana existe pero no es oficial

Respecto de la carta de Mons. Müller al card. Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima a favor de la universidad rebelde, y de la cual escribimos previamente aquí, se ha confirmado su existencia, como también que es una carta a título personal, no enviada por vía oficial. Esto es lo que dice agencia ACI, Feb-13-2013.

En declaraciones a ACI Prensa, una fuente cercana al Arzobispado de Lima informó que si bien la carta existe, esta carece de valor oficial porque "no ha llegado por los cauces oficiales". Además, advirtió, "es inválida porque cada obispo es autónomo en sus decisiones pastorales".

Dijo que esto se basa en las leyes de la misma Iglesia en cuanto a las funciones de los dicasterios. "Los prefectos de cada congregación están para ayudar a las iglesias en el resto del mundo. Colaboran, aconsejan, pero no dan una indicación imperativa. El único que puede dar indicaciones y hacer cambiar su parecer a un obispo es el Papa", afirmó.

[...]

Wojtyla santo; han presentado el milagro

Artículo de Andrea Tornielli en Vatican Insider, Feb-15-2013.

02/15/2013
Wojtyla santo; han presentado el milagro

La Congregaación para las Causas de los Santos recibió el expediente de una curación milagrosa atribuida al Pontífice polaco. Los documentos ya están en poder de la comisión médica

ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO


Hay un presunto milagro atribuido a la intercesión del beato Juan Pablo II. Una curación milagrosa que ha presentado el postulador de la causa, mons. Slawomir Oder, a la Congregación para las Causas de los Santos, que guía el cardenal Angelo Amato. Todo se ha llevado a cabo con la mayor discreción. Pero hablaron al respecto hace tres semanas el mismo Amato y el arzobispo de Cracovia, el cardenal Stanislaw Dziwisz, que fue secretario particular del Papa Wojtyla y que es uno de los mayores promotores de su canonización. Por este motivo se había difundido la esperanza de que la aureola definitiva para Wojtyla hubiera podido llegar en este 2013.

Una fuente muy autorizada confirmó a Vatican Insider este nuevo paso, aunque la presunta curación todavía no ha sido examinada por la Comisión médica de la Congregación, que dirige el doctor Patrizio Polisca, médico particular del Papa Benedicto XVI. Como se sabe, para llegar a la beatificación es necesario que la Iglesia confirme y reconozca un milagro atribuido a la intercesión del candidato a los altares y que se haya llevado a cabo después de su muerte. Para pasar de la beatificación a la canonización, acto proclamado por el Pontífice que implica la infalibilidad y establece el culto del santo universal, es necesario certificar un segundo milagro. Este último debe haberse verificado después de la beatificación. Por lo tanto, en el caso del Papa Wojtyla, después de la ceremonia del primero de mayo de 2011.

Ahora, la Congregación para las Causas de los Santos debe estudiar el caso y revisar si el milagro presentado cumple con los requisitos para pasar al análisis de la Comisión médica, compuesta por varios especialistas, que deberá confirmar o desmentir científicamente el milagro.

El milagro que llevó a la beatificación de Wojtyla fue la curación de una religiosa francesa, que sufría del morbo de Parkinson, Sor Marie Simon Pierre, y trabajaba en el reparto de maternidad de un hospital. Tenía la misma enfermedad de Juan Pablo II. Sus hermanas pidieron por ella al Papa apenas fallecido. Y Sor Marie Simon Pierre se curó de repente. Debido a las dificultades para diagnosticar con exactitud algunas enfermedades neurológicas, el reconocimiento de este milagro no fue fácil. Algunos de los médicos no estaban de acuerdo, pero después la Congregación expresó su aprobación.

