Tuesday, January 08, 2013

Portavoz vaticano rechaza señalamiento de Judíos como enemigos de la Iglesia por parte del Superior General de la FSSPX/SSPX

Tom Heneghan, editor de los temas de religión de la agencia Reuters, reporta Ene-07-2012, que el Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, P. Federico Lombardi, ha rechazado el señalamiento de los Judíos como enemigos de la Iglesia hecho por parte del Superior General de la FSSPX/SSPX, Bernard Fellay en una conferencia pronunciada Dic-28-2012 en Canada (ver aquí). El rechazo de Lombardi es bastante corto, dice el artículo de Heneghan:

“Es imposible hablar de los Judíos como enemigos de la Iglesia”, dijo el portavoz vaticano, Revdo. Federico Lombardi, reforzando que la posición de la Iglesia sobre esto era “clara y bien conocida”.

“La Iglesia esta profundamente comprometida en el diálogo con los Judíos”, añadió.

Previamente el Distrito de Estados Unidos de la FSSPX/SSPX había emitido un comunicado de prensa aclarando el sentido de las expresiones de Fellay, en el cual señalaba que:

“La palabra “enemigos” usada aquí por el obispo Fellay es por supuesto un concepto religioso y se refiere a cualquier grupo o secta religiosa que se opone a la misión de la Iglesia Católica y a sus esfuerzos por cumplirla: la salvación de las almas”.


Actualización Ene-08-2013 (14:32 UTC): Alessandro Speciale reportando sobre lo mismo para Religion News Service, Ene-07-2013, proporciona unos pocos detalles más, los cuales traducimos a continuación.

El jefe portavoz del Vaticano, Revdo. Federico Lombardi, dijo que era “sin sentido” e “inaceptable” etiquetar a los Judíos como “enemigos” de la Iglesia Católica.

“Tanto el Papa Benedicto XVI y su predecesor Juan Pablo II personalmente se involucraron en el diálogo con los Judíos”, dijo. Como muestra de su compromiso, Lombardi señaló las visitas de los dos papas “al Muro Oriental de Jerusalén, el sitio más sagrado del judaísmo, y a las sinagogas en Roma y en otros lugares.

[...]

El lunes, Lombardi destacó que no estaba respondiendo directamente a las palabras de Fellay, sino simplemente reiterando la posición oficial de la Iglesia sobre las relaciones con los Judíos, que data del Concilio Vaticano II. Se negó a comentar sobre el impacto potencial de las palabras de Fellay en el diálogo entre el Vaticano y la SSPX [Fraternidad San Pío X].