Friday, February 08, 2013

Ceremoniero de Juan Pablo II: “Llevamos a cabo la liturgia que fue pensada por el Concilio Vaticano II”


Vatican Insider nos ha hecho poner la atención en una entrevista concedida al canal de T.V. canadiense Salt and Light (video con subtítulos en inglés aquí) por Mons. Piero Marini, Maestro de Ceremonias de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontifice durante el papado de Juan Pablo II y actual Presidente del Comité Pontificio para los Congresos Eucarísticos Internacionales. En esa entrevista Mons. Marini afirma que lo realizado por él en materia litúrgica durante el desempeño de su oficio como ceremoniero papal, fue lo deseado por el Concilio Vaticano II (!?). Este es el pasaje aludido, traducción de Secretum Meum Mihi.

En 1987 el Papa Juan Pablo II lo ha llamado a ser el maestro de las celebraciones litúrgicas pontificias. ¿Puede usted decirnos sobre esto?

[Mons. Piero Marini:] Si, después de haber trabajado 22 años en la Oficina para el Culto Divino, el Papa Juan Pablo II me llamó para que fuera el director de la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas. Ahí comencé otra parte de mi vida. Lo que aprendí con la reforma litúrgica puesta lo pusimos en práctica en el servicio del Papa, en todas las diócesis del mundo, en todos los países del mundo.

Llevamos a cabo la liturgia que fue pensada por el Concilio Vaticano II, sobre todo con un respeto por las diferentes culturas, porque Juan Pablo II era muy sensible a las diferentes culturas. Él mismo decía que el Evangelio tiene que ser expresado en la cultura propia de cada persona, de lo contrario no hay participación. La participación que el Concilio deseaba hacer necesaria la inculturación.

Usted trabajó estrechamente con él. ¿Cómo manifestó el Santo Padre su deseo de poner en práctica todo lo que acaba de mencionar?

[Mons. Piero Marini:] Bueno, el Papa era un pastor. Él no era un teólogo, él no era un experto bíblico. Era un experto en la conexión con la gente. Sobre todo, esta experiencia del Concilio se quedó con él. Quería poner en acción la experiencia que vivió en el Concilio.... Quería poner en práctica, en todo el mundo, lo que el Concilio había esperado.

Lo había conocido en Cracovia en 1973 con motivo de una visita con el Cardenal Prefecto de mi congregación. Visitamos toda Polonia y nos encontramos en Cracovia durante tres días. Me acuerdo de este cardenal (Wojtyla), su cortesía y, sobre todo, vi su forma de celebrar, de estar con la gente. Era la fiesta de San Estanislao. Recuerdo que celebramos (misa) en esta iglesia, entre los andamios... porque no se había terminado todavía. Pero lo que recuerdo más es este encuentro entre el cardenal de Cracovia y el pueblo. Por ejemplo, algunos agricultores vinieron y estaban bailando delante de él. La impresión que me quedó fue la de un pastor que estaba cerca de la gente.

Él siguió ejerciendo este mismo papel a lo largo de su pontificado. Enseguida nos entendimos uno al otro. Por supuesto, al principio yo iba con él a menudo para mostrarle las cosas, pero luego nos entendimos. O, para decirlo mejor, era una confianza recíproca. Yo sabía lo que quería. Él estaba seguro de lo que Yo estaba haciendo. A veces lo único que necesitábamos era hacer contacto visual. Y entonces podíamos seguir adelante.

Ahí lo tienen, Juan Pablo II no podía controlarlo todo y fue Mons. Marini quien tomó ventaja de ello guiándolo o, dicho por él mismo, “mostrandole las cosas” al principio, pero luego fue Mons. Marini quien tomó el control.

¿De verdad vamos a creer que tanto sinsentido estaba bajo el control de Juan Pablo II; por ejemplo, durante la ceremonia de canonización de San Juan Diego, Jul-31-2002...?


¿...O durante su segundo viaje apostólico a Brasil, Misa celebrada en Vitoria, Espirito Santo, Jul-19-1991?