Tuesday, October 15, 2013

Problemas de salud impiden a Mons. Parolin posesionarse como nuevo Secretario de Estado

Lo que no quiere decir que no sea el nuevo Secretario de Estado del Estado Vaticano.

Información de La Vanguardia de Barcelona, Oct-15-2013.

Un problema de salud aplaza el relevo en la secretaría de Estado del Vaticano

El arzobispo Pietro Parolin, que debía sustituir al cardenal Tarcisio Bertone, hubo de ser sometido a una intervención quirúrgica

La toma de posesión del arzobispo italiano Pietro Parolin, de 58 años, como nuevo secretario de Estado del Vaticano, que estaba prevista para hoy, hubo de aplazarse en el último momento debido a un problema de salud del prelado, que fue sometido -según el propio papa Francisco- a "una pequeña intervención quirúrgica". Parolin, diplomático de carrera, tiene que sustituir al cardenal Tarcisio Bertone.

La asunción efectiva del cargo por Parolin se producirá "dentro de unas semanas", según el Papa. Según el portavoz del Vaticano, el padre jesuita Federico Lombardi, el arzobispo Parolin es ya oficialmente secretario de Estado, aunque no ejercerá el cargo de manera efectiva hasta que esté recuperado de la operación. Bertone no continúa, pues, en funciones.

Todo indicaba que el traspaso de poderes se estaba produciendo. Radio Vaticano adelantó la noticia en su página web.

Luego llegó la sorpresa. Parolin estaba ausente.

La ceremonia se celebró de todos modos, transformándose en una despedida de Bertone. Se desconocen los detalles de la súbita enfermedad del arzobispo.

La llegada de Parolin a la secretaría de Estado debe significar el retorno de un diplomático de carrera -Bertone no lo es- al importante puesto. Desde el 2009, Parolin era nuncio apostólico en Venezuela.

Las funciones de la secretaría de Estado serán replanteadas en el marco de la reforma de la curia romana que impulsa Jorge Mario Bergoglio con el asesoramiento de un consejo de ocho cardenales de todo el mundo.

Los años de Bertone -que fue nombrado en el 2006 por Benedicto XVI- no fueron fáciles.

Durante su mandato estalló en toda su virulencia el escándalo de la pederastia, el caso Vatileaks -filtraciones de información sobre luchas internas- y el asunto de las irregularidades en los órganos de finanzas de la Santa Sede y su difícil camino hacia la transparencia.

Algunos vaticanistas creen que, con Francisco, la secretaría de Estado verá reducidas sus competencias y su autonomía, para asegurar que es un órgano al servicio del Papa.

Bertone continuará siendo el cardenal camarlengo, un puesto clave en periodo de sede vacante, cuando fallece o renuncia un papa.

El Papa agradeció hoy a Bertone su lealtad, así como la paciencia y el coraje al afrontar "las contrariedades" -"que han sido muchas", añadió Francisco- durante su mandato.

El secretario de Estado saliente reivindicó los logros del pontificado de Benedicto XVI y dijo que el actual papa no "representa tanto una revolución como una continuidad" con Joseph Ratzinger.