Sunday, December 22, 2013

Regresan ataques contra la Misa Tridentina en Nápoles

Anteriormente dedicamos una entrada a ello, ahora parece que con la renuncia de Benedicto XVI se está permitido para algunos interpretar como abrogado el motu proprio Summorum Pontificum; hablamos en el caso concreto de la ciudad de Nápoles, Italia. Traducimos un artículo de Il Mattino, Dic-22-2013.

Misa en latín, vuelven los ataques a los fieles que desean el permiso del cardenal [Sepe]

Un grupo de fieles hace un llamado al Cardenal Sepe y a la Pontificia Comisión «Ecclesia Dei» para la aplicación en la diócesis de Nápoles del motu proprio del Papa Benedicto XVI «Summorum Pontificum», sobre la celebración de la misa en latín y el rito tridentino. Un llamado similar fue dirigido el año pasado, siempre al cardenal.

«En la noche de Navidad no podremos asistir a la misa en el rito romano antiguo, también llamado tridentino —está escrito en el texto— por las dificultades y obstáculos que vienen siendo interpuestos a la aplicación de la provisión del Papa. Desde hace meses estamos a la espera de la concesión de una iglesia donde se pueda celebrar, como sucede en miles de iglesias de todo el mundo y por millones de fieles, la Santa Misa en el rito tradicional de San Gregorio Magno, que fue el de los apóstoles». El «grupo estable» de fieles, entidad prevista en el motu proprio «Summorum Pontificum» del Papa Benedicto XVI en 2007, que facilitó la celebración de la misa en latín en rito antiguo, había recibido una oferta de una parroquia en Corso Vittorio Emanuele.

«Pero el sacerdote —dice el portavoz del grupo, NC, docente— pretendía modificar el rito durante las celebraciones y lo criticaba abiertamente, incluso en las homilías. Inmediatamente después del último ataque, un escándalo para los numerosos fieles presentes, hemos decidido recurrir a la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, competente para las controversias relativas a la aplicación del motu proprio. Le habíamos pedimos al cardenal Sepe poder celebrar por lo menos una vez al mes en nuestra zona de residencia y trabajo, la misa en rito tridentino, como es el caso de millones de creyentes en todo el mundo, pero hasta ahora no hemos tenido respuesta. Mientras en los Estados Unidos hay diócesis en donde este rito de la Iglesia Católica, el más cercano a la misa de los primeros cristianos, se celebra varias veces al día, así como en las principales ciudades italianas, hay más misas en el rito romano antiguo. En Nápoles, en lugar, hay resistencia y una hostilidad injustificada hacia el rito tradicional».