Sunday, October 20, 2013

Las diócesis alemanas ocultan su riqueza


El semanario Der Spiegel publica hoy un informe sobre las propiedades de las diócesis en Alemania, todo ello en medio de las acusaciones al obispo de Limburgo, Mons. Franz-Peter Tebartz-van Elst, de haber derrochado una fortuna en la construcción de un complejo para la diócesis, dentro del cual se encuentra su residencia, costo que asciende a unos € 31 millones.

Este es un despacho en español de agencia AFP, Oct-20-2013.

Berlín, 20 de octubre (AFP)- Las diócesis católicas en Alemania ocultan millones de euros en activos, según una investigación publicada este domingo por el semanario Der Spiegel en un momento en que el opulento estilo de vida de un obispo alemán provocó el escándalo.

El obispo Franz-Peter Tebartz-van Elst, a cargo de la pudiente diócesis de Limburgo, fue criticado por gastar millones en un edificio con habitaciones privadas para él.

Su diócesis recibió unos 300 millones de euros (411 millones de dólares) en los últimos 65 años procedentes de un impuesto religioso y el dinero fue a parar a estructuras financieras opacas, informó Der Spiegel.

El semanario indicó que en las acomodadas archidiócesis de Colonia, Frisinga y Múnich "los propios directores financieros no saben cuántos activos poseen sus archidiócesis".

El escándalo que salpica al obispo de Limburgo llevó en los últimos días a varias diócesis alemanas a hacer públicos sus activos en un intento por mostrar transparencia y disipar las sospechas sobre su riqueza.

En Alemania, los contribuyentes tienen que declarar si son católicos, protestantes o ninguno de los dos. Los creyentes ven su impuesto sobre la renta gravado entre un 8% y un 10% más, en función del Estado, y los ingresos se envían a las respectivas iglesias.

Los 23 millones de alemanes que indicaron ser católicos entregaron a la Iglesia 5.200 millones de euros en impuestos en 2012.

Todavía se desconoce cuál será el destino del obispo de Limburgo, pero el papa Francisco se reunió la semana pasada con el presidente de la Conferencia Episcopal alemana, Robert Zollitsch, para tratar el tema.