Tuesday, October 22, 2013

«Benedicto XVI se sorprendió mucho con el despido de Gotti Tedeschi»

Este es un artículo de Andrea Tornielli en Vatican Insider, Oct-22-2013, basado en una respuesta (ver imágen izquierda) proporcionada por Mons. Georg Gänswein, Prefecto de la Casa Pontificia y Secretario Particular de Benedicto XVI, al periódico Il Messaggero (PDF) en una entrevista que publica hoy.

22/10/2013
«Benedicto XVI se sorprendió mucho con el despido de Gotti Tedeschi»

Lo revela en una entrevista a “Il Messaggero” el arzobispo Georg Gänswein, Prefecto de la Casa Pontificia y secretario de Papa Ratzinger

ANDREA TORNIELLI
(VATICAN INSIDER)


Papa Ratzinger no sabía nada sobre el clamoroso despido del presidente del IOR, Ettore Gotti Tedeschi, que tuvo formas y circunstancias completamente inéditas en la historia de la Santa Sede y que estuvo acompañado por el intento de deslegitimar personal y profesionalmente su persona, como indican las razones que puso por escrito el “board” del “banco vaticano” en un documento con la firma de Carl Anderson.

Lo indicó mons. Gerog Gänswein, Prefecto de la Casa Pontificia y secretario de Benedicto XVI, en una entrevista con “Il Messaggero” publicada hoy. Cuando le preguntaron si Benedicto XVI sabía del despido de Gotti Tedeschi, Gänswein respondió: «Recuerdo muy bien ese momento, era el 24 de mayo. Ese día también fue el día del arresto de nuestro ayudante de cámara, Paolo Gabriele. Contrariamente a lo que se piensa, no hubo ningún nexo entre los dos eventos, acaso una coincidencia desafortunada, incluso diabólica...».

Una alusión significativa la de don Georg. En el durísimo documento con el que Gotti fue despedido, filtrado voluntariamente a la prensa, entre los motivos se indicaba su incapacidad para explicar cómo había sido posible que algunos documentos reservados y correspondencia del IOR hubieran acabado en los periódicos. Como dando a entender que el presidente del Instituto para las Obras de Religión estaba involucrado de alguna manera en el caso “vatileaks”. Las investigaciones de la Gendarmería vaticana verificaron más tarde que incluso los correos electrónicos relacionados con la ley de transparencia vaticana que salieron a la luz formaban parte del archivo de fotocopias que poseía Paolo Gabriele en su domicilio.

«Benedicto XVI –continuó Gänswein–, que había llamado a Gotti Tedeschi al IOR para sacar adelante la política de la transparencia, se sorprendió mucho por el acto de censura hacia el profesor. El Papa lo estimaba y lo quería mucho, pero, por respeto de las competencias de los que tenían responsabilidades, eligió no intervenir en ese momento. Después de la censura –añadió el secretario de Ratzinger–, el Papa, por motivos de oportunidad (aunque nucna recibió a Gotti Tedeschi), mantuvo el contacto con él de manera discreta y adecuada».

Es probable que justamente mons. Gänswein haya sido el nexo para estos contactos. Según algunas indiscreciones, poco antes de la renuncia de Benedicto XVI, se había decidido una forma de «rehabilitación» para el banquero despedido, aunque después no hubiera llegado a concretarse.