Sunday, November 24, 2013

Francisco reafirma “hermenéutica de la continuidad”


Lo ha hecho en la carta al Card. Walter Brandmüller, enviado especial a las celebraciones del 450° aniversario de clausura del Concilio de Trento, la cual fue dada a conocer ayer en el boletín diario de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Nov-23-2013.

Este es el pasaje relevante en el cual, citando el Discurso de Benedicto XVI a la Curia romana con motivo de las felicitaciones navideñas, Nov-22-2005, Francisco reafirma la “hermenéutica de la continuidad”.

En Trento, los padres conciliares dedicaron todo cuidado a que la fe católica apareciera más clara y fuera mejor comprendida. Bajo inspiración y sugerencia del Espíritu Santo, era la máxima preocupación de que el sagrado depósito de la doctrina cristiana no solo fuera custodiado sino que resplandeciera más luminoso al hombre, para que la obra salvífica del Señor fuera difundida a todo el mundo y el Evangelio fuera propagado en toda la tierra.

Poniéndose con certeza en escucha obediente del mismo Espíritu, la Santa Iglesia de nuestro tiempo reafirma y medita también hoy sobre la riquísima doctrina tridentina. De hecho «la hermenéutica de la reforma» que nuestro predecesor, Benedicto XVI ilustró en 2005 a la Curia Romana se aplica al concilio Vaticano no menos que al Tridentino. Sin duda, este tipo de hermenéutica pone en una luz más nítida la inconfundible y excelsa propiedad de la Iglesia que el Señor mismo le confiere: «Es un “sujeto” que crece en el tiempo y se desarrolla, pero permaneciendo siempre el mismo, único sujeto del pueblo de Dios en camino» (Discurso a la Curia romana en la Natividad del Señor).