Tuesday, April 02, 2013

El saludo de Francisco a Capovilla, en nombre de Juan XXIII


Observen la fotografía superior correspondiente al encuentro habido entra los dos Papas —el reinante y el emérito— el pasado Mar-23-2013: ¿Qué hay en la caja blanca que aparece al centro de los dos Papas?

El interrogante ha vuelto a aparecer en este artículo de Marco Tosatti en Vatican Insider, Abr-02-2013, el cual en principio no tiene nada que ver con esa caja, pero...

02/04/2013
El saludo de Francisco a Capovilla, en nombre de Juan XXIII

Una llamada extraordinaria: la recibió este Lunes del Ángel por la tarde el arzobispo Loris Capovilla, secretario personal de Roncalli

MARCO TOSATTI (VATICAN INSIDER)

El custodio de la memoria del “Papa bueno”. Al otro lado de la línea estaba el Papa Francisco; un Pontífice cuya “vox populi” tiene muchos elementos en común con la de Angelo Roncalli. Y no es ninguna casualidad que la llamada llegara justamente mientras se celebraban los 50 años de la Encíclica “Pacem in Terris”, el documento más famoso de Juan XXIII.

Loris Capovilla estaba en su casa en Camaitino sotto il Monte. El Papa Francisco, cuantan personas cercanas al anciano prelado (que tiene 98 años), llamó para agradecerle que le hubiera enviado la obrita que preparó el mismo Capovilla para el Año de la Fe. En la portada del opúsculo aparece la foto de una medalla muy famosa, acuñada por el escultor Manzù, en ocasión de la apertura del Concilio Vaticano II; en ella están representados el Papa Juan XXII y el cardenal Laurean Rugambwa de Tanzania. Rugambwa fue el primer cardenal africano, además de símbolo del Concilio para el Continente. La medalla lleva la inscripción: «Una, Sancta, Catholica, Apostolica». Después, versículos de Isaías y del Apocalipsis.

Capovilla quedó sorprendido y muy emocionado: «Escuchaba la respiración del Papa por el teléfono. Me dijo: “Lo veo con los ojos del corazón, cada palabra que ha escrito es preciosa como una homilía”. El Papa prosiguió: “Sé, por el cardenal Comastri, y escucho por la voz, que su espíritu es joven; esto cuenta”». Fue justamente el cardenal Angelo Comastri, arcipreste de San Pedro, el que le entregó el opúsculo de Capovilla al Papa Francisco.

El Papa Francisco después le habría dicho a Capovilla que querría encontrarlo personalmente; el anciano prelado, que no viaja a Roma desde los tiempos de la beatificación del Papa Roncalli, le prometió una visita dentro de poco. Incluso podría verificarse con alguna de las celebraciones de la “Pacem in Terris”. Esta Encíclica fue publicada el 11 de abril de 1963 por Juan XXIII, mientras estaba luchando en contra de la enfermedad que pocos meses después lo habría llevado a la tumba.

Hace algunos días se hablaba de Loris Capovilla porque en una entrevista al periódico de los obispos italianos “Avvenire” había aludido a un voluminoso “memorándum” que Benedicto XVI habría escrito para el Papa Francisco. La Santa Sede desmintió, pero durante el encuentro entre Francisco y Benedicto XVI, las imágenes mostraban una caja llena de documentos y un sobre blanco sellado. Era lo que había preparado Benedicto XVI para su sucesor y el contenido permanece reservado.