Tuesday, October 08, 2013

Pronto en un templo cerca a Ud.: La Misa sin consagración


Interesante esta información proveniente de Holanda, se trata del caso de un pequeñísimo olvido de un sacerdote el Jueves Santo: Olvido pronunciar la Plegaría Eucarística. Por ese hecho el Arzobispo de Utrecht, card. Willem Jacobus Eijk, lo ha sancionado impidiéndole por un año celebrar en público la Santa Misa.

La verdad es que este hecho no nos extraña, porque hay muchas (énfasis en “muchas”) Misas en todo el globo terraqueo de cuya validez puede un simple fiel dudar. No se sorprenda Ud. tampoco si en el futuro es testigo de una tal Misa en un templo de su vecindario. ¿Por qué lo decimos?, fácil, ya está profetizado y sintetizado en esta cita de San Alfonso (La Messa E L'officio Strapazzati, “Obras Asceticas de San Alfonso María De Ligorio”, Vol. II Pág. 401, Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid, 1954):

«Por esto procuró siempre el demonio abolir en el mundo la Misa por medio de los herejes, constituyéndoles precursores del Anticristo, el cual, ante todo, procurará abolir, y abolirá en efecto el Santo Sacrificio del altar en castigo de los pecados de los hombres, según predijo el profeta Daniel: Y un ejército fué colocado sobre el sacrificio cotidiano»

¿Lo notaron?, “en castigo de los pecados de los hombres” desaparecerá el Santo Sacrificio de la Misa. Así que esto es simplemente un pequeño prolegómeno.

Información de NL Times, Oct-08-2013. Traducción de Secretum Meum Mihi.

El Cardenal Eijk despidió a un sacerdote de Maarssen, que omitió varias partes importantes durante una Misa en Abril. El Jueves Santo, el P. Harry Huisintveld presidio la Misa en Abcoude, pero de acuerdo con la Arquidiócesis él se saltó varias partes de la Eucaristía. No sólo se omitieron el Kyrie, el Gloria y tres lecturas bíblicas, él también olvidó la plegaria Eucarística.

De acuerdo con la Arquidiócesis de Utrecht eso es serio, porque la omisión evita el cambio del pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Por tanto la Misa es inválida.

El Cardenal Eijk sólo supo del incidente meses después, y decidió no sólo despedir al sacerdote, sino también imponerle una sanción de no poder celebrar la Eucaristía en público en la parroquia de St. Jan de Doper

El consejo parroquial de St. Jan de Doper en Stichtse Vecht y De Ronde Venen, en donde trabaja Huisintveld, cree que la pena es muy fuerte.

El consejo escribió en una carta que nunca fue intención del sacerdote violar el código.

Obviamente ese es un reporte de un medio de comunicación secular y contiene algunas inexactitudes. En escencia, lo que el Arzobispado de Utrecht ha comunicado es:

El Cardenal Eijk piensa que los fieles deberían poder confiar que se ofrecen Misas válidas en las iglesias de la arquidiócesis. No sin razón la instrucción Redemptionis Sacramentum del Vaticano afirma que la total omisión de la Plegaria Eucarística “debe ser objetivamente considerada entre los actos graves que ponen en peligro la validez y dignidad de la santísima Eucaristía”