Tuesday, October 08, 2013

Mons. Zollitsch misericordiando a los separados vueltos a casar les ofrece acceso a comunión eucarística, P. Lombardi parecería tomar distancia

Bien, allí tienen uno de los “desafíos pastorales” a los cuales nos referíamos en nuestra entrada inmediatamente anterior.

El Lunes, Oct-07-2013, la Arquidiócesis alemana de Friburgo, conducida por el Presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Mons. Robert Zollitsch (a quien recientemente le aceptaron su renuncia como Arzobispo pero sigue como presidente de la Conferencia Episcopal), anunciaba que ahora a la comunión eucarística también podrían acceder los divorciados vueltos a casar, o sea, los estaba misericordiando; decisión que no es de extrañar tratandose de Mons. Zollitsch, quien ya había manifestado su parecer positivo al respecto. Así informaba agencia EFE, Oct-07-2013.

La diócesis de Friburgo, en el sur de Alemania, la más grande de las 27 que componen el país, quiere abrir la posibilidad de que los casados en segundas nupcias puedan acceder de nuevo a los sacramentos católicos,

La diócesis enviará esta semana un nuevo manual de orientación para los directores espirituales para mejorar el tratamiento que la Iglesia da a las personas divorciadas y que tendrá validez para todo el territorio alemán, informa la agencia alemana DPA.

Además de la comunión, la confesión, el bautizo, la confirmación y la extremaunción constituyen los sacramentos de la Iglesia Católica de los que hasta ahora están excluidas las personas que tras la ruptura de un primer matrimonio deciden rehacer su vida en segundas nupcias.

La motivación de está iniciativa es la de mejorar la situación y los derechos en el seno de la Iglesia de las personas que, una vez divorciadas, han decidido volver a contraer matrimonio.

"Queremos estar abiertos a los afectados por el fracaso en su matrimonio, queremos escucharlos y encontrarnos con ellos", explicó Andreas Möhrle, jefe de los directores espirituales de Friburgo.

Möhrle razonó que teniendo en cuenta el cada vez más alto porcentaje de divorcios, la Iglesia no puede continuar excluyendo a estas personas y negarles el sacramento y liturgia católicos.

Así, los divorciados podrán en el futuro acceder a charlas con los pastores donde podrán discutir sobre su matrimonio y su fe, lo cual podría ser la base para que pudiesen acceder de nuevo a la vida de la Iglesia, así como, a tomar parte en los sacramentos.

"Por un lado, consideramos verdad que los afectados se sienten a menudo arrinconados y sufren por ello; por otro lado, conocemos las normas de la Iglesia y el derecho canónico" dijo Möhrle.

Con la nueva orientación pastoral se posibilitará un nuevo trato a los separados vueltos a casar.

Con respecto a los divorciados, el papa Francisco adujo el pasado septiembre en una entrevista a la revista de los jesuitas "La Civiltá Cattolica" que hay que "tener siempre en cuenta a la persona".

Añadió que "Dios acompaña a las personas y es nuestro deber acompañarlas a partir de su condición", por lo que hay que tratarlas "con misericordia".

El día Martes, Oct-08-2013, preguntado por los periodistas, el Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, P. Federico Lombardi, pareció tomar distancia. No hay ningún medio de comunicación que haya reportado que el P. Lombardi hubiera, como debe ser, repudiado diametralmente la abominación cometida por Mons. Zollitsch, no, no, no; en cambió lo que se reporta es una posición, digamos, blanda. La agencia ASCA, citando al P. Lombardi, reporta que respecto del documento publicado el Lunes por la Arquidiócesis de Friburgo, ha dicho que:

“Ofrece particulares soluciones pastorales por parte de personas u oficinas locales que pueden correr el riesgo de causar confusión. Es bueno hacer hincapié en la importancia de realizar un camino en la plena comunión de la comunidad eclesial”.

¿Eso qué querrá decir? ¿Para cuando debemos esperar que se nos comunique las sanciones correspondientes a este sui generis Arzobispo?


Actualización y Fe de Errata Oct-08-2013 (21:50 UTC): En donde accidentalmente se leía que el Arzobispo Robert Zollitsch era “cardenal”, hemos corregido. Una disculpa de paso. Quandoque bonus dormítat Homerus!