Sunday, October 13, 2013

¡Tremenda puntería!

Ocurrido hoy en la Plaza de San Pedro en el Vaticano. Mientras Francisco hacía su recorrido saludando a lo fieles, alguien le arrojó un rosario, el cual quedó colgando de su oreja derecha. Francisco pareció momentaneamente no advertir que llevaba el rosario en su oreja, luego lo tomó sonriendo y lo guardó en su bolsillo (imágenes de Getty Images).