¿La clamorosa renuncia de Benedicto XVI podría retrasar el proceso de canonización de Juan Pablo II? En teoría, no, porque hasta el 28 de febrero la Congregación de las causas para los Santos seguirá trabajando con normalidad. Claro, el Cónclave y los primeros pasos del próximo Pontífice podrían justificar este retraso. Pero, de cualquier manera, la aureola está más cerca que antes. En realidad no se pueden hacer cálculos anticipados en cuanto a los tiempos y habrá que esperar el análisis de los médicos de la “fábrica de santos”, y después el estudio del expediente por parte de los teólogos y de los cardenales.

“Roma envía un nuevo ultimatum a la Fraternidad San Pío X”, artículo en La Croix

“Roma envía un nuevo ultimatum a la Fraternidad San Pío X”, ese es el título que aparece en un artículo de La Croix en el cual se confirma, o al menos eso parece, lo que hemos dicho como parte de una entrada reciente anterior, aunque no añade absolutamente ninguna nueva información: La FSSPX/SSPX ha recibido una carta de «Ecclesia Dei», firmada por su Presidente y Vicepresidente, en la cual se les da un plazo hasta Feb-22-2013 para que respondan al llamado «preámbulo doctrinal» entregado a la FSSPX/SSPX por el Card. Levada (anterior Prefecto de la CDF y anterior Presidente de «Ecclesia Dei») en Junio de 2012; en caso de ser la respuesta negativa, se tratará con cada sacerdote de la FSSPX/SSPX en particular.

Liga antidifamación subraya los ‘baches’ del papado de Benedicto XVI

Tal como hemos dicho en otras ocasiones: La voracidad de algunos apetitos nunca se sacia. En un comunicado de prensa, Feb-11-2013, supuestamente para desear parabienes a Benedicto XVI con ocasión de su renuncia voluntaria al papado, la Liga antidifamación escribe, entre otras, estas idioteces palabras:

Hubo baches en el camino durante este papado, la reescritura de la antigua oración de Viernes Santo por los Judíos haciéndola más problemática para los Judíos, comenzar negociaciones con el grupo antisemita de la Sociedad [Fraternidad] de San Pío X, y llevar al Papa de la Segunda Guerra Mundial, Pío XII, un paso más cerca a la santidad, mientras que el Archivo Secreto Vaticano sigue todavía en secreto. Pero él escuchó nuestras preocupaciones y trató de manejarlas, lo que demuestra lo cerca que nuestras dos comunidades han llegado a estar en el último medio siglo, y cuánto más trabajo tenemos que hacer juntos para ayudar a reparar un mundo quebrantado.

[...]

¡Menos mal el tal comunicado era un gesto de cortesía...!

Fellay: “El acto más importante de Benedicto XVI fue la publicación del Motu Proprio Summorum Pontificum

Aparte de una entrevista concedida por el Superior General de la FSSPX/SSPX, Bernard Fellay a Nouvelles de France, Feb-15-2013.

Por un breve instante, pensé que anunciando su renuncia, Benedicto XVI tal vez haría un último gesto hacia nosotros como Papa. Sin embargo, difícilmente veo cómo esto puede ser posible. Probablemente será el próximo Papa. Le digo incluso, a riesgo de sorprenderlo, hay cuestiones más importantes en la Iglesia que el de la Fraternidad de San Pío X, y es, de una cierta manera, por el ajuste, que el problema de la Fraternidad será resuelto.

[...]

Usted se reunió con Benedicto XVI en los primeros meses de su pontificado, ¿nos puede decir cuál era su sentimiento hacia él en ese momento?

Puedo decir que me encontré un Papa que tenía un deseo sincero de realizar la unidad de la Iglesia, incluso si no hemos sido capaces de acordar. Pero créanme, rezo por él todos los días.

¿Cuál fue su opinión, el acto más importante de su pontificado?

Pienso sin lugar a dudas, el acto más importante fue la publicación del Motu Proprio Summorum Pontificum que concede a los sacerdotes del mundo entero la libertad de celebrar la Misa tradicional. Él, todo hay que decirlo, lo hizo con coraje, porque había oposición. También creo que este acto dará frutos muy positivos a la larga.


Actualización Feb-15-2013 (14:33 UTC): Una traducción integral de la entrevista aparece en el blog Non Possumus (favor no criticarnos: una fuente es una fuente y hay que mencionarla, gracias.)

Monseñor Fellay es el superior de la FSSPX fundada por Monseñor Lefebvre. El vuelve a Nouvelles de France para hablar sobre las tentativas de acercamiento de la FSSPX con Roma que han marcado el pontificado de Benedicto XVI.

[Nouvelles de France:] Monseñor, apreciaría usted el hecho de que el último gran acto del pontificado de Benedicto XVI pudiera ser la reintegración de la Fraternidad Sacerdotal San Pio X?

[Bernard Fellay:]
Por un breve instante, pensé que, anunciando su dimisión, Benedicto XVI tendría un último gesto hacia nosotros como Papa. No obstante, veo muy difícil que esto pueda ser posible. Habrá que esperar probablemente al próximo Papa. Incluso le diré, a riesgo de sorprenderlo, que hay problemas más importantes para la Iglesia que el de la FSSPX, y de cierta manera, al arreglarse, el problema de la Fraternidad se arreglará.

[Nouvelles de France:] Algunos dicen que usted desea que Roma reconozca el rito ordinario como ilícito ¿podría aclararnos este punto?

[Bernard Fellay:]
Estamos muy consientes que es muy difícil pedirles a las autoridades una condenación de la nueva misa. En realidad, si lo que deba ser corregido lo fuera, sería un gran paso.

[Nouvelles de France:] ¿Cómo es eso?

[Bernard Fellay:]
Esto puede ser realizado por una instrucción de la Congregación por el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. A fin de cuentas no es tan complicado. Yo pienso que hay cambios importantes a efectuar a causa de las graves y peligrosas deficiencias que hacen a este rito condenable. La Iglesia puede efectuar muy bien estas importantes correcciones sin quedar mal o perder su autoridad. Pero actualmente noto la oposición de una parte de los obispos a las legítimas demandas del papa de corregir, en el canon de la misa, la traducción de “pro multis” por “por muchos” y no “por todos”, traducción falsa que encontramos en muchos idiomas.

[Nouvelles de France:] ¿Desea volver sobre el Concilio Vaticano II ?

[Bernard Fellay:]
En lo que concierne al Vaticano II, como en la misa, nosotros estimamos que es necesario clarificar y corregir un cierto número de puntos que son, ya sea erróneos o que conducen al error. No obstante, no esperamos que Roma condene al Vaticano II en poco tiempo. Ella puede recordar la Verdad, corregir discretamente los errores salvaguardando su autoridad. Sin embargo, nosotros pensamos que la Fraternidad aporta su piedra al edificio del Señor denunciando ciertos puntos litigiosos.

[Nouvelles de France:] Concretamente, usted sabe bien que sus reivindicaciones no serán satisfechas de un día para otro.

[Bernard Fellay:]
Ciertamente, pero progresivamente lo serán, yo pienso. Llegará un momento donde la situación será aceptable y podremos estar de acuerdo, aún cuando hoy mismo no parece ser el caso.

[Nouvelles de France:] Usted se ha entrevistado con Benedicto XVI en sus primeros meses de su pontificado, ¿puede decirnos cuál fue su sentimiento hacia él en ese momento?

[Bernard Fellay:]
Puedo decir que me encontré con un Papa que tenía un deseo sincero de realizar la unidad de la Iglesia, incluso si no llegamos a ponernos de acuerdo. Pero créame que pido por él todos los días.

[Nouvelles de France:] ¿Cuál fue, para usted, el acto más importante de su pontificado?

[Bernard Fellay:]
Yo pienso que sin lugar a dudas, el acto más importante fue la publicación del Motu Proprio Summorum Pontificum que acuerda a los sacerdotes del mundo entero la libertad de celebrar la misa tradicional. Lo hizo, hay que decirlo, con valor porque tenía oposiciones. Yo pienso que este acto traerá frutos muy positivos a largo plazo.