Sunday, October 13, 2013

40 años de una ignorada advertencia maternal: “El Padre mandará un terrible castigo a toda la humanidad”

Hija mía querida, oye bien lo que voy a decirte. Informarás de ello a tu Superior.

Como ya te he dicho, si los hombres no se arrepienten y no mejoran, el Padre mandará un terrible castigo a toda la humanidad. Será un castigo más grave que el diluvio, como jamás ha habido otro. Caerá fuego del cielo y aniquilará una gran parte de la humanidad, tanto malos como buenos, no perdonando a fieles ni a sacerdotes. Los supervivientes se encontrarán en tal desolación que envidiarán a los muertos. La única arma que nos quedará entonces será el Rosario. Con el Rosario rogad por el Papa, los Obispos y los Sacerdotes.

La acción del diablo se infiltrará hasta en la Iglesia, de modo que se verá cardenales oponerse a cardenales, obispos contra obispos. Los sacerdotes que me veneren serán despreciados y combatidos por sus mismos compañeros; las iglesias y los altares serán saqueados, la Iglesia se llenará de quienes aceptan componendas, y el demonio empujará a muchos sacerdotes y religiosos a abandonar el servicio del Señor.

El demonio atacará encarnizadamente sobre todo a las almas consagradas a Dios. La perspectiva de la pérdida de muchas almas es la causa de mi tristeza. Si los pecados crecen en número y gravedad, no habrá perdón para ellos.

Recen mucho las oraciones del Rosario. (...) aquéllos que ponen su confianza en mí serán salvos.
*

Nuestra Señora de Akita
hablando a Sor Agnes Katsuko Sasagawa,
religiosa de las Siervas de la Eucaristía
Akita, Japón
Oct-13-2013.


En un día como hoy, hace 40 años, la Santísima Vírgen nos honró dirigiéndo el mensaje arriba detallado, el último de tres mensajes destinados a la humanidad transmitidos a una religiosa de Japón, cerca a la ciudad de Akita, en la diócesis de Niigata. Mons. John Shojiro Ito, el entonces obispo de Niigata, declaró en Abr-22-1984, que las apariciones de Akita son de origen sobrenatural.

No obstante contar estas apariciones con la aprobación de la Iglesia, su mensaje ha sido prácticamente ignorado, para no decir contestado en ocasiones (como por ej., aquí). En este punto permítasenos recordar lo que dijo el entonces Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Card. Joseph Ratzinger, entrevistado por Vittorio Messori:

..no podemos ciertamente impedir que Dios hable a nuestro tiempo a través de personas sencillas y valiéndose de signos extraordinarios que denuncian la insuficiencia de las culturas que nos dominan, contaminadas de racionalismo y de positivismo. Las apariciones que la Iglesia ha aprobado oficialmente —Lourdes, ante todo, y posteriormente Fátima— ocupan un lugar preciso en el desarrollo de la vida de la Iglesia en el último siglo...**


Bueno, cada cual haga lo que le dé la gana.

* “El tiempo que se aproxima”, P. José Luis de Urrutia, S.J., Libreria Espiritual, Quito, 1994.

** “Informe Sobre la Fe”, Card. Joseph Ratzinger/Vittorio Messori, Cuarta edición, Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid 1985.