Monday, November 25, 2013

Obispos alemanes insisten en no estar en comunión con la Iglesia: Decididos a dar acceso a la comunión eucarística a divorciados vueltos a casar

Información de agencia Reuters, Nov-25-2013.

Los obispos alemanes católicos planean continuar con una reforma propuesta para rehabilitar a fieles divorciados y casados en segundas nupcias pese a una advertencia del principal funcionario doctrinal del Vaticano, según un clérigo local.

El obispo de Stuttgart, Gebhard Fürst, dijo a una reunión de católicos laicos el fin de semana que los obispos ya habían realizado un borrador de reformas y pretendían aprobarlas en su plenario de marzo.

Readmitir a católicos casados por segunda vez a la Iglesia es un asunto apremiante para el Papa Francisco, quien convocó a un sínodo especial de obispos para octubre con el fin de considerar maneras de llevar a cabo esa reforma pese al rechazo del catolicismo al divorcio.

Fürst fue el más explícito de varios obispos alemanes que rechazaron la posición del arzobispo Gerhard Müller, director de la oficina doctrinal del Vaticano, quien el mes pasado descartó cualquier cambio luego de que la archidiócesis de Friburgo divulgó sus propuestas.

"Queremos aprobar nuevas directrices en nuestro plenario en marzo", dijo Fürst al Comité Central de Alemanes Católicos, un influyente grupo de fieles laicos, el sábado en Bonn.

Los católicos que se divorcian y se vuelven a casar en una ceremonia civil tienen prohibido recibir la comunión bajo la doctrina del Vaticano que se aplica en toda la Iglesia. Muchos de ellos ven la acción como una señal de rechazo y se alejan de la fe.

Fürst dijo que esta queja era una de las más frecuentes que los obispos alemanes han escuchado desde que lanzaron una iniciativa para consultar a los fieles tras una ola de revelaciones en 2010 sobre abuso sexual de sacerdotes a menores.

"Las expectativas (de reforma) son muy grandes, y la impaciencia y el enojo son aún mayores", dijo el prelado, y agregó que un grupo de obispos ha estado debatiendo el tema desde entonces.

Francisco busca solución

El Papa se refirió al tema en una conferencia de prensa en su viaje de regreso desde Brasil en julio, diciendo que la Iglesia tenía que revisar su postura sobre matrimonios terminados y lo haría en el sínodo de obispos el próximo año.

El catolicismo dice que el matrimonio es indisoluble y que sólo puede terminarse si es anulado, es decir, que la Iglesia dictamine que las condiciones del matrimonio como propia voluntad o madurez psicológica no existían en el momento de la unión.

La archidiócesis de Friburgo, en el suroeste de Alemania, divulgó el mes pasado directrices en las que establecía que un sacerdote puede readmitir a divorciados que se volvieron a casar a los sacramentos si prueban su fe y su compromiso con la nueva unión.

Cuando el jefe doctrinal del Vaticano ordenó a Friburgo a retirar las directrices, el cardenal de Múnich Reinhard Marx -uno de los ocho asesores del Papa- respondió que "no podía terminar la discusión" y que el debate debería continuar "en una escala más amplia